Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-01-2013

Por qu la Ley de Medios de Argentina es referencia fundamental para Amrica Latina

Denis de Moraes
Alainet


I Introduccin

El actual proceso de transformaciones polticas, socioeconmicas y culturales en Amrica Latina tiene, en la Ley de Servicios de Comunicacin Audiovisual de la Argentina, uno de sus marcos ms significativos. Por primera vez en la historia de la regin, un pas formula, aprueba y hace cumplir una legislacin que protege y valoriza la diversidad informativa y cultural, a travs de un marco regulatorio democrticamente discutido e instituido.

Nuestro objetivo, en el presente artculo, es poner en evidencia la importancia de la legislacin argentina como fuente de inspiracin de medidas antimonoplicas al alcance de los dems gobiernos progresistas latinoamericanos, en sintona con la agenda de reivindicaciones de entidades y movimientos sociales que defienden la comunicacin como derecho humano.

Lo que pareca ser un ideal distante, casi impracticable, se convirti en una certeza que comenz a esparcirse por el continente. Se trata de un proceso que hace converger las voluntades transformadoras de los estados con la de amplios segmentos de la sociedad civil.

La nueva ley trajo el convencimiento de que es viable el conocido dicho otra comunicacin es posible, descentralizada y plural, conquistada de forma equilibrada y participativa.

El texto que se presenta a continuacin est dividido en dos partes. En la primera se focaliza en el cuadro de concentracin de medios de Amrica Latina y sus implicancias, con el propsito de situar en un contexto adverso que llev a gobiernos progresistas a intervenir, con diversa intensidad segn cada pas, en los sistemas de difusin.

En la segunda parte, se aborda la correspondencia entre las disposiciones de la Ley de Servicios de Comunicacin Audiovisual y las aspiraciones sociales en torno a una comunicacin ms democrtica. Se apuntan medidas, reclamadas o en preparacin en otros pases, que se materializan, pioneramente, en la legislacin argentina, lo que la transforma en una referencia obligatoria.

II El escenario que debe cambiar

Para evaluar la pertinencia de la Ley de Servicios de Comunicacin Audiovisual como instrumento de reestructuracin de los sectores de la informacin y la cultura en moldes mas pluralistas, es esencial explicitar el intrincado escenario meditico de Amrica Latina.

La ltimas dcadas acentuaron la concentracin de medios latinoamericanos en un puado de megagrupos. Ese modelo de concentracin prosper en medio de la convergencia de los sistemas, redes y plataformas de produccin, transmisin y recepcin de datos, imgenes y sonidos. La digitalizacin extendi y extiende el acceso a las tecnologas a franjas ms amplias de la sociedad aunque de manera bastante desigual- e impulsa el crecimiento de la oferta de productos y servicios en diferentes plataformas, redes, canales y soportes digitales, sobre el control estricto de grupos nacionales y trasnacionales. Los focos de las polticas de comercializacin se expanden ininterrumpidamente de los mercados consumidores, disminuyendo los costos industriales y produciendo enormes ganancias en productividad a travs de las economas de escala.

La expansin de las industrias de medios en Amrica Latina se vincula histricamente a intereses privados y trasnacionales, favorecidos por la fragilidad de los mecanismos de regulacin y control de los flujos audiovisuales y del capital que cruzan fronteras por satlites y redes infoelectrnicas. La baja inversin de los gobiernos en tecnologa y produccin cultural, las polticas pblicas inconsistentes o inexistentes y la inercia regulatoria apartaron al Estado del protagonismo en las reas de la informacin, el entretenimiento y las telecomunicaciones.

Las desregulaciones y privatizaciones neoliberales durante los aos 1980 y 1990 favorecieron la acumulacin de la propiedad, de los medios y las tecnologas, permitiendo la constitucin de verdaderos latifundios mediticos, que exploran simultneamente las cadenas de produccin, distribucin, circulacin y consumo de datos, sonidos e imgenes, en busca de dividendos competitivos y lucros acelerados (Moraes, 2011: 33-34).

En la escalada de la internacionalizacin, corporaciones trasnacionales como News Corporation, Viacom, Time Warner, Disney, Bertelsmann, Sony y Prisa adquirieron activos de medios y/o establecieron acuerdos con grupos multimediticos regionales, ampliando exponencialmente sus actuaciones multisectoriales en los mercados para sus productos y servicios. El resultado no podra ser diferente: 85,5% de las importaciones audiovisuales de Amrica Latina provienen de los Estados Unidos. Mensualmente, 150 mil horas de films, series y eventos deportivos norteamericanos son presentados en las emisoras de televisin de nuestro continente (Moraes, 2006:46).

Para los cuatro mayores conglomerados latinoamericanos Globo de Brasil; Televisa de Mxico; Cisneros de Venezuela y Clarn de Argentina-, estas asociaciones representan la posibilidad de entrecruzar negocios y establecer alianzas con los actores de mayor peso del plano internacional, que les ofrecen lgicas slidas, financiamiento e insercin en el mercado (Bustamante, 2009: 79-80).

Globo, Televisa, Cisneros y Clarn retienen el 60% de la facturacin total de los mercados y de las audiencias, distribuidos de la siguiente manera: Clarn controla el 31% de la circulacin de los diarios, el 40,5% de la TV abierta y el 23,2% de la TV de pago; Globo responde por el 16,2% de los medios impresos, 56% de la TV abierta y el 44% de la TV de pago; Televisa y TV Azteca forman un duopolio, acumulando el 69% y el 31,37% de la TV abierta, respectivamente. Brasil, Mxico y Argentina renen ms de la mitad de los diarios y emisoras de radio y televisin y el 75% de las salas de cine de la regin.

Entre los impactos ms graves de la concentracin meditica en Amrica Latina se puede apuntar: las polticas de precios depredatoria destinadas a eliminar o a restringir severamente la concurrencia, los controles oligoplicos sobre la produccin, distribucin y difusin de contenidos; y la acumulacin de patentes y derechos de propiedad intelectual por parte de los grupos empresariales. Hay tambin el riesgo de unificacin de las lneas editoriales y de predominio de las ambiciones empresarias por encima de los intereses del conjunto de la sociedad. Las conveniencias corporativas se basan frecuentemente en estrategias de maximizacin de la ganancia, sin prestar mayor atencin a la formacin educativa y cultural de la audiencia y, menos an, a los valores y sentidos de pertenencia que conforman las identidades nacionales y regionales.

III- La Ley que impuls otra comunicacin es posible

En los ltimos aos, gobiernos electos con el compromiso de revertir desigualdades e injusticias sociales agravadas por la sumisin de sus antecesores a los dictmenes del neoliberalismo-, incluan la democratizacin de la comunicacin entre sus prioridades.

Entre estos gobiernos existe un consenso acerca de que es indispensable la participacin del poder pblico en los sistemas de informacin y difusin cultural, a partir de entender lo que las cuestiones comunicacionales dicen respecto a los intereses colectivos. No pueden limitarse a las voluntades particulares o a los clculos corporativos, pues incluyen mltiples puntos de vista existentes en la sociedad.

La accin regulatoria del Estado debe velar por el equilibrio entre lo que debe ser pblico y lo que debe ser privado, inclusive explicando a la poblacin que las empresas de radio y televisin no son las propietarias de las frecuencias, sino que apenas son concesionarias de un servicio pblico con plazos establecidos por la ley, pudiendo ser estos renovados, o no.

Un hecho alentador es la concrecin de alguna de estas premisas en polticas pblicas de comunicacin, incluyendo medidas para deshacer los monopolios de las empresas de radiodifusin; apoyar medios alternativos y comunitarios; incentivar la produccin audiovisual independiente, garantizar mayor ecuanimidad en los accesos al conocimiento de las tecnologas y promover la generacin y distribucin de contenidos regionales y locales sin fines comerciales.

La Ley de Comunicacin Audiovisual de la Argentina se proyecta como un instrumento innovador de regulacin, fiscalizacin, fomento y diversificacin de las actividades informativas y culturales. Los cambios introducidos por la normativa tienen como supuesto el entender a la comunicacin como derecho humano y no como mero negocio. Los principios antimonoplicos tienden a garantizar la pluralidad de voces y la horizontalidad informativa, fijando un marco regulatorio completo para la comunicacin meditica, incluyendo la convergencia digital entre la TV de cable, la telefona y la Internet en un rgimen que otorga licencias en condiciones equitativas y no discriminatorias.

Son varios los puntos de identificacin entre la legislacin argentina y los anhelos de los organismos y movimientos sociales que reivindican una comunicacin democrtica en Amrica Latina. El primer tem a destacar es la metodologa adoptada por la presidenta Cristina Kirchner para la definicin del anteproyecto de ley. Las consultas pblicas a los sectores representativos de la sociedad civil consagrando un proceso democrtico de dilogo, consulta y negociacin tico-poltico entre los actores involucrados. La propia Cristina presidi reuniones en la Casa Rosada con empresarios, lderes sindicales y estudiantiles, propietarios de empresas de comunicacin, productores independientes, rectores de universidades, directores y profesores de facultades de comunicacin, lderes de iglesia y de asociaciones de radios y televisoras comunitarias; para presentar ideas y recibir sugerencias. Sin contar el sinnmero de debates sobre la Ley promovidos en todo el pas por la Coalicin por una Radiodifusin Democrtica (integrada por sindicatos, asociaciones profesionales, universidades, emisoras comunitarias y movimientos de derechos humanos).

Al aceptar gran parte de los 21 Puntos defendidos por la Coalicin, la Ley de Servicios de Comunicacin Audiovisual se torn expresin de una voluntad social ms amplia que la exclusiva visin del gobierno que la propuso y que despus la sancion. La incorporacin de las propuestas de la Coalicin fue reconocida a travs de una carta a la presidenta Cristina Kirchner por entidades que actan a favor de la democratizacin de la comunicacin en Amrica Latina como lo son la Asociacin Latinoamericana de Educacin Radiofnica (ALER); la Asociacin para el Progreso de las Comunicaciones (APC); la Organizacin Catlica Latinoamericana y Caribea de Comunicacin (OCLACC) y la Agencia Latinoamericana de Informacin (ALAI). (1)

La Ley de Medios recogi una reivindicacin consensuada por la mayora de los pases latinoamericanos, al definir, en condiciones equitativas, tres tipos de prestadores de servicios de radiodifusin para la concesin pblica: de gestin estatal (medios pblicos); de gestin privada con fines de lucro y de gestin privada sin fines de lucro (organizaciones no gubernamentales; entidades sociales y comunitarias; sindicatos; fundaciones). Este punto es decisivo para revertir el predominio del sector privado comercial en el sistema de medios, pues establece equidad en trminos de acceso, participacin, prerrogativas y representatividad entre las tres instancias mencionadas. La pertinencia de esta y otras determinaciones de la ley fue reasaltada por la Asociacin Mundial de Radios Comunitarias (AMARC), que rene a 3.000 asociados en 110 pases (18 de ellos en Amrica Latina y el Caribe):

Uno de los notables aspectos es el establecimiento de diversas y efectivas medidas para limitar e impedir la concentracin indebida de medios. Entre ellas, los lmites a la cantidad de licencias que puede tener una misma persona o empresa (a nivel nacional o en una misma rea de cobertura) y los lmites a la propiedad cruzada de medios, en consonancia con las mejores prcticas internacionales. Con el objetivo de promover la diversidad de contenidos nacionales y locales, la nueva legislacin argentina recoge antecedentes de pases europeos y tambin americanos al incluir exigencias mnimas de produccin nacional, local y propia, bien como condiciones para la formacin de redes de emisoras, para limitar la centralizacin y la uniformizacin de la programacin de unos pocos grupos empresariales de capital federal en todo el pas. Otro aspecto a destacar es el reconocimiento expreso de tres sectores: estatal, comercial y sin fines de lucro, garantizando la participacin de las entidades privadas sin fines de lucro, al reservar para ellas el 33% del espectro radioelctrico. (2)

La influencia inmediata de la Ley de Servicios de Comunicacin Audiovisual puede ser comprobada a partir de ver propuestas semejantes en los proyectos de los gobiernos del Ecuador y del Uruguay. En ambos casos, la revisin de la propia radiodifusin se inspira, de alguna manera, en la legislacin argentina, inclusive con la metodologa de consultas a la sociedad civil como para la formulacin de los respectivos anteproyectos.

El Gobierno de Venezuela viene modificando los criterios y las prioridades legales para la concesin de licencias de radio y televisin. El objetivo es reequilibrar la radiodifusin entre los sectores estatal, privado y social, tomando como base la ley de Servicios de Comunicacin Audiovisual. El ex Ministro venezolano de Comunicacin e Informacin, Andrs Izarra, ... en la Argentina la legislacin es ms avanzada que la de Venezuela: un tercio del espacio radioelctrico va para las comunidades organizadas, para las organizaciones no gubernamentales. Y agrega:

La Ley argentina da legitimidad al reclamo de uso del espacio radioelctrico por parte de los medios alternativos. Creo que eso va a ser muy positivo para la Argentina, porque pone al pas en sintona con estos tiempos. El espacio ya no es apenas de la oligarqua ni del sector privado, se est democratizando. Es un factor comn para todos nuestros procesos. Aparecen nuevos actores que antes ni soaban con estar en la comunicacin. (3)

Asimismo, en Brasil, donde prcticamente nada fue hecho durante los ocho aos del Gobierno de Luiz Incio Lula da Silva y los dos iniciales de Dilma Rouseff para modificar la anacrnica legislacin de medios, la ley argentina constituye una referencia indiscutible con vistas a cambios en la radiodifusin. Eso puede ser constatado por la similaridad observada en muchas propuestas aprobadas en la Conferencia Nacional de Comunicacin de 2009 y hasta hoy no efectivizadas por el gobierno federal. En el manifiesto en defensa de la democratizacin de la comunicacin, divulgado el 2 de abril de 2011, entidades nacionales, entre ellas la Central nica de Trabajadores, la Federacin Nacional de Periodistas, el Foro Nacional por la Democratizacin de la Comunicacin, el Movimiento Nacional de Derechos Humanos y AMARC-Brasil, mencionan explcitamente la Ley de Servicios de Comunicacin Audiovisual: Sigamos los ejemplos de experiencias victoriosas de movilizacin por la reforma del sistema de medios en Amrica del Sur, como ocurri en la Argentina, donde la sociedad organizada consigui ser un actor decisivo en la propuesta de reformar la legislacin.(4)

Por lo expuesto, concluimos que la ley de comunicacin audiovisual de la Argentina es la prueba de la viabilidad de un marco regulatorio avanzado: tanto por el contenido democrtico que expresa, como por el proceso de consulta popular que orient su elaboracin, como declar el relator de la Comisin de Libertad de Opinin y Expresin de la Organizacin de Naciones Unidas, Frank La Rue.(5) Adems de leyes que impidan prcticas monoplicas, la reconfiguracin de los sistemas de comunicacin en Amrica Latina depende de polticas pblicas consistentes, debatidas y formuladas en sintona con las demandas de la sociedad civil; tanto se trate de instrumentos legales como de la determinacin para llevar a la prctica las medidas de descentralizacin de los medios. No basta con tener principios democrticos generales, sino haber tomado la decisin institucional de hacer valer las normas, regulaciones y los procedimientos que garantizan su aplicacin.

En ese sentido, es conveniente que los gobiernos de los pases vecinos avalen el trabajo que lleva adelante la Autoridad Federal de Servicios de Comunicacin Audiovisual, Organismo Pblico creado por la nueva legislacin argentina y con incumbencia para fiscalizar el cumplimiento de sus deliberaciones y fomentar la produccin cultural comunitaria e independiente.

Finalmente, la Ley de Servicios de Comunicacin Audiovisual expone, de manera paradigmtica, las exigencias ineludibles de la voluntad poltica de los gobernantes y del respaldo popular que se necesitan para llevar adelante estos cambios, dado las sistemticas campaas opositoras de los medios y de las elites conservadoras. Las corporaciones resisten y resistirn someterse a las restricciones legales que afectan privilegios conquistados en dcadas de complicidad con sucesivos gobiernos. Eso explica las medidas cautelares que el grupo argentino Clarn para intentar impedir la aplicacin completa de la Ley de Medios. Lo que hace suponer que ser preciso empear cada vez ms fuerza en las batallas mediticas, de forma de esclarecer a la opinin pblica e impedir que prosperen argumentos generalmente falsos sobre las transformaciones realmente necesarias en el horizonte comunicacional.

Los avances en la Argentina ponen de relieve el papel regulador y activo que el Estado precisa desempear en la vida social, para lograr, dentro de las reglas de la democracia, legislaciones antimonoplicas, universalizar el acceso y la informacin e intentar detener la avasalladora concentracin de los medios. Para Amrica Latina como un todo, significa la oportunidad histrica de analizar y absorber lecciones de la Ley de servicios de Comunicacin Audiovisual, en la bsqueda de legislaciones, que teniendo en cuenta las especificidades de cada pas, resguarden y estimulen la diversidad informativa y cultural, a partir del reconocimiento de su esencia para poder profundizar la democracia. (Traduccin de Mariana Baranchuk).

Denis de Moraes es doctor en Comunicacin y Cultura por la Universidad Federal de Ro de Janeiro y profesor e investigador de la Universidad Federal Fluminense, em Brasil. Autor, entre otros libros, de La cruzada de los medios en Amrica Latina (Paidis, 2011) y Mutacionos de lo visible: comunicacin e procesos culturales en la era digital (Paids, 2010).
El presente texto es parte de su artculo La mirada desde Amrica Latina publicado en el libro Ley 26.522: hacia un nuevo paradigma en comunicacin audiovisual, coordinado por Mariana Baranchuk y Javier Us (Buenos Aires, Autoridad Federal de Servicios de Comunicacibn Audiovisual/Universidad Nacional Lomas de Zamora, 2011).

NOTAS


(1) La carta enviada a Cristina Kirchner, el 23 de marzo de 2009, est disponible en: http://alainet.org/active/29629

(2) La nota da AMARC, divulgada el 13 de octubre de 2009, puede ser consultada en: http://www.mesadearticulacion.org/articulos/declaraciones/declaraciones-asociaciones/declaracion-de-amarc-alc-sobre-aprobacion-ley-de-medios-en-argentina

(3) Entrevista de Andrs Izarra a Mercedes Lpez San Miguel En Argentina la ley sobre los medios es ms avanzada que en Venezuela, 21 de noviembre de 2010, disponible en: http://www.alternativabolivariana.org/modules.php?name=News&file=print&sid=5603

(4) El manifiesto en favor de la democratizacin de la comunicacin en el Brasil est disponible en: http://www.cut.org.br/acontece/20518/frente-parlamentar-pela-liberdade-de-expressao-e-o-direito-a-comunicacao-sera-lancada-dia-19

(5) Entrevista a Frank La Rue. Disponible en el site Hablemos todos http://www.argentina.ar/hablemostodos/

Fuente: http://alainet.org/active/61175


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter