Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Usos y abusos de Hait
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2013

Hait: Reflexiones de un integrante de la Brigada Dessalines, sobre la realidad de un pas ocupado
Cuando la soberana se vuelve una utopa

Facundo Ramos
Alba TV


Hoy el 70% de la poblacin haitiana es campesina, es decir vive directamente de la tierra.

Hoy el 60% de los alimentos consumidos en territorio haitiano son importados.

Por qu un pas que tiene 7 millones de personas produciendo alimentos no puede darle de comer a las 10 millones de personas que lo habitan? Ac es cuando empieza la novela

Segn las agencias de cooperacin internacional, las causas se encuentran en el modelo productivo atrasado, en la falta de tecnologa de punta y en la inviabilidad de cualquier modelo productivo que no est basado en la tecnologa de insumos promovida por las multinacionales del agronegocio.

Esto es MENTIRA. Hait se autoabasteci de alimentos 150 aos, hasta hace 30 aos exportaba alimentos y no lo haca produciendo sobre el modelo de agricultura industrial difundido a partir de la llamada revolucin verde. Entonces?...

Alguien est comandando este proceso de destruccin de la soberana alimentaria mediante la despoblacin del campo y la prdida de la capacidad productiva. No hace falta indagar mucho para entender que ese alguien es Estados Unidos. Tampoco para ver cules son los objetivos que persigue.

Ante la pregunta por qu a EE.UU. le interesa afectar la produccin agropecuaria haitiana? Algunas de las muchas respuestas

1) EL ARROZ

Hait hace 30 aos se autoabasteca del arroz, que es la base de la dieta de su poblacin. Hoy es el tercer comprador ms grande, a nivel mundial, de arroz proveniente de los EE.UU. Esto es consecuencia directa de las polticas norteamericanas en el pas y tiene dos beneficios estratgicos para EE.UU.: por un lado, acta como buffer a sus exportaciones ante las variaciones anuales de su produccin interna, ya que no tiene cuotas fijas a cumplir con Hait; y por otro lado, somete a los gobiernos del pas caribeo a un mayor grado de dependencia, ya que ante cualquier medida que afecte los intereses imperiales, EEUU no tiene ms que frenar los barcos de arroz que salen de Miami para agudizar el asedio de hambre al pas y presionar al gobierno de turno.

2) CAMPESINO: A LA MAQUILA!

La mano de obra no calificada, barata y exenta de cualquier derecho laboral es hoy un bien codiciado para el capital internacional y sus maquiladoras, ms an si los neo-esclavos estn disponibles cerca de los grandes centros de consumo. Por esta razn, en los ltimos 4 aos se instalaron en Hait 18 zonas francas, con cientos de maquiladoras que en el mejor de los casos llegan a pagar un salario de U$D 2 diarios a sus trabajadores.

Sabiendo que en Hait hay millones de campesinos, sacarlos del campo y meterlos a trabajar en las maquilas es a todas luces beneficioso. Es con este objetivo que se boicotea la produccin agrcola y se incentiva la reconversin de los agricultores hacia producciones que utilicen menos mano de obra. El mximo ejemplo en esta materia es el proyecto que, impulsado por la USAID, apuesta a reconvertir los arrozales en plantaciones de mango y banana, que utilizan 11 veces menos mano de obra.

3) DONDE ENTRA UNA MINA SALEN MILES DE AGRICULTORES

El territorio haitiano est cubierto en casi el 80% por montaas. Sobre estas montaas hay campesinos y debajo de ellas: oro, plata y cobre. Desde el 2010 se instalaron en el pais 11 proyectos de mega minera en manos de siete empresas (todas ellas provenientes de EEUU y Canad).

Como lamentablemente ya lo sabemos en Argentina, este tipo de minera consume grandes cantidades de agua. El agua es un bien escaso e indispensable para los campesinos que deben emigrar de sus territorios a medida que las vertientes y arroyos se secan y se va volviendo imposible el -ya de por s muy difcil- arte de ser agricultor en estas regiones montaosas.

Viendo algunos de los objetivos que persiguen los EEUU al atentar contra la soberana haitiana, es interesante tambin evaluar algunas de las metodologas y herramientas que emplean a la hora de hacer realidad estas polticas.

1) LAS ONG y AGENCIAS

Son la cara ms amigable del imperio. Segn dicen, vienen a ayudar solidariamente a los pobres y desamparados. Manejan grandes cantidades de dinero que destinan fundamentalmente a: Cooptar y desarticular movimientos y organizaciones populares; donar alimentos para deprimir los precios internos; afectar la produccin local e importar sus productos; introducir semillas e insumos del agro negocio en las producciones locales para, una vez perdidas las semillas criollas, comenzar a vender las semillas importadas y su paquete de insumos asociado; promover cultivos que necesiten poca mano de obra para dejar campesinos desocupados que trabajen en las maquiladoras. La madre de todas estas organizaciones es sin lugar a discusin la USAID.

2) LAS PRESIONES POLITICAS

La embajada de EE.UU. en Puerto Prncipe tiene ms de mil funcionarios. Muchos dicen que es la casa de gobierno, y muy lejos no estn de la realidad. A modo de ejemplo, el primer ministro Laurenth Lamothe es un confeso ttere de los EE.UU. y todas sus decisiones responden a la embajada. Estas decisiones contradicen muchas veces la voluntad del actual presidente Michel Martelly, pero esto no parece importar demasiado.

3) EL GARROTE

Intervenir tan abiertamente en el pas ms pobre del hemisferio -un pas que tiene 80% de subalimentacin y una esperanza de vida que no supera los 50 aos-, naturalmente genera mucho malestar entre los pobladores, que ven, no sin razn, a los blancos como la causa de todos sus males. Este malestar deriva en inestabilidad poltica y dificulta el ingreso de los capitales. Pero para esto tambin hay solucin, y ah entra en juego la MINUSTAH, una tropa que proviene mayoritariamente de pases sudamericanos, que cuesta 800 millones de dlares al ao (el presupuesto total del estado haitiano es de 1000 millones). La MINUSTAH no tiene, en la prctica (aunque s en el discurso) otra funcin ms que la de reprimir a un pueblo cansado ya de tanta explotacin y condiciones de vida tan miserables y as mantenerlo callado y quieto mientras se contina saqueando su territorio y explotando su trabajo.

En un pas donde el hambre es un problema cotidiano, la prdida de soberana alimentaria sale a la luz de forma ms evidente y dramtica. Pero an as, queda claro que es slo una de las facetas de la prdida de soberana general, que abarca tambin los planos territoriales, polticos, econmicos y culturales. Para la existencia del imperialismo, es condicin la prdida de soberana nacional de los pases pobres en manos de los pases imperialistas. Por lo tanto, luchar por la soberana nuestramericana es ser antimperialista y ser antimperialista es el nico camino para ser libres.

El caso haitiano no es algo lejano y aislado de nuestra realidad. Las mismas empresas de agronegocio y los mismos capitales mineros son los que explotan hoy los recursos que constituyen la base de la economa argentina.

Facundo Ramos es militante del Frente Popular Daro Santilln - Corriente Nacional e integrante de la Brigada Dessalines, de Solidaridad con Hait

Fuente: http://www.albatv.org/Cuando-la-soberania-se-vuelve-una.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter