Portada :: Argentina :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2013

Identidad del kirchnerismo
Al pas lo hacemos todos

Mirta Ventura
Rebelin


Desplazados

En esta Argentina que vivimos y habitamos, hay dos importantes grupos de poder que han sido desplazados del centro de las decisiones polticas: parte de los poderes econmicos que dictaban las polticas a seguir y parte del gremialismo corporativo acostumbrado a favores especiales.

Esta nueva situacin, sin sus primacas, trae aparejados continuos ataques que intentan reproducir situaciones violentas vividas en la crisis de hace 12 aos, que no tiene puntos en comn con la actualidad. Los medios monoplicos, que son parte de ese poder econmico que no se resigna a perder privilegios, construyen tapas y pantallas con acontecimientos, artificialmente creados, para intentar reproducir el ambiente de crisis incontrolable, que vaticina un final. Ejemplo reciente fueron los saqueos de fin de diciembre. Una vez identificado su origen espurio, guardaron violn en bolsa.

El 19 de diciembre (fecha con simbologa no propicia para tal evento), se llam a un paro general. La poca concurrencia a la Plaza confirma la falsedad de lo declamado por Moyano y su CGT. La crisis y descontento generalizado pronunciados, no tiene eco en la situacin que se vive en el pas hoy. Aprovechando coyunturalmente la protesta, se sumaron La UCR, Micheli, Barrio Nuevo, Buzzi, Pino, el PO, la CCC, Libres del Sur.

Cul es el ideario de todo este conjunto? Se mezclan los dirigentes patronales agropecuarios, con los trabajadores informales del campo, los que corren por izquierda a este gobierno que no realiza la revolucin maosta permanente, con los caceroleros furiosos porque no pueden girar libremente dlares a los parasos fiscales.

Evolucin del kirchnerismo

Por otro lado est el gobierno, que no la tiene fcil, que debe encontrar a cada embate, cmo salir sin dejar de lado compromisos asumidos, en amparo del camino propuesto. En general, ante cada embestida, el gobierno se robustece porque tiene claro hacia dnde se dirige, cosa que no sucede con los adversarios, y porque no baja los brazos en la lucha por la igualdad basada en los derechos populares.

El kirchnerismo ha conseguido, a lo largo de estos aos, atraer a distintas vertientes del accionar poltico que lo han ayudado a seguir fortalecindose hasta en los momentos de mayor debilidad. Contribuye con militantes y cuadros tcnico-polticos La Cmpora, aportan grupos de intelectuales como Carta abierta, movimientos sociales tal La Tupac Amaru y el Movimiento Evita, ms la integracin de otros grupos polticos, como Nuevo Encuentro. La movilizacin a la que aportan todos estos componentes es cada vez ms amplia como se pudo ver en el recibimiento de la Fragata Libertad y en la convocatoria del 9D.

Otro pas

Existe una agenda derechista impulsada por vecinos que no tienen representacin en ningn partido de la oposicin. Les horroriza que el pas se chavinice, pretenden que las relaciones carnales sean como en los 90, no aprueban que se delimiten las importaciones y haya control de cambio de divisas. El 8N se los vio manifestndose, sin tapujos, en contra de los planes sociales. El concierto opositor, sin ideas propias, acompa sta propuesta, que no es otra cosa que el pedido de retorno al modelo neoliberal de una patria para pocos. Este pas tambin existe.

Los Medios de Comunicacin (parte de los poderes desplazados) no tienen problema en divulgar mentiras. Pregonan como opresin a la libertad de prensa, cumplir con una ley votada por gran mayora en el congreso, que trata de equiparar nuestro espectro comunicacional con los estndares vigentes en todo el mundo, imponiendo una desinversin que rompa con los oligopolios, motivo fundante de la ley.

Son los que no aprueban la poltica exterior que desarrolla el pas porque no estn en contra de los golpes de estado contra gobiernos populares. Prueba de ello es la resistencia que mostraron ante la reaccin anti golpista de los gobiernos latinoamericanos incluida la Argentina, que tuvieron inmediatamente de sucedidos los golpes destituyentes en Paraguay y Honduras, y los intentos en Bolivia y Ecuador.

Critican a los lderes populares porque engaan y arrastran a sus polticas de conveniencia y aprueban al gobierno de Macri (procesado) que luce caras plidas muy educaditas, aunque slo tiene para mostrar, fracasos de gestin. Prefieren las fuertes diferencias sociales y en ese sentido actan.

Han pedido que se les pague a los Fondos Buitre y han llamado papeln a la firme posicin argentina respecto al embargo de la Fragata Libertad.

Pero no solamente hay oposicin de derecha. La centro izquierda y la izquierda, juegan un papel confrontativo al gobierno, la ms de las veces, no constructivo. Se han colocado junto con la derecha en contra del gobierno a favor de las patronales agropecuarias. Hablan como la derecha de la institucionalidad, pero no tienen prurito en defender el incumplimiento de la ley, si se trata de perjudicar al gobierno. El FAP (Frente Amplio Progresista), supuestamente progresista, como su nombre lo indica, tiene en sus filas a notables opositores a todas las medidas incluyentes que el gobierno ha tomado. Norma Morandini, candidata a vicepresidente en 2011, por ese espacio, ha votado en contra de toda medida progresista. Se le suma ltimamente, Mara Eugenia Estenssoro que tuvo idntico comportamiento, pero previsible porque perteneca a la CC, y que porta la condicin de haber presentado un testigo falso en el juicio de destitucin a Anbal Ibarra, como jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, hecho nunca castigado e increblemente, nunca facturado (pero esto es otro tema). Ahora se supone que corre por izquierda. Victoria Donda, con su banca del Frente para la Victoria, convertida en opositora, ganando pantalla con esttica de la farndula noventosa y acompaada por Prat Gay. La UCR, se mezcla tambin en este conjunto, lamentablemente.

Curiosas interpretaciones

Para no parecer estar en contra de todos los gobiernos progresistas, a derecha e izquierda, resaltan lo distinto que son gobiernos como los de Uruguay y Brasil. Antes tambin lo hacan con el gobierno de Bachelet en Chile. La derecha acude a los modales y ocultan que les gusta el modelo econmico de endeudamiento que llevan adelante esos gobiernos. La izquierda dice oponerse al gobierno argentino porque es continuacin del neoliberalismo y esconden los logros sociales, igualitarios, distributivos, acuados en este perodo, que son ms profundos que los alcanzados en los pases hermanos. El avance en el juicio a los represores de los 70, es otro peldao superior en que la Argentina se encuentra. El paraso fiscal an no tocado por el gobierno uruguayo, parece no verse. De eso no se habla.

Estas curiosas interpretaciones de los hechos explican cmo puede verse a la izquierda junto a la derecha, manifestando con los patrones agropecuarios y en contra de la Ley de Servicios Audiovisuales de la democracia.

Identidad del kirchnerismo

As desde el oficialismo como desde la oposicin, se impone identificar al kirchnerismo. Es decir, se necesita, cuando se habla del gobierno, saber lo que ste significa.

No se puede dejar de ver, que este proceso ha hecho resurgir la poltica. No solamente parte de la juventud ha abrazado la causa poltica, sino que gran parte de militantes de antao, tal vez frustrados en sus aspiraciones emancipadoras e igualitarias, han vuelto a creer que se puede. La lucha por la democratizacin, la igualdad y la soberana estn reflejadas a diario. Tras una medida de enfrentamiento duro contra el poder que se toma, se encara otra.

Al pas lo hacemos todos

La oposicin de derecha, hace bien en contraponerse a todo, porque nada los favorece. La oposicin progresista debe reconocer que este gobierno, el llamado kirchnerismo, es la centroizquierda hoy. Si se entiende que hay cosas para profundizar y/o abarcar en las transformaciones, se debe bregar por eso, y es fundamental que se lo haga, pero desconocer y trabajar en contra de los avances por haber identificado a este gobierno como de derecha, es indecoroso.

El progresismo no kirchnerista no se inmuta con el envilecimiento continuo que hacen de la poltica los opositores, cuando atacan con mentiras e insultos a polticos y periodistas que apoyan al gobierno. Si se permiten seguir caracterizando el conflicto Gobierno-Clarn, como una pelea de dos poderes iguales, estn negando el verdadero salto que significa haber desenmascarado el poder monoplico econmico que ese grupo representa, en contra de toda aspiracin democrtica, y con el agregado de que la constitucin de este emporio, est manchado con sangre (todos lo saben). Esto no contribuye, claramente, al desarrollo poltico democrtico. La incorporacin de ms sectores progresistas, que no tiren para atrs, sobre todo en las medidas tomadas que siempre enarbolaron desde ese lugar, hara ms fructfera la lucha contra los poderes ya entablada.

El kirchnerismo avanza, no se estanca. En una lucha dinmica, progresa, a veces, hacia la transversalidad pero, muchas veces, con quien cuenta es con el PJ. Esta disyuntiva entre la transversalidad y parte del PJ, es la cuestin a resolver en estos tiempos. El kirchnerismo ha rechazado siempre toda pertenencia al lpezreguismo y al menemismo. Parte de la CGT y del PJ critican el alejamiento del kirchnerismo de la totalidad del peronismo. La excelente incorporacin de Martn Sabatella, de Nuevo Encuentro, en la direccin del AFSCA no es bien vista por el aparato peronista y es muy bien recibido por la gran mayora de progresistas de buena fe que integran el espacio. Los intelectuales kirchneristas que vienen del peronismo, aceptan la transversabilidad sin dejar de valorar la imprescindible contribucin del peronismo, en toda su historia, a la lucha en favor de los ms postergados. A qu peronismo respalda, lo esclarece la constante invocacin de John William Cooke y la auto denominacin de La Cmpora, para la agrupacin de jvenes militantes.

El salto cualitativo de esta etapa est en poder resolver esta complejidad. Es la necesidad actual. Podra decirse que ya se dieron pasos en este sentido, al enfrentarse a Duhalde en su momento, y a Moyano, no hace tanto. No significa, en absoluto, que el kirchnerismo deje de identificarse como peronista, pero opuesto a las corporaciones sean o no peronistas, y opuesto a los grandes poderes monoplicos y extranjerizantes, de cualquier signo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter