Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-01-2013

Cuba en CELAC
El necesario impulso a la integracin

Hedelberto Lpez Blanch
Rebelin


Avances y desafos de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC) salieron a relucir durante la recin terminada II Cumbre del organismo efectuada en Santiago de Chile, donde tambin sesion el primer cnclave CELAC-Unin Europea.

Entre las virtudes se destaca que por primera ocasin en la historia del subcontinente, sus 33 integrantes tengan un mecanismo independiente para discutir los problemas internos y externos sin la presin de Estados Unidos que consideraba a esta parte del mundo como su traspatio y dictaba las lneas polticas, econmicas y sociales a seguir, bajo diferentes presiones que llegaban hasta la invasin de sus territorios.

Como antecedentes de su creacin se destaca la derrota sufrida por Estados Unidos al tratar de imponer durante la cumbre de las Amricas de Mar del Plata en 2005 su plan neocolonizador denominado rea de Libre Comercio para las Amricas (ALCA), as como el surgimiento en los ltimos aos de gobiernos progresistas en la regin que impulsan el desarrollo de sus pueblos.

Reunidos en un mismo escenario por los que lucharon los prceres de la independencia como Bolvar, Mart, San Martn, OHiggins, Sucre, jefes de Estado y Gobierno de los 33 pases, con las consabidas diferencias de pensamiento, engrasan el nuevo mecanismo que avanza con preceptos de independencia y soberana de sus pueblos.

Cuba, con el prestigio internacional ganado en 54 aos de Revolucin, al recibir la presidencia pro tmpore del grupo, tratar de imprimirle el impulso necesario, despus de un estancamiento tcnico en el ltimo ao, para que la CELAC se convierta en un mecanismo de integracin y su voz se escuche con ms fuerza en los principales foros mundiales, mientras que en el plano regional, se lleven adelante programas de desarrollo a favor de las grandes mayoras.

La Isla del Caribe ha demostrado en muchas ocasiones su experiencia y capacidad de dilogo para limar diferencias y unir a los pases del Sur cuyos ejemplos ms relevantes han sido el fortalecimiento del Movimiento de Pases No Alineados que ha estado en varias ocasiones a punto de fenecer si no hubiera sido por la sabidura de los dirigentes cubanos.

Asimismo ha alertado sobre las nefastas consecuencias que conllevaran la aceptacin de polticas neoliberales cuyos cantos de sirena entonan potencias occidentales en aras de aduearse de las riquezas naturales de la regin, ya sean petrleo, agua, minerales, diversidad biolgica.

En ese sentido, mucho dejo por desear la I Cumbre CELAC-Unin Europea, que para este comentarista no debi efectuarse sin haber adoptado el bisoo grupo latinoamericano una lnea conjunta a seguir, es decir, una concertacin previa entre los Estados miembros.

Europa asisti al cnclave con la idea de buscar fuentes para introducir sus mercancas baratas y poder salir de una crisis que le ha calado hasta los tutanos.

Pese a que las sesiones de esa Cumbre fue cerrada para que al parecer no se oyeran las voces de los pases ms progresistas, trascendi que la canciller de Alemania, ngela Merkel, emplaz a Brasil y Argentina, dos de las economas ms avanzadas de la zona, a abrir sus mercados al libre comercio.

La respuesta no se hizo esperar y la presidenta argentina, Cristina Fernndez de Kirchner le respondi que los posibles acuerdos no deben ser como los enunciados con anterioridad que llevaron a la regin a una crisis similar a la que padece hoy Europa. Al parecer la Merkel contina mirando a Amrica Latina como las viejas colonias de antao.

Es cierto que CELAC enfrenta retos como las diferencias entre pases con grandes economas como Brasil, Mxico, Argentina y otros pequeos y vulnerables como las islas del Caribe.

Tambin aparecen grandes contrastes entre pases con alto nivel de desarrollo humano relativo y otros con menor adelanto como Hait, a lo que se une la disparidad en la insercin econmica tanto externa como interna.

Esas divergencias constituyen desafos inmediatos para la organizacin pero florece una concordancia en trminos de visin del modelo econmico y de insercin internacional hacia el interior de la regin que los une. Por eso se hace necesario desarrollar una agenda de cooperacin econmica para el desarrollo de programas econmicos y sociales que ayuden a disminuir la pobreza, las asimetras y favorezcan la inclusin social y la seguridad alimentaria.

El presidente cubano, Ral Castro, en su discurso ante la II Cumbre seal que cerca de 170 millones de latinoamericanos y caribeos viven en la pobreza, de ellos 75 millones de nios. Estamos obligados a alcanzar progresos considerables en la educacin como base del desarrollo econmico y social. Nada de lo que nos proponemos, desde la disminucin de la inequidad hasta la reduccin de la brecha tecnolgica y digital, sera posible sin ello. La eliminacin del analfabetismo, como meta primaria, es totalmente alcanzable.

Agreg que Con polticas adecuadas y cooperacin regional, para proveer un mnimo de recursos a los ms necesitados, podramos dar un salto en pocos aos. Debemos ser capaces de promover una arquitectura regional propia, adecuada a las particularidades y necesidades de la Amrica Latina y el Caribe.

En sentido general, la CELAC agrupa a todos los pases dentro de un concepto de unin de una Amrica verdaderamente independiente, con posibilidad de desarrollarse e integrarse al mundo en condiciones de equilibrio e igualdad.

En esa misma lnea de ideas, la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Brcena, signific que la creacin de la CELAC es el logro poltico ms importante de los ltimos tiempos en el que toda la diplomacia de los pases de Amrica Latina y el Caribe confluye en un solo mecanismo de dilogo, cooperacin e integracin, que le da a la regin un slido frente de interlocucin ante otros bloques, pases y zonas del mundo.

A Cuba le corresponde en el presente ao la enorme tarea de consolidar este proyecto integracionista con sus virtudes y desafos pero siempre con la visin presente y futura de la Gran Patria latinoamericana.

Como puntualiz el presidente cubano, Vamos construyendo, en la dura realidad, trabajosamente, el ideal de una Amrica Latina y Caribea diversa, pero unida en un espacio comn de independencia poltica, de control soberano sobre nuestros enormes recursos naturales para avanzar hacia el desarrollo sostenible, la integracin regional y el enriquecimiento de nuestra cultura.

Y es que Latinoamrica, con el ejemplo y la resistencia cubana por ms de 50 aos y la fuerza que le imprimi el triunfo de la Revolucin Bolivariana del presidente Hugo Chvez en 1999, dej de ser el traspatio intocable de Estados Unidos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter