Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2013

Asesinato de lder campesino rememora represin dictatorial

Fabiana Frayssinet
IPS, Ro de Janeiro


Segn el MST, el gobierno actual no solo no consigui resolver el problema de 150.000 familias acampadas a la vera de carreteras esperando tierras, sino que aument la concentracin agraria, inclusive en manos de empresas de capital extranjero.

La ejecucin de un dirigente del Movimiento Sin Tierra en una plantacin de caa de azcar en el sudoriental estado brasileo de Ro de Janeiro, donde en los aos 70 eran incinerados opositores a la dictadura, refresca un captulo de la historia ms trgica de este pas. En el libro "Memorias de una guerra sucia", el exagente de Departamento de Orden Poltico y Social, Cludio Guerra, relata la incineracin de 10 militantes de izquierda, para no dejar rastros, en el horno de la Usina Cambahyba, en Campos dos Goytacazes, un municipio del norte del estado de Ro.

Ahora, 40 aos despus, el nombre de este complejo agrcola-industrial de siete haciendas de 3.500 hectreas vuelve a estar vinculado a la represin de una voz molesta, pero en plena democracia.

Ccero Guedes, de 54 aos, era un importante lder del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) que encabez la ocupacin de predios en la Usina Cambahyba que dio origen al campamento Luiz Maranho.

"Era una figura muy simblica, y con ello quisieron dar un mensaje muy fuerte al MST, que est organizando a los trabajadores por la tierra en la regin", dijo a IPS uno de sus dirigentes nacionales, Marcelo Duro.

"Estamos ante un enfrentamiento con las fuerzas opresoras de la regin", seal tras recordar a Guedes como "un fuerte militante, coherente y muy centrado en la lucha por la tierra, y una referencia en la produccin agroecolgica".

Para Marcos Pedlowski, profesor de la Universidad Estatal del Norte Fluminense que desde 1998 estudia all la cuestin agraria, el asesinato "es claramente un intento por quebrar la organizacin y no es una disputa pequea". La figura de lder asesinado "concentraba la imagen de los esfuerzos de la lucha por la tierra", agreg.

El dirigente del MST muri por el impacto de al menos 10 disparos tras caer en una emboscada la madrugada del 26 de este mes cerca del complejo industrial caero. Volva en bicicleta de una de las tantas reuniones para regularizar la situacin de las 100 familias de campesinos del campamento.

La disputa por la tenencia de la tierra con grandes empresarios en esa regin "se ha agravado por la morosidad en la tramitacin de procesos judiciales que involucran inmuebles considerados improductivos y, por lo tanto, sujetos a expropiacin para la reforma agraria", observ la secretaria de Derechos Humanos de la Presidencia de Brasil, Maria do Rosrio Nunes. El caso de Cambahyba es "ilustrativo", aadi la funcionaria en un comunicado.

La autorizacin judicial de la expropiacin de agosto de 2012, que permitir dar continuidad efectiva al proceso, fue emitida 14 aos despus del dictamen del Instituto de Colonizacin y Reforma Agraria (Incra).

"El teln de fondo (del asesinato) es la lentitud de la justicia federal", coincidi en entrevista con IPS el diputado estadual Marcelo Freixo, del Partido Socialismo y Libertad y presidente de la Comisin de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa de Ro de Janeiro.

"Los latifundios de esa regin de procesamiento de caa estn en bancarrota, con deudas al Estado en un rea de gran concentracin de pobreza y sin tierra. Es donde el Incra tiene que garantizar la reforma agraria", seal.

Esos latifundios pertenecieron al ahora fallecido Heli Ribeiro Gomes, ex vicegobernador de Ro de Janeiro, que pasaron a sus herederos.

En el mencionado libro, Guerra relata que se aprovech de la amistad con Ribeiro Gomes para desaparecer los cuerpos de los militantes izquierdistas usando el ingenio.

La versin es "absurda", segn los familiares de Guerra, pero la historia no desmiente otros hechos tan macabros como ese, inclusive en la actualidad, como los asesinatos de Guedes y de otros activistas rurales que no tuvieron tanta repercusin.

"Nos dicen que fueron cremados 10 militantes. Pero podemos creer que fueron muchos ms", destac Duro. La zona es famosa por la violencia histrica contra los trabajadores rurales de parte de familias azucareras y de sus "matones".

Duro llam la atencin sobre la "brutalidad" del asesinato, de "forma premeditada" con unos cuatro disparos en la cabeza y seis en el lado izquierdo del trax.

Freixo apunt que "fue un asesinato grupal, una emboscada., y no se llevaron nada. Claramente fue una ejecucin".

El norte fluminense no ha cambiado mucho desde esos aos de dictadura (1964-1985) ni de siglos anteriores, cuando la explotacin de la caa de azcar remita a las primeras formas de esclavitud en Brasil. Al menos en lo que se refiere a temas esenciales como la propiedad de la tierra, la explotacin humana y la violencia.

En 2009, un informe del Ministerio de Trabajo seal a Campos dos Goytacazes como la regin con el mayor nmero de casos de trabajadores en condiciones anlogas a la esclavitud en pleno siglo XXI, precis Freixo. No es de extraar cuando se considera que ese territorio fue el ltimo en abolir la esclavitud.

Pedlowski, autor del libro "Desmontando el latifundio. Saga de la reforma agraria en el norte fluminense", destac la concentracin de la propiedad agraria, vinculada al monocultivo de caa y a la violencia.

El coeficiente Gini, que mide la desigualdad y que va de cero a uno, ubica a Campos en 0.8 en la escala de concentracin de la tierra, la mayor del estado de Ro de Janeiro.

"Las familias que mandan en Campos son las mismas", en una regin que es "cuna tradicional de la extrema derecha, como (la organizacin catlica hoy disuelta) Tradicin, Familia y Propiedad", y que incorpor los escndalos de corrupcin poltica de los nuevos tiempos.

Guedes luchaba de modo ferviente contra los el uso de productos qumicos txicos en la agricultura, adems de combatir esa injusticia secular. Es que fue cortador de caa en el norteo de estado de Alagoas antes de unirse al MST en 1996 y conseguir su tierra en el asentamiento Zumbi dos Palmares.

Padre de cinco hijos, el campesino promova una huerta agroecolgica y era una referencia en las ferias de esos productos y en la coordinacin local para el gubernamental Programa de Adquisicin de Alimentos, que estimula la agricultura familiar para abastecer las meriendas escolares.

"l no aprenda en la universidad. Los dems aprendamos con l", cont Pedlowski.

"Su vida giraba en torno del MST. Haca muchos sacrificios para conseguir colectivos de comercializacin en la produccin. y no se satisfaca con tener garantizada su tierra. Iba al frente de las dems ocupaciones. Era su animador", enfatiz.

"Eliminar a un lder expresivo como l muestra el grado de impunidad y de parlisis de la reforma agraria, especialmente tras la llegada al gobierno de Dilma (Rousseff)", concluy.

Segn el MST, el gobierno actual no solo no consigui resolver el problema de 150.000 familias acampadas a la vera de carreteras esperando tierras, sino que aument la concentracin agraria, inclusive en manos de empresas de capital extranjero.

Un informe del Incra indica que en 2012 invirti unos 1.050 millones de dlares y benefici a 23.000 familias en 117 asentamientos.

El ao pasado, aade, el organismo consigui que se decretara de inters social 31 inmuebles para fines de reforma agraria.

http://www.ipsnoticias.net/index.asp


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter