Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-01-2013

Espaa
Divergencias productivas y crisis econmica

Fernando Luengo
Pblico.es



Quienes insisten en la necesidad de retornar al crecimiento por la va de aplicar drsticos ajustes presupuestarios, o flexibilizndolos en el tiempo, o a travs de la puesta en prctica de medidas de estmulo, pasan de puntillas, si es que lo hacen, sobre el tema de las especializaciones productivas. Todo vale, si aade dcimas o puntos al PIB. Algunos planteamientos ms matizados, pero claramente insuficientes y discutibles proponen la necesidad de sustituir los viejos modelos productivos por otros nuevos que permitan aumentar nuestra competitividad.

En mi opinin el debate sobre las salidas a la crisis econmica debe partir de que en el origen de la misma aunque no haya sido su desencadenante inmediato se encuentra la existencia de profundas disparidades productivas dentro de la UE. En una Europa estructuralmente heterognea, convivan pases con un tejido industrial slido y una oferta de servicios amplia y sofisticada, con otros que exhiban una industria dbil y con unos servicios de menor calidad.

Estas diferencias, que se han mantenido e incluso se han acentuado a lo largo del tiempo, han permanecido relativamente en un segundo plano, cuando los pases han dispuesto de sus monedas (y por lo tanto podan ajustar las posiciones cambiarias para mantener la competitividad precio de sus productos) y mientras que, los que contaban con menor renta por habitante, han recibido fondos comunitarios, lo que ha facilitado la renovacin y mejora de sus infraestructuras.

Pero el principal factor que, al mismo tiempo, ha ocultado y ha agravado esos desequilibrios, han sido las posibilidades de endeudamiento abiertas por la aparicin del euro (desaparicin del riesgo cambiario, bajos tipos de inters y oferta abundante de dinero). Los supervit de algunos pases (Alemania, de manera muy destacada) eran convertidos en prstamos por sus bancos, y los dficits (de las economas meridionales) eran cubiertos con deuda. Supervit y dficit que reflejaban (y reflejan hoy tambin), en el mbito de las cuentas exteriores, las diferencias productivas entre el Norte y el Sur.

Esas mismas diferencias, agravadas por la crisis, representan un lastre insuperable para encontrar una salida a la crisis econmica; no slo porque, en lo ms inmediato, condicionan de manera muy negativa el saldo de la balanza comercial, sino tambin por el limitado potencial de crecimiento asociado a esas especializaciones. Es clave, en consecuencia, actuar sobre ellas, para corregirlas.

Las diferencias entre los pases del Norte y del Sur no proceden slo del tamao de su industria (que, por lo dems, se ha reducido en todos ellos a lo largo de las ltimas dcadas), sino tambin de la composicin, densidad tecnolgica y calidad de su produccin. Es aqu donde bsicamente encontramos una brecha estructural.

En este sentido, el mayor desafo de la poltica econmica es aadir valor a la produccin manufacturera y no tanto redimensionar en clave cuantitativa el sector industrial. Lo cual significa actuar en una diversidad de planos como, por ejemplo, alcanzar mayores umbrales de eficiencia energtica, aumentar la cualificacin de la fuerza de trabajo, dotar de mayor densidad tecnolgica las instalaciones y equipos productivos, renovar las infraestructuras y aumentar la calidad de la gestin empresarial. Este debe ser el eje de las transformaciones estructurales, muy distinto del que ahora orienta la actuacin de los gobiernos: reformar los mercados de trabajo, rescatar sin condiciones a los bancos y desmantelar los estados de bienestar.

Fernando Luengo es Profesor de Economa Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid y miembro del colectivo econoNuestra

http://blogs.publico.es/econonuestra/2013/01/21/divergencias-productivas-y-crisis-economica/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter