Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-01-2013

"El Pas", un mito que se cae

Marcos Roitman Rosenmann
La Jornada


Hace ya unas dcadas el Grupo Prisa, dueo del peridico 'El Pas', conglomerado cultural, ideolgico y poltico, que cuenta con semanarios, editoriales educativas y literarias, peridicos deportivos, econmicos, cadenas de radio y televisin, mantiene una lnea, referente a la realidad latinoamericana, fundada en la calumnia y la infamia.

La publicacin de una foto falsa del presidente Hugo Chvez entubado y en estado comatoso, en primera plana, cuyo pie de foto alude al "secreto de la enfermedad de Chvez", es complementada con una noticia en internacional bajo el titular "La larga y oscura enfermedad del lder venezolano". La decisin de publicarlo no es un hecho aislado. Es una accin de las muchas que despliegan en todas las redes del grupo. Noticieros, tertulias, programas de radio, televisin, editoriales periodsticas, ediciones de libros. Prisa cuenta con un elenco de acadmicos, comuniclogos, firmas literarias y personajes del mundo poltico que da a da hacen pia y confabulan en crear un lenguaje de la desestabilizacin informativa. Amparados en el rumor, la opinin, las vaguedades, los tpicos y el secreto profesional, construyen un imaginario en el que confluyen la descalificacin, la tergiversacin de los hechos y la manipulacin informativa sobre gobiernos latinoamericanos.

Respecto a Venezuela son ya aos, cuyos equipos dibujan un escenario de caos, violencia, ingobernabilidad, cuasi guerra civil, donde gobierna un autcrata. Como dato, sirva el tratamiento de las elecciones presidenciales de octubre, en el cual aseveraban que las encuestas daban empate tcnico; ahora, remarcando la existencia de un vaco legal y de poder, al tiempo que hablan del secretismo mdico sobre la enfermedad del presidente Hugo Chvez, tratada de manera obscena y sin ningn respeto. El que s tienen cuando informan de la operacin de cadera del rey.

En cualquier caso, no se trata de columnas de opinin cuyos colaboradores se ceban en insultos a gobernantes que no son del agrado de los accionistas del grupo. Es una lnea editorial diseada estratgicamente para sostener a sus aliados naturales. En Mxico, Chile, Bolivia, Argentina, Colombia, Venezuela o la poblacin hispana en Florida. Entre sus habituales invitados se cuentan el ex presidente de Chile Ricardo Lagos, el espaol Felipe Gonzlez, el uruguayo Julio Mara Sanguinetti, el costarricense scar Arias y algn hijo de famoso, como lvaro Vargas Llosa, o idelogos como el mexicano Enrique Krauze o el venezolano Teodoro Petkoff. Todos, sin excepcin, liderados por Juan Luis Cebrin, quien fue director jefe durante la dictadura del diario vespertino del movimiento: Pueblo, y posteriormente jefe de informativos de Radio Televisin Espaola en la ltima etapa del franquismo. Su fama le llega al ser nombrado director del naciente peridico 'El Pas', matutino abanderado de la reforma poltica e infatigable defensor de Adolfo Surez. As, oculta su pasado. Hoy, Juan Luis Cebrin recibe como pago a sus servicios a la monarqua un silln en la Real Academia de la Lengua y de paso participa en el grupo Bilderberg. De gustos refinados, presume de ser un demcrata de toda la vida. Sin embargo, quienes lo conocen y lo han tratado saben que es un anticomunista visceral, y me consta de primera mano.

Pero volvamos a la inmerecida fama del peridico 'El Pas'. En los primeros aos de vida fue vocero de la derecha moderna, de quienes se sumaron a la tarea de reformar el franquismo. Sus avales fueron viejos falangistas. Dada la censura, la falta de libertad de expresin, su salida a la calle se tom como el pistoletazo de salida a la libertad de prensa. En sus pginas escribieron destacados periodistas latinoamericanos: Gregorio Selser, poetas y escritores como Mario Benedetti, Julio Cortzar, Carlos Fuentes o Gabriel Garca Mrquez. Fue una bocanada de aire fresco. Eran otros tiempos. La guerra fra. El Grupo Prisa cont con ellos para proyectar una imagen hacia el continente de compromiso con las luchas democrticas en Amrica Latina. Pronto se diluy esta visin idlica, al poco tiempo se produjo la criba. A principios de los aos 80 haba apartado a los colaboradores y periodistas comprometidos, demcratas radicales y de izquierdas. El peridico mir a la derecha latinoamericana. Los intereses de Telefnica, Repsol, Iberdrola, Endesa, Santander, BBVA, se convirtieron en sus aliados. Espaa buscaba la segunda colonizacin. El Grupo Prisa toma la delantera.

Con el PSOE en el gobierno, la amistad entre Polanco y Felipe Gonzlez, convierte sus pginas en vocero propagandstico de sus polticas. En los aos 90 muchas firmas, desilusionadas por la lnea editorial que toma el peridico, se retiran. Entre otras, Antonio Gala, uno de los escritores ms relevantes del siglo XX en Espaa. Igualmente, Mario Benedetti decide no escribir ms en dicho tabloide, al ver la deriva neoliberal que asume la direccin tras su polmica con Vargas Llosa.

'El Pas' ha publicado reportajes maniqueos sobre Amrica Latina, en los cuales no hay una pizca de tica, buen hacer o responsabilidad profesional. Tras la edicin de una foto falsa del presidente Chvez y de una informacin manipulada, lo menos que podra hacer su direccin, si le queda algo de dignidad, es producir el cese inmediato de su responsable de internacional o pedir su dimisin. Pero temo que no ser ese el camino. Dentro de unos das volver a las andadas. 'El Pas' nunca se ha comprometido con las causas democrticas de Amrica Latina ni lo har. Su historia lo demuestra.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/01/27/opinion/022a1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter