Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-01-2013

No dar de comer al mundo?
De cmo la ayuda humanitaria puede causar ms dao que beneficio

Rasna Warah
Red Pepper

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos


Mientras los medios de comunicacin vuelven a informar del hambre en el Cuerno de frica Rasna Warah examina las verdaderas razones del hambre.

Cada ao desde mediados de la dcada de 1980, cuando el difunto Mohammed Amin film el hambre en Etiopa, la ONU y las agencias de ayuda humanitaria anuncian un desastre histrico en a lguna parte del mundo. En 2004 lo que caus estragos en partes de Indonesia, Sri Lanka, Tailandia e India fue el tsunami del ocano ndico. Ms recientemente lo que ha desplazado a millones de personas ha sido el conflicto de Darfur en Sudan, el terremoto de Hait, las inundaciones en Pakistn y ahora el hambre en Somalia.

Cada una de estas crisis humanitarias va acompaada de un guin familiar. Cada desastre se califica de histrico. Los llamamientos a aportar fondos se apoyan en imgenes desgarradoras de mujeres y nios desplazados o que se estn muriendo de hambre. La comunidad internacional encabezada por la ONU acude al lugar del desastre detrs de los cmaras para dar testimonio de primera mano de la catstrofe humanitaria. Con frecuencia esto va seguido de conciertos para recaudar fondos y de apariciones en directo de personalidades clebres en los campos de las personas desplazadas.

El problema es que las imgenes y las noticias que vemos o leemos en los medios internacionales no son tan imparcial es como nos gustara pensar. En la mayora de los casos las difunde el personal de las agencias de ayuda que est trabajando en esos lugares. Los periodistas se suelen basar casi exclusivamente en la versin del desastre que ofrece una agencia de ayuda, con lo que el relato se vuelve tan previsible como segado.

La periodista holandesa Linda Polman cree que la insana relacin entre periodistas y agencias de ayuda humanitaria no permite informar de manera independiente y objetiva, y a menudo es la agencia la que acaba haciendo el reportaje. Los empleados de las agencias humanitarias que son expertos en los medios explotan el entusiasmo con el que los periodistas aceptan su versin de un desastre o crisis. Por su parte, los periodistas aceptan de forma no crtica las afirmaciones de neutralidad de las agencias humanitarias, lo que eleva la veracidad y pericia del personal de ayuda por encima del escepticismo periodstico, afirma Polman. Las agencias de noticias prcticamente no hacen intento alguno de verificar de forma independiente los hechos y cifras difundidos por las agencias de ayuda que, como descubr cuando trabaj en una agencia de la ONU, a menudo se inflan o se basan en datos errneos.

Crisis humanitaria o una oportunidad para recaudar fondos ?

A pesar de que se suelen aceptar las cifras de las agencias de ayuda humanitaria, un cantidad cada vez mayor de personas escpticas se est empezando a preguntar si el hambre declarada en Somalia es tan grande como nos hacen creer o si las agencias de la ONU y de las organizaciones internacionales de ayuda humanitaria han priorizado la recaudacin de fondos por encima de la exactitud [de los datos].

Siempre est presente la tentacin de exagerar el alcance de la crisis para recaudar ms fondos, afirma Ahmed Jama, un economista agrcola somal que trabaja en Kenia. Jama cree que algunas partes de Somalia que han sido declaradas zonas de hambruna, como la frtil regin de la parte baja del ro Shabelle, en realidad puede que tengan garantizada su seguridad alimentaria y que quienes padecen hambre no sean los habitantes originarios sino quienes emigraron a la regin desde zonas del pas ms propensas a la sequa. Afirma que tanto a la ONU como a las otras agencias de ayuda les interesa mostrar el peor de los escenarios para mantener el flujo de la ayuda.

La ONU utiliza una escala creada por la Unidad de Anlisis de Seguridad Alimentaria y Nutricin de la Organizacin de las Naciones Unidas para la Alimentacin y la Agricultura [FAO] para determinar los niv eles de inseguridad alimentaria que va desde en general seguro desde el punto de vista alimentario hasta catstrofe de hambruna/humanitaria.

Las estimaciones de la unidad de la cantidad de somales en crisis para el periodo comprendido entre agosto y septiembre de 2011 indican que menos de medio milln de personas (y no los cuatro millones de personas citados por la prensa) padecieron hambre. Aproximadamente 3.5 millones de personas experiment alguna forma de inseguridad alimentaria, pero no estaban muriendo de hambre como se haba informado ampliamente. Y parte de la inseguridad alimentaria estaba relacionada con la inflacin y el cada vez ms alto precio de los alimentos, y no necesariamente con la sequa.

Desde 1995 la Comisin Europa (CE) ha est ado suministrando millones de euros para proyectos de desarrollo rural y de seguridad alimentaria en Somalia. A pesar de ello, Somalia sigue recibiendo ayuda alimentaria cada ao.

De hecho, desde la guerra civil de 1991 la ayuda alimentaria se ha converti do en una situacin permanente en el pas. A todas luces existe un desequilibro entre los recursos que la CE proporciona a las agencias de la ONU y el sombro cuadro de lo que se suelen considerar las regiones de Somalia ms productivas desde el punto de vista agrcola, afirma Jama. Cmo es posible que las inversiones en la agricultura que hace la CE no hayan podido impedir la hambruna en estas regiones?.

Sirve para algo la ayuda alimentaria?

George-Marc Andr, el representante de la Unin Europea e n Somalia, admite cautelosamente que la CE est preocupada porque sus campaas en Somalia se ven dificultadas por el hecho de que las agencias de la ONU inundan la capital, Mogadisco, de ayuda alimentaria. En su opinin, en un entorno en el que se puede disponer rpidamente de alimentos gratuitos, no se valora la produccin de los agricultores. El hecho de entregar ayuda alimentaria durante la temporada de cosecha distorsiona an ms el mercado de alimentos. Andr afirma que agencias de la ONU como el Programa Mundial de Alimentos en realidad podran estar haciendo que la recuperacin de Somalia fuera ms lenta al centrarse exclusivamente en la ayuda alimentaria en vez de apoyar a los agricultores y mercados locales.

Dado que la mayora de la ayuda alimenta ria proviene de Estados Unidos y de otros pases que no son Somalia, tambin existe la preocupacin de que las declaraciones de hambruna sean ms tiles para ayudar a los agricultores de otras partes que para apoyar a los productores locales. La industria de la ayuda alimentaria permite a pases como Estados Unidos endosar a los pases pobres sus excedentes de comida. Esto distorsiona los mercados locales y perturba el desarrollo de la produccin local de alimentos. En otras palabras, la ayuda alimentaria destruye las economas locales, especialmente cuando se suministra durante largos periodos de tiempo, como en Somalia.

Lo que no se menciona en los llamamientos a donar fondos es que gran parte de estos fondos se utiliza para sobornar a los altos cargos y a la milicia [locales] para que permitan el paso de los convoyes de ayuda. En Somalia la tasa de entrada impuesta en el pasado por los seores de la guerra lleg a ascender a un 80% del valor total de la ayuda.

Tambin se suelen ocultar los informes sob re el robo o desvo regulares de la ayuda alimentaria, que en Somalia son desenfrenados. Por ejemplo, en marzo de 2010, el Grupo de Seguimiento de Somalia de la ONU inform de que contratistas locales corruptos, hombres de negocios locales, ONG locales e incluso empleados de la ONU haban robado o desviado hasta la mitad de la ayuda alimentar. El informe llev a que Estados Unidos retirara sus fondos del Programa de Ayuda Alimentaria, aunque ahora afirma que est haciendo un seguimiento minucioso de la ayuda alimentaria y que se est desviando muy poca ayuda. Con todo, en agosto de este ao Associated Press informaba de todava sigue siendo muy frecuente la venta de ayuda alimentaria en los mercados de Mogadisco y que a menudo esto ocurre con pleno conocimiento del personal de la ONU que trabaja en esta ciudad.

Al igual que Somalia, Haiti ofrece un ejemplo perfecto de cmo la ayuda humanitaria puede destruir un pas. Esta isla del Caribe ha recibido tanta ayuda exterior a lo largo de aos que se ha considera do un emblema de lo inadecuado de la ayuda exterior debido a su extremadamente pobre ndice de desarrollo y a su pobreza generalizada. Cada pocos aos un nuevo desastre asola Hait y el mundo acude a ayudar a travs de campaas generalizadas de recaudacin de fondos. Pero Hait, como su primo lejano Somalia, sigue siendo pobre, subdesarrollado y el escenario de una gran pobreza, los ingredientes ideales para otra campaa de recogida de fondos.

Rasna Warah, columnista del peridico Daily Nation de Kenya, es autora del libro recin publicado Red Soil and Roasted Maize: Selected essays and articles on contemporary Kenya .

Fuente: http://www.redpepper.org.uk/dont-feed-the-world/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter