Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-01-2013

Un ejemplo ciudadano de dignidad y rebelda (y un corolario sobre legados poltico-filosficos)

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Andreu Mas-Colell, el actual conseller de Economa del gobierno de los mejores privatizadores versin 2.0, el nuevo gobierno presidido de nuevo por Artur Mas, la voluntat-dun-poble, y vicepresidido por Joana Ortega, la del partido corrupto, fue al cine el sbado pasado, 26 de enero de 2013. No puedo asegurarlo pero probablemente fuera a ver Amour, la imprescindible pelcula del maestro Michael Haneke. Como a muchos de nosotros, se le quedar grabada en su retina las enormes interpretaciones de Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva, la maravillosa protagonista de aquel inolvidable film de Alain Resnais: Hiroshima mon amour [1].

A diez metros de la salida del cine, un joven ciudadano cataln le dirigi unas palabras. Es usted Mas-Colell, le pregunt? La gran matemtica chilena, compaera del conseller neoliberal, profesora de Aula (la cara academia europea privada, donde no se practica la inmersin lingstica y en la que estudiaron los hijos del president Mas, el independentista) le ayud en su respuesta: s lo era. Jordi Santiago, este es el nombre del ciudadano indignado y rebelde, tuvo el coraje de proseguir haciendo observaciones crticas sobre la prctica econmico- poltica, realmente existente, del conseller. Traduzco y resumo: Deje de destrozar a las clases trabajadoras catalanas, deje de destrozar el pas.

Don Mas-Colell agit manos y brazos, y se alej molest. Que le dejarn en paz, pareci decir. El ciudadano crtico haba sido muy descorts en su opinin. Probablemente pensara tambin que circulaba por algn sendero que atravesaba o se aproximaba a la locura poltica izquierdista.

Pero no es el caso evidentemente. Lo contrario es ms verdadero. De descortesa nada y de locura an menos. La accin de Jordi Santiago nos ensea a todos, nos debera ensear a todas. Pero, ms all de lo sucedido, hay algo en comn entre ellos? S, lo hay.

Mas-Colell, como es sabido, adems de un destacado cuadro poltico universitario del PSUC en tiempos de silencio, represin y rebelda, fue un alumno-discpulo de Manuel Sacristn. El autor de Sobre Marx y marxismo habl de l en ms de una ocasin en sus clases de Metodologa de las Ciencias Sociales. Senta admiracin, reconoca la complejidad matemtica de los trabajos del catedrtico de Harvard. En alguna ocasin lleg a conjeturar sobre la posibilidad de que Mas-Colell, que le sola visitar en su casa de Diagonal, fuera el primer Nobel espaol (y/o cataln) de Economa.

Jordi Santiago no es nada de eso. No ha podido serlo. Activista desde hace muchos aos, es actualmente un joven licenciado en paro. Como tantos otros jvenes. Lo conoc hace ms de veinte aos, en el nocturno del Instituto Puig Castellar, los estudios que fueron anulados-liquidados posteriormente por el conseller socialista Ernest Maragall. Fuera el nocturno de Santa Coloma de Gramenet!, exclamara. Sus serviles subordinados tomaron nota.

Fui su profe de filosofa y le habl -cmo no hacerlo?- de Sacristn. Jordi tom nota y se convirti en un lector apasionado de la obra del gran lgico marxista y de la de su discpulo y amigo Francisco Fernndez Buey.

Quin representa mejor el legado filosfico-poltico de uno de los grandes pensadores de la cultura catalana y espaola, un filsofo de una pieza que apenas cuenta en las cuentas y narratividades de hoy en da? La respuesta parece evidente: el gran catedrtico, el actual conseller.

Pero no es as, en absoluto. Una pista para que rectifiquen, si esa ha sido su primera impresin (que no creo), que copio de una entrevista, la ltima probablemente, que le hizo al autor de Contribucin a la crtica del marxismo cientificista el historiador, activista y cristiano socialista-comunista Jaume Botey [2], un amigo de ambos: La primera cosa que querra decir es que a mi lo de considerarme marxista o no, siempre me ha parecido una cosa secundaria. Aunque pueda parecer otra cosa desde fuera, no es mi asunto. Tambin para Manolo Sacristn lo de ser marxista era tan secundario que en discusiones bastante serias que tuvimos con amigos y colegas Manolo quera considerarse fundamentalmente comunista. Yo tambin. Para mi, el marxismo es una historia de la que han salido muchas cosas. Siempre consider que eso del marxismo haba pasado a ser uno de los elementos de la cultura superior y que, para entendernos, haba marxistas de derechas y marxistas de izquierdas. La lnea divisoria de la lucha social y poltica en nuestro mundo, no pasa por ser marxista o no marxista....

Creo, prosigue Francisco Fernndez Buey, que hay que hacer un esfuerzo por superar confesionalidades de cualquier tipo y caminar hacia una cultura laica tolerante, consciente de las dificultades, de lo que ha sido la cultura laica de izquierdas hasta ahora. Sacristn tena muy claro, seal tambin, que uno de los problemas principales del marxismo es que nunca ningn marxista haba dicho nada interesante sobre un tema tan clave para las personas como la muerte. Nuestras cosmovisiones, que se pretenden globalizadoras, no tienen explicaciones para casi nada de lo profundo, no slo de la muerte, sino de casi ninguno de los grandes problemas de la persona, por ejemplo de la relacin entre mi yo privado y mi yo pblico. Estudiar la tragedia de Gramsci podra ayudarnos a vislumbrar algo en esta lnea.

Jordi y yo no coincidimos en este punto con nuestros maestros. Tanto Sacristn como Francisco Fernndez Buey, entre otros desde luego, han dicho cosas esenciales sobre aspectos claves de nuestras vidas. Por ejemplo: la de mirar el mundo desde la posicin de los de abajo, la de ir en serio, la de no transigir con la injusticia y la explotacin.

Notas:

[1] Una conjetura insustantiva: Es significativa la presencia de la palabra amour en el ttulo de ambas pelculas?

[2] Francisco Fernndez Buey, la incesante bsqueda de una alternativa de izquierda, por Jaume Botey. IGLESIA VIVA, n 246,abril-junio 2011, pp.73-90.

Salvador Lpez Arnal es miembro del Front Cvic de Catalunya Somos Mayora

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter