Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-01-2013

El porqu del periodismo

Alberto Pradilla
Gara


Participar en una tertulia es comprobar de modo emprico lo que Michel Houellebecq denominaba inteligencia de la escalera. Siempre se te ocurre el comentario brillante cuando las cmaras han dejado de grabar. Eso mismo me sucedi el otro da durante un debate en Fort Apache, en HispanTV. Hablbamos sobre medios de comunicacin. Despus del programa me qued dndole vueltas y llegu a la conclusin de que, para discutir sobre periodismo, siguen sirvindome las mismas bases que me empujaron a iniciarme en esta defenestrada profesin. Leer con devocin los libros de Pepe Rei en Txalaparta o acordarme de cuando compr el primer Euskadi Informacin despus de la garzonada contra Egin. Aunque tambin habr quien diga que la serie Periodistas, esa en la que Jos Coronado convirti en ciencia ficcin las visicitudes de una rotativa, contribuy a llenar las facultades.

El otro da hablbamos de medios pblicos, de privados, de las dificultades para sacar adelante un da a da condicionado o de las rutinas adquiridas de tiempos que no volvern, que ya son siglo XX. Y entre tanta teorizacin, me doy cuenta de que se nos olvida lo principal: que la informacin debe estar al servicio del cambio, de la gente, de los que siempre tienen las de perder. Y me acuerdo de porqu nos hicimos periodistas. La voz de los sin voz, eso que tantas veces hemos repetido. Tan bsico como lo que deca Malcom X sobre los riesgos de los medios de comunicacin.

En la prctica, de lo que hablamos es de tomar partido. De responder con honestidad cuando te sueltan el cuento de la objetividad. Con nuestros errores tambin, que no nos los quita nadie. Pero entre el desahuciador y el desahuciado, entre Botn y el parado, entre el polica y el torturado, es imprescindible saber cul es nuestro sitio. Y hacia dnde apuntar el micrfono.

Deca Tom Wolfe en su obra El nuevo periodismo, dejemos que el caos reine... ms alta la msica, ms vino... al diablo con las categorias. Claro! Eso tambin! Entre tanta comunicacin institucional y mantel puesto, a veces olvidamos que las calles y las tabernas siguen siendo refugio de grandes historias. El sitio donde deberamos de estar. En el fondo no invento nada nuevo. Salir a la calle, contar historias, denunciar injusticias e intentar apuntar hacia las alternativas. Y entre tantas grandes palabras, escribir y tratar de contarlo.

Fuente original: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130128/385012/es/El-porque-periodismo



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter