Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-01-2013

Probar. (Oficio de trashumante).

Gustavo Duch
Palabre-Ando


Llegan aos de malos tiempos para quienes trabajan con vocales y consonantes. Se avecinan tempestades que prohibirn que la informacin y opinin que puedan sembrar provenga de sus propios silos cerebrales. ―Ser ajena, o no ser ―dice la Organizacin Mundial del Comercio de Palabras, que dictaminar qu letras utilizar y cmo enlazarlas; y nada de intercambiarlas ni conservarlas para prximas temporadas.

La Agencia Europea de Seguridad Emocional velar porque sus divagaciones no puedan mermar la aparente paz del consumidor, censurando las que puedan generar verdadera ternura o legtima rebelin. A quien se le ocurra arar un campo para producir policultivos de pensamiento lo colgarn en la plaza mayor.

La tierra frtil donde habitan y proliferan letras, alimento para la germinacin de palabras que luego se transformarn en prrafos o sonetos que, bien mezclados, pueden ser textos o canciones listas para divulgar, estar cada vez ms controlada por unos pocos editorialistas represores. Sus dominios abarcarn todos aquellos continentes que puedan dar buenas o malas ideas.

Y despus de muchas horas, de sol a sol, de hincar los codos frente al teclado -como si pertenecieran al sector primario- recibirn desprecio, pues la escritura no tendr ni valor ni precio; sern comerciantes de una mercanca ms. Porque a poco que aprieten ms con las normas de distribucin ya no sabrn con quien compartir su cosecha. Muchos distribuidores con la crisis- van cerrando, y los que quedan son escaparates de la industria del texto, montona genticamente hablando, intoxicada hasta las orejas y de consumo arriesgado. Eso s, entras con poco presupuesto pero sales con el carrito lleno de materia prima inservible, de muy mal cocinar y de peor digerir. Tanto es as que la Unin Europea ha contabilizado que en esta cadena de la industria cultural ms de la mitad de lo producido, acaba derrochndose.

A quienes escriben, los quieren maltratar como hacen con campesinas y campesinos? Quien siembra vientos, recoge tempestades?

Aprehendiendo de la agroecologa y la soberana alimentaria, lo sabemos: para comer sin cerrar la boca no queremos mercados globalizados ni circuitos comerciales convencionales.

El contacto directo con las personas lectoras, las pginas alternativas, los libros libres o a las radios independientes son los mejores canales sin interferencias- como desde hace 50 regalos, lo hace La Fertilidad de la Tierra.

Me dicen que la artesana de la escritura a pequea escala y la recitacin en pequeos corros est poco retribuida pero que en ella descubres suficiencia y diversin. Con mucho gusto, probar.

sl_closing_libraries_stupid



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter