Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-01-2013

El Vaticano admitido como observador en el Sistema de Integracin Centroamericana
La inquisicin se instala en el SICA

Julia Evelyn Martnez
Rebelin


Una nueva amenaza se cierne sobre las mujeres centroamericanas. El Vaticano acaba de ser admitido oficialmente como Observador Extrarregional en el Sistema de Integracin Centroamericana (SICA). Con este acto se han ampliado las funciones de Gran Inquisidor Global que desempea esta entidad religiosa, al mismo tiempo que se le ha concedido un pase de cortesa, para que pueda continuar en el plano regional con su cruzada mundial en contra de los avances en materia de derechos humanos de las mujeres, en especial, de sus derechos sexuales y reproductivos.

No requiere de mucha imaginacin darse cuenta que el ingreso del Vaticano al SICA tiene la finalidad de bloquear por una va ms expresa, los tmidos pero consistentes esfuerzos, que desde este organismo regional se vienen impulsando por promover la igualdad sustantiva de las mujeres centroamericanas. Entre estos esfuerzos, vale la pena destacar en primer lugar, la estrategia de incorporacin de la perspectiva de gnero en toda la institucionalidad de la integracin centroamericana y en segundo lugar, el creciente protagonismo del Consejo de Ministras de la Mujer de Centroamrica (COMMCA), que comienza a traducirse en una mejor coordinacin entre pases en materia de diseo de polticas pblicas para la igualdad e gnero.

Si bien es cierto que desde su rol de Observador Extrarregional, la Iglesia Catlica no tendr voto en las resoluciones adoptadas por los organismos del SICA, s tendr voz en las deliberaciones que se lleven a cabo sobre las diversas temticas del proceso de integracin. Pero sobre todo, el estatus de observador le permitir acceso directo a los canales de informacin y de negociacin de las propuestas de resoluciones sobre polticas, programas y proyectos regionales que se encuentra en la agenda de la integracin regional. Este acceso (que le es negado a las organizaciones sociales y a las organizaciones de mujeres) indudablemente le dar ventajas para incidir a favor o en contra de las propuestas que sean favorables o desfavorables a las posturas oficiales o a los dogmas de fe de la doctrina de esta iglesia.

Lo ms predecible es que el Vaticano continuar usando el canal habitual de las primeras damas para influir en las votaciones de los cancilleres y/o de los Presidentes en las reuniones y cumbres del SICA, tal como acostumbra hacerlo en las Conferencias de Naciones Unidas en donde asiste como Estado Observador, tal como sucede en las Conferencias de Poblacin y Desarrollo, en las Conferencias sobre el Status Jurdico de la Mujer y como ha sucedido recientemente, en la Conferencia de Rio + 20, en donde su capacidad de influencia sobre las delegaciones oficiales de varios pases, evito que en la declaracin final se incluyera el tema de los derechos sexuales y reproductivos.

Estamos ante a un hecho consumado, frente al cual el movimiento feminista de la regin, se encuentran an en estado de shock. Esperemos que la amenaza que la Inquisicin religiosa representa para la autonoma y los derechos de las mujeres centroamericanas, constituya un motivo de reflexin y de replanteamiento de las estrategias y de las alianzas de los movimientos feministas de nuestros pases. Parece que lleg la hora de abandonar la cmoda postura de los proyectos para mujeres y de las complicidades con los gobiernos y la cooperacin, para retomar la polticamente incorrecta postura de la denuncia, la movilizacin y la lucha contra el patriarcado y sus agentes.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter