Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-01-2013

Sor Mara, una hija de la caridad

Fede de los Ros
Gara


El pasado martes, cuando el calendario catlico celebra a Laura Vicua, patrona de las vctimas de abusos, incestos y de los hurfanos, falleci Mara Gmez Valbuena, ms conocida por Sor Mara. Muri el martes, fue enterrada el mircoles y nos enteramos el jueves. La Iglesia, ya se sabe, siempre tan recogida y tan silente, poco amiga de la estridencia. En la tumba de Sor Mara, como epitafio descriptivo, bien pudiera figurar el de Toda una vida dedicada a la infancia.

Nada extrao la inclinacin hacia los infantes de la difunta. No en vano era miembro de la Congregacin de las Hijas de la Caridad de San Vicente Pal, orden recientemente galardonada con el Premio Prncipe de Asturias de la Concordia por su excepcional tarea social y humanitaria en apoyo de los desfavo- recidos, desarrollada de manera ejemplar durante casi cuatro siglos, y por su promocin, en todo el mundo de los valores de la justicia, la paz y la solidaridad. Sobre todo la tarea que desarroll la orden ejerciendo la direccin de centros donde se reclua a jvenes descarriadas hasta hace bien poco; el control de las galeras femeninas durante el siglo XIX y, desde la victoria militar de Francisco Franco Bahamonde, Caudillo de Espaa por la gracia de Dios, la administracin y el control de crceles de mujeres.

En las prisiones, las Hijas de la Caridad, ejercieron la voluntad del Seor, salvando innumerables nios y nias de un incierto futuro rescatndolos de los brazos de sus madres biolgicas. Madres biolgicas, s, pero de una biologa degenerada y pervertida por el gen marxista, como ya denunci el doctor D. Antonio Vallejo-Njera, primer catedrtico espaol de Psiquiatra, que apost valientemente por tratar de salvar a los pequeos, sustrayndolos de sus padres dbiles mentales contaminados de la idiocia marxista, para entregarlos a cristianas familias.

Merecido premio, para estas religiosas, el del hijo del Borbn.

Sor Mara es la continuadora de la ardua tarea en la etapa que llaman democrtica. Hijos fruto del adulterio e hijas nacidas fuera del matrimonio fueron reconducidos hacia acomodadas familias como Dios manda, pero de estriles teros, capaces de proporcionar un futuro en paz y concordia. Incluso facilitando, a familias con pocos recursos y bastantes hijos, una salida digna mediante la piadosa mentira de que el fruto de sus entraas haba nacido muerto. Si antao las religiosas contaron con la inestimable ayuda de algunos doctores, Mara Gmez Valbuena no iba a ser menos pues siempre habr doctores que, por unos pocos emolumentos, pongan sus conocimientos cientficos en beneficio de las causas nobles, aun en crceles y comisaras.

La humildad y el silencio caracterizan a la Iglesia catlica y a su jerarqua. Nada a dicho, hasta ahora, la Conferencia Episcopal Espaola de Sor Mara y sus actividades; quizs sea el momento, en estos tiempos de prdida de valores, de rescatarla como arquetipo a imitar. De subirla a los altares e introducirla en los nuevos libros de texto de Valores ticos de la Contrarreforma de Wert.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130127/384850/es/Sor-Maria-una-hija---caridad



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter