Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-01-2013

Tratados Europa- Amrica Latina
Libre comercio: no est dicha la ltima palabra

Eduardo Tamayo G.
ALAI AMLATINA


La Unin Europea se mostr interesada en profundizar las relaciones de libre comercio con algunos pases de Amrica Latina y revisar los tratados que ha firmado con Chile y Mxico. Pese a su insistencia de reanudar las negociaciones comerciales con el MERCOSUR, activistas consideran que es difcil que se concrete un tratado de libre comercio.

El tema de los acuerdos de libre comercio otra vez estuvo sobre la mesa de los debates en la Cumbre Unin Europea (UE) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC) que se desarroll en Santiago de Chile el 26 y 27 de enero.

La presidenta de Alemania, ngela Merkel se mostr interesada en profundizar una alianza de cooperacin sobre la base de libre comercio con los pases que conforman la Alianza del Pacfico (Mxico, Chile, Colombia, Per, Costa Rica). Por su parte, el comisario de Comercio de la Comisin Europea, Karel De Gucht, puso sobre la mesa el tema de la revisin de los tratados de libre comercio que la UE firm con Mxico y Chile hace ms de 10 aos, e insinu la posibilidad de reanudar las conversaciones con el MERCOSUR con miras a alcanzar un acuerdo de libre comercio con uno de los ms importantes socios econmicos en el continente (1).

La Cumbre de los Pueblos, que se reuni en forma paralela a la Cumbre oficial, expres su preocupacin sobre el tema al sealar en su declaracin final: Las relaciones existentes entre la Unin Europea y Amrica Latina y el Caribe que priorizan los privilegios y ganancias de los inversionistas frente a los derechos de los pueblos a travs de acuerdos comerciales y acuerdos bilaterales de inversiones, profundizan este modelo que perjudica a los pueblos de ambas regiones (2).

Una evaluacin necesaria

La Unin Europea ha suscrito acuerdos con Mxico (2000), Chile (2002) y estn en proceso de ratificacin los negociados con Amrica Central, Per y Colombia.

Luego del fracaso del ALCA, varios pases latinoamericanos suscribieron tratados bilaterales de libre comercio con Estados Unidos, en medio de enormes movilizaciones sociales de rechazo. Para tratar de diferenciarse con los llamados TLC, en el mbito de las relaciones de Europa y Amrica Latina, se comenz a hablar de los Acuerdos de Asociacin, en los que, adems de los temas comerciales, se incluyeron temas de dilogo poltico y cooperacin.

A la luz de lo que ha pasado en la ltima dcada, en el caso de Mxico y Chile, se puede decir que han primado ms los intereses comerciales que los polticos o sociales.

Enrique Daza, secretario de la Alianza Social Continental, seala que en el caso de Mxico y Chile, los tratados han contribuido fuertemente a profundizar el modelo econmico, que est basado en la exportacin de materias primas, en el sacrificio del mercado interno en aras del fomento de las exportaciones de bienes bsicos y en dar unas garantas a las multinacionales para que inviertan. Esto ha contribuido a lo que se ha llamado la reprimarizacin de la economa, al deterioro de la produccin local que es sacrificada por la produccin del extranjero, a la prdida de la soberana alimentaria, a los abusos y excesivos beneficios para las transnacionales, a incrementar la desigualdad social, al deterioro de las capas bajas y a la concentracin de la riqueza en manos de unos pocos.

Daza agrega que los componentes social, ambiental, laboral y de cooperacin de estos acuerdos no son algo sustancial, porque para estos temas no hay recursos. Adems, las clusulas referidas a estos temas no son obligatorias, ningn pas puede ser sancionado por incumplirlas. Y, en todo caso, en los pases donde la Unin Europea ha firmado estos acuerdos no se nota una mejora de la situacin laboral, de la estabilidad laboral y del empleo, ni de los derechos de los trabajadores, enfatiza Daza.

A revisin

Desde hace ms de dos meses, Chile y la UE vienen conversando para revisar el tratado de libre comercio. Chile busca que la UE permita el acceso de productos agrcolas y pesqueros que son fuertemente protegidos por la UE, y esta ltima insiste en el captulo de indicaciones geogrficas (se refiere al sello distintivo del origen de los productos, como es el caso del champagne) y la proteccin de los quesos. Ms explcita fue la presidenta alemana Angela Merkel al sealar que est interesada en los minerales chilenos y en las inversiones en este pas (3).

El problema de los tratados es que estos abren las importaciones en Mxico y en Chile, pero no abren las importaciones en la Unin Europea, porque los productos chilenos o mexicanos tendran que competir con productos agrcolas europeos subsidiados y no tienen condiciones de hacerlo, salvo en los productos tropicales en los cuales tengan alguna especializacin Chile o Mxico, seala Enrique Daza.

Las negociaciones bloque a bloque de la Unin Europea con la Comunidad Andina de Naciones no pudieron concretarse en un acuerdo comercial debido a los diferentes enfoques e intereses que estn presentes. Venezuela se retir de la CAN en 2006 a raz de que Per y Colombia decidieron firmar TLCs con Estados Unidos. Ecuador y Bolivia, pases que mantiene la misma visin crtica a los TLCs con Venezuela, sin embargo se mantuvieron en la CAN. En este contexto se adelantaron las negociaciones comerciales con la UE pero se estancaron porque Bolivia y Ecuador no estaban dispuestos a suscribir un convenio que va mucho ms all de la agenda de la Organizacin Mundial de Comercio (OMC) en temas como inversin, contratacin pblica, servicios y propiedad intelectual. Adems, tanto Bolivia como Ecuador plantean otro tipo de integracin basado en la solidaridad, la reciprocidad y la complementariedad y han priorizado su participacin en espacios de cooperacin sur-sur como el ALBA, UNASUR y CELAC.

En estas circunstancias, la Unin Europea dio paso a negociaciones bilaterales con Per y Colombia, llegando a concretar acuerdos que ya fueron ratificados en el Parlamento Europeo al igual que el suscrito con Amrica Central. En esa oportunidad, organizaciones de la sociedad civil europea sealaron que esos acuerdos han despertado una gran preocupacin debido a la asimetra de las dos regiones, la prevalencia de intereses econmicos sobre la garanta de los derechos humanos, y a los impactos econmicos y sociales que afectan a los pueblos de los dos continentes. As mismo, manifestaron su sorpresa de que la UE est negociando un TLC con un pas como Colombia en el que casi 3000 sindicalistas han sido asesinados y muchos ms han sido intimidados, amenazados y acosados en las ltima tres dcadas.

Hay previsiones en las negociaciones con Colombia y Per que son horribles, van a matar a la pequea y mediana empresa, a pesar de que esta Cumbre se enfoc en el problema de la pequea y mediana empresa. Con el acuerdo Colombia, uno de los temas es el de la leche, este pas tendr que importar la leche europea y esto supuestamente va a matar a cuatrocientos mil ganaderos colombianos, porque sabemos cmo funcionan las transnacionales: llegan, ponen precios muy baratos, la gente necesita vivir, compra las cosas que cuestan menos sin darse cuenta y la industria local se muere, seala la activista italiana Anna Camposampeiro.

Pero todava sobre estos tratados de la UE no est dicha la ltima palabra, porque tienen que ser ratificados por los parlamentos de cada una de los pases de la UE como por los de Colombia y Per. Redes sociales y partidos de izquierda se encuentran haciendo una campaa para que los parlamentos europeos no los ratifiquen.

La parlamentaria alemana Heike Hnsell, portavoz de desarrollo del movimiento Die Linke, indic que la UE, con el apoyo del gobierno federal alemn, est impidiendo la urgente y necesaria regulacin de los mercados financieros y utiliza un acuerdo de libre comercio para cimentar la liberacin de los servicios financieros, a travs de tratados internacionales. La parlamentaria, dio a conocer un estudio de los Pases Bajos, realizado por Miriam Vander Syichelen, en el que se seala que los esfuerzos por regular el mercado de derivados podran ser socavados por la liberacin prevista por los acuerdo de libre comercio de la UE con Colombia y Per. Al introducir el secreto bancario y una miopa en la supervisin, estos acuerdos incluso podra llevar a alcahuetear el lavado de dineros ilcitos.

En la actualidad estos acuerdos se encuentran en proceso de ratificacin en el Consejo de Estados Federales (Bundersrat), para luego ser enviados ambos proyectos de ley para su ratificacin a finales de febrero en el Bundestag. Hnsell seala que votar en contra de la ratificacin y llama a todos los parlamentarios a que lo hagan de la misma manera.

En Colombia y Per, la ratificacin de los acuerdos con la UE parece ser un hecho pero demorar un poco. El de Colombia est en trmite en el Parlamento colombiano, el gobierno unilateralmente decidi que lo poda implementar sin ese trmite, hay un debate sobre eso, pero en el peor de los casos yo creo que el parlamento lo va estudiar y seguramente lo va a aprobar, entonces yo calculo que a mediados de este ao o en el ao entrante ya estar en pleno vigor, en el caso de Per pasa algo similar, est en un proceso de ratificacin, es cuestin de unos detalles para que entre en vigor completamente, dice Enrique Daza.

El sexto encuentro sindical ALC UE, realizado el 3 y 4 de diciembre de 2012 en Santiago de Chile, en su declaracin seala que esperan que los acuerdos UE- Per y UE- Colombia no se pongan en vigor y sean negociados en el marco de un Acuerdo bloque a bloque entre la UE y la Comunidad Andina, asimismo los sindicalistas llaman a que los parlamentos nacionales europeos rechacen dichos acuerdos (4).

As mismo, demandan la revisin de los acuerdos comerciales UE- Mxico (1997) y UE-Chile (2002) para adaptarlos a los criterios de desarrollo equitativo y dimensin social. Y tambin para poner en marcha instancias de participacin de la sociedad civil, no materializadas en el desarrollo del acuerdo UE-Chile.

Respecto al Acuerdo de la UE con el MERCOSUR, del que se viene hablando desde el 2004, Enrique Daza seala, que las conversaciones estn detenidas porque existe oposicin en Europa de los agricultores franceses y de otros pases, quienes consideran que no se puede abrir las importaciones europeas a los productos de carne, de cereales, provenientes del MERCOSUR que es una potencia en este sentido, mientras en Brasil y en Argentina, que son pases de un desarrollo industrial medio o un poco ms alto que el resto de Amrica Latina, se han implementado medidas de proteccin, por ejemplo en Argentina ha habido un aumento de aranceles, de proteccin selectiva, entonces sus empresas no estn dispuestas a abrir los mercados para los productos europeos, por eso digo que ese tratado est congelado y no veo ninguna posibilidad, en este momento, de que se desatasquen las negociaciones.

La reciente incorporacin de Venezuela como miembro pleno al MERCOSUR y la invitacin a que se integren Bolivia y Ecuador, los cuales se encuentran en la otra orilla de aquellos pases que han optado por un camino de un aperturismo ilimitado, como los de la Alianza del Pacfico, van a ser un fuerte obstculo para que se desarrolle una negociacin de bloque a bloque entre la UE y el MERCOSUR.

Notas

(1) El Mercurio 27-01-2013, p. C 4

(2) http://www.alainet.org/active/61212

(3) El Mercurio, 24-1-201, p. B8

(4) http://alainet.org/active/61132&lang=es

http://alainet.org/active/61222



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter