Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-01-2013

Mal
Imperialismo o necesidad?

Txema Santana
Guin Guin Bali


No se habla para contar esta guerra del vaco poltico y la degradacin de estados ficticios hechos realidad en un ejercicio de colonialismo. Ese vaco poltico es la causa real del conflicto en Mal. Pero ese vaco poltico, en el pasado, se materializ en movimientos de izquierda que lideraron, por ejemplo, los asesinados Thomas Sankara y Patrice Lumumba. Si hacemos el anlisis desde una perspectiva de clase, poco extendida en los medios de comunicacin, la clase obrera ha tenido que huir de una regin sin soportes, ni desarrollo social ni poltico. Una regin que apenas tuvo defensa militar. Es un conflicto en el que vuelven a pagar los de siempre: los que menos tienen.

Han surgido estos das, y durante los meses en los que se aparentaba debatir sobre si intervenir o no cuando la decisin estaba tomada, debates sobre si la accin militar que se desarrolla ahora mismo en el norte de Mal es una accin imperialista ms o si es necesario frenar el avance de los yihadistas en el Sahel.

El lenguaje meditico de la guerra ha dibujado el siguiente escenario: occidentales que apoyan al Gobierno de Mal luchan contra la invasin de yihadistas que amenazan por extender en la zona prcticas islamistas radicales. Adems del terror. En el mismo altar, los pases de la CEDEAO, organizacin de pases de frica Occidental, que tambin dan soporte a la operacin. Y esta ltima precisin no es balad para hacer un anlisis de la situacin.

Es obvio que en frica Occidental hay miedo. En los estados hay cierto temor al avance de los islamistas radicales. Tambin es cierto que el papel que ha tomado Francia, precisamente, recuerda a la historia del colonialismo y su continuo papel neocolonial despus de las independencias. No hay que olvidar que no ha dejado de ejercer un rol explotador de los recursos naturales a sabiendas de que muchos ciudadanos de los pases en los que obtiene de forma injusta estos recursos viven de forma miserable, en muchas ocasiones con menos de 1$ al da. Mientras, empobrecidos, desconocen como sus riquezas (oro, uranio, petrleo...) se fugan hacia las necesidades europeas. Cabe dudar si este conflicto tiene algn ingrediente de expansionismo en tiempos de crisis. La posicin de las naciones y multinacionales europeas han generado contradicciones que la izquierda europea no ha sabido contestar. Hablo del empobrecimiento sin remedio de muchos pueblos africanos o de la corrupcin consentida. Tambin hablo de golpes de Estado y de asesinatos de lderes premiados con la lealtad y un riego econmico fluido.

Es imposible dejar de ver que tras la intervencin podemos encontrar a todo un Consejo de Seguridad de la ONU y las lites militares francesas y europeas. Que la OTAN est en la retaguardia encantada. Canad. Estados Unidos. Unanimidad. Y que en este espacio de unanimidad se encuentra la ms alta burguesa empresarial. Mientras tanto, hay quin ve el conflicto no desde la geopoltica religiosa, sino desde una lectura de clase que habla de pobreza, pueblos esquilmados y consecuencias. Perfectamente comprensible, a poco que atendamos a datos histricos y de las multinacionales como Areva en Nger, por citar un primer y evidente ejemplo de expolio a coste cero, o casi cero.

No se habla para contar esta guerra del vaco poltico y la degradacin de estados ficticios hechos realidad en un ejercicio de colonialismo. Ese vaco poltico es la causa real del conflicto en Mal. Pero ese vaco poltico, en el pasado, se materializ en movimientos de izquierda que lideraron, por ejemplo, los asesinados Thomas Sankara y Patrice Lumumba. Y la clase adinerada de Blgica, Francia, Reino Unido y Alemania decidieron acabar con ellos. Muchos africanos que luchaban contra el colonialismo desaparecieron. Ahora, los que luchan son reaccionarios grupos radicales religiosos armados hasta los dientes. En el conflicto de Libia se aliaron con el lado contrario. No es una cuestin ideolgica, sino religiosa y de poder.

En cualquier caso, el panorama en frica, atendiendo a las relaciones internacionales, se antoja curioso. En un mundo en manos del dinero y sus transferencias, China ha tomado un papel fundamental en el continente. Acaparando tierras, negocios, pases y relaciones fraternales con muchas naciones africanas. Llenando incluso la liga china de ftbol de los mejores jugadores africanos. Estados Unidos sigue haciendo una diplomacia comercial poderosa. Sin ruidos, tiene una intensa presencia militar, diplomtica y empresarial. Y Francia? Estaba perdiendo su clsica hegemona. Una arista ms del anlisis. Esta intervencin decidida y por sorpresa es un golpe en el tablero africano, para atender a quin es el lder aqu. El Franco CFA es otra huella imborrable por ahora.

Es una lectura controvertida la de este conflicto, al menos si hacemos el anlisis desde una perspectiva de clase y no en base a las reglas del juego de relaciones internacionales. Desde esta otra perspectiva, poco extendida en los medios de comunicacin, la clase obrera ha tenido que huir de una regin sin soportes, ni desarrollo social ni poltico. Una regin que apenas tuvo defensa militar. Una regin de la que ha emigrado mucha poblacin en los ltimos aos por la falta de oportunidad. Una regin ampliamente explotada por empresas multinacionales europeas y en las que no se invierte apenas nada del beneficio que obtienen por sus recursos naturales. Un conflicto en el que vuelven a pagar los de siempre: los que menos tienen.

Fuente: http://www.guinguinbali.com/index.php?lang=es&mod=news&task=view_news&cat=11&id=3379



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter