Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2013

Declaracin urgente por una nueva comunicacin
Ante las miserias de 'El Pas' y la prensa corporativa, construyamos una respuesta desde los pueblos

Albasud


Con el ttulo Ante las miserias de El Pas y la prensa corporativa, construyamos una respuesta desde los pueblos, Alba TV, canal comunitario internacional realizado desde Venezuela, promueve esta declaracin por una nueva comunicacin a la que desde Alba Sud nos sumamos.

En las ltimas horas, un nuevo escndalo sacude a uno de los principales medios corporativos del mundo. Esta vez el protagonista es el diario El Pas, de Espaa, que en un nuevo ataque al presidente de Venezuela, Hugo Chvez, public en portada una falsa foto del presidente, supuestamente entubado en el hospital.

El hecho es lamentable porque, an en el caso de que hubiera sido cierta, se trata de una grave violacin a la privacidad de las personas. Pero estas empresas de informacin no tienen lmites. Con tal de desarrollar sus campaas de intereses, como histricamente contra Cuba, como desde hace aos contra Venezuela, no reparan en absolutamente ningn principio. Ni siquiera en el papeln gigantesco que pueden llegar a protagonizar comprando una foto de ese tipo. No importa la verdad, sino instalar sus opiniones, vestidos de noticia.

El ataque a Chvez, en verdad, no es un ataque a un hombre pblico que est pasando un momento delicado de salud; o no slo -y no principalmente- es eso.

Es el ataque a un pueblo, a un sistema institucional, al intento de un pas latinoamericano por romper la dependencia y la opresin de los poderosos. Es un ataque a la comunicacin popular, que pone sobre la mesa las miserias de una prensa donde las opiniones tienen precio, donde todo se compra y se vende, desde un titular hasta una foto.

La prensa hegemnica es una prensa discriminatoria, pronta a construir estereotipos que atacan todo proceso de cambio social, criminalizan los movimientos sociales, cosifican a la mujer, segregan a las personas por su opcin sexual, nacionalidad, cultura, y religin. Y a todo aquello que escape a las normas establecidas por los patrones del sistema. Un orden donde cada vez mayores crisis son generadas para obtener mayores ganancias, con las actividades que sean, desde la guerra y el trfico -de personas, drogas o armas- hasta el manejo de informacin.

Este acontecimiento, por otra parte, viene a coronar un largo proceso de desgaste de la imagen de esta comunicacin empresaria. Si hasta hace pocos aos, los medios burgueses se presentaban a s mismos como un parmetro de objetividad e imparcialidad, y podan hacerlo porque el pblico lo crea, a esta altura esa ficcin ya casi nadie la cree.

Un desafo en nuestras manos

A fuerza de traspis como el de El Pas, poco a poco ha ido quedando al descubierto que cada medio tiene sus intereses, no slo porque naturalmente tienen una ideologa, que es la de los dueos y editores del medio, sino porque en el caso de las grandes empresas privadas de comunicacin, se trata de conglomerados empresariales con fuertes vnculos con otras empresas. Hablemos claro: se trata de los aparatos ideolgico-culturales ms importantes que tienen las empresas y los gobiernos del capitalismo para instalar sus ideas como si fueran de toda la sociedad. En nuestra Amrica, estamos hablando, entre otros, de grupos empresarios como Televisa en Mxico, O Globo en Brasil, ABC Color en Paraguay, El Mercurio en Chile, El Tiempo en Colombia, Globovisin en Venezuela, Grupo Clarn y La Nacin en Argentina, articulados convenientemente con compaas como El Nuevo Herald desde Miami, o El Pas y ABC desde el Estado espaol.

Esta situacin, entonces, es al mismo tiempo una oportunidad. La debacle de la prensa burguesa, que expresan episodios como el de El Pas, aunque no slo estos, nos tiene que impulsar en la construccin de ms y mejores herramientas de comunicacin, capaces de superar el paradigma capitalista de la comunicacin, que aunque en crisis, todava es hegemnico.

Debemos seguir multiplicando nuestros esfuerzos por generar, desde el mismo pueblo, otra comunicacin, que ponga en primer plano los intereses, problemas, logros y desafos de toda la sociedad.

En esta guerra de cuarta generacin, la articulacin de proyectos de comunicacin popular es una necesidad estratgica.

Para poner de relieve una forma de comunicar que subvierta las normas comerciales de esa vieja comunicacin empresaria que es preciso superar:

Teniendo en cuenta la proximidad de la Cumbre de la CELAC de Santiago de Chile, convocamos tambin a los y las presidentes y representantes de los Estados all reunidos, no slo a pronunciarse contra las agresiones meditica a los proceso de cambio en curso en nuestro continente, que diariamente se reiteran desde la prensa capitalista, sino fundamentalmente a implementar polticas pblicas que fortalezcan iniciativas comunicacionales democrticas y participativas.

Convocamos tambin a las y los participantes de la Cumbre de los Pueblos a pronunciarse en este sentido. Y sobre todo, convocamos a la sociedad en general, y a los proyectos de comunicacin popular en particular, a amplificar este debate y unir esfuerzos, con estos objetivos:

Caracas, 24 de enero de 2013.

Para adhesiones, escribir a [email protected]

Vea la lista de firmantes aqu.

Fuente original: http://www.albasud.org/noticia/es/379/declaraci-n-urgente-por-una-nueva-comunicaci-n



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter