Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2013

Entrevista a Alberto Acosta, candidato a la eleccin presidencial
La revolucin ciudadana, el modelo extractivista y las izquierdas crticas

Franck Gaudichaud
Revista Viento Sur


La revolucin ciudadana en Ecuador es uno de los smbolos de las experiencias post-neoliberales sudamericanas y el gobierno de Rafael Correa es considerado frecuentemente una referencia por numerosas izquierdas europeas. Las prximas elecciones presidenciales tendrn lugar en ese pas el 17 de febrero de 2013, en una coyuntura poltica en la que la oposicin conservadora ha sido incapaz de presentar una candidatura nica y el gobierno conserva una muy fuerte ventaja en los sondeos, aunque con un leve descenso despus de seis aos en el poder. Hace dos aos, hicimos un primer balance crtico de la experiencia ecuatoriana en el curso de una conversacin con el intelectual y expresidente de la Asamblea Constituyente, Alberto Acosta /1. Acosta es ahora candidato a la presidencia por la Unidad Plurinacional de las Izquierdas, coalicin que agrupa a una decena de organizaciones que van desde el centro-izquierda a la izquierda radical, entre ellas Pachakutik (partido indgena considerado el brazo poltico de la Confederacin de Nacionalidades Indgenas de Ecuador, CONAIE) y el Movimiento Popular Democrtico, de origen maosta, que cuenta con una implantacin sindical notable (sobre todo en la enseanza). Ahora hemos podido continuar esa conversacin y el debate fraternal que habamos iniciado para comprender los procesos en curso en el campo poltico de las izquierdas ecuatorianas.

F. Gaudichaud: Alberto, estamos en pleno proceso poltico electoral nacional en Ecuador, pues los comicios presidenciales que tendrn lugar el prximo mes de febrero 2013. T has sido una figura destacada de Alianza Pas, ministro asamblesta, presidente de la asamblea constituyente, y ahora apareces como cabeza de una candidatura de oposicin de izquierda /2 al gobierno del Presidente Rafael Correa. Qu es lo que pas? Cmo explicar esta situacin y tu propio recorrido poltico personal?

A. Acosta: En la actualidad, el gobierno de Rafael Correa se asemeja a un mal conductor de bus de esos que pone direccionales a la izquierda cuando en realidad gira a la derecha.

El gobierno de Correa ya no es un gobierno de izquierdas, mucho menos revolucionario y menos aun de los ciudadanos. Este es un gobierno que perdi su brjula en el camino y que como mxima expresin de su contradiccin, ahora pretende destrozar uno de los mayores logros de este proceso: la Constitucin de Montecristi, aprobada por amplia mayora del pueblo ecuatoriano en septiembre del 2008. En este sentido cabe sealar que las violaciones a la Constitucin del Ecuador por parte del gobierno del presidente Correa son mltiples y podra pasarme horas enteras narrndolas.

El propio presidente de la Repblica, que defendi hace cuatro aos la Constitucin calificndola como la mejor del mundo y que durara segn l trescientos aos, seala ahora que esta Constitucin tiene demasiados derechos, que es hipergarantista y que por lo tanto hay que modificarla. No te suena esta retahla al discurso que los gobiernos llamados liberales o neoliberales han expresado en otras ocasiones, respecto a leyes que les condicionaban porque garantizaban los derechos de ciudadanos o de los consumidores? Correa se convirti en un personaje que ya no quiere respaldar una Constitucin que l mismo ayud a elaborar y aprobar. Ese es el signo de la evolucin del gobierno ecuatoriano.

Pero en el plano internacional y en las filas de gran parte de las izquierdas mundiales se le describe como un gobierno progresista consecuente, en accin, reformador. El gobierno de la revolucin ciudadana aparece como un gobierno de cambio social, que podramos calificar de tipo posneoliberal, y es cierto segn lo que he podido comprobar aqu en Quito y en el resto del pas que hubo avances concretos en varias temticas: cambios fiscales progresivos, reformas sociales reales, planes pblicos destinados hacia los sectores ms pobres, grandes planes de construccin de infraestructuras, en particular en las regiones postergadas hasta el momento (como parte de la costa o de la Amazonia)

Las reformas a las que haces alusin son ciertas. Y si comparsemos el gobierno de Correa con los gobiernos anteriores, llegaremos a la conclusin de que ste es un gobierno mejor que los que hemos tenido antes, los cuales por cierto fueron tan malos que dicha comparacin es, en s mismo, casi un insulto. Si me preguntas si el gobierno de Correa es mejor que el de Gustavo Noboa, el de Lucio Gutirrez u otros del estilo, te dir que as es, pero tambin te preguntar: cul es el mrito que eso tiene? Las personas que nos comprometimos con la propuesta de cambio que originalmente propona el proyecto de Alianza Pas, no queramos solo un mejor gobierno, queramos un gobierno que transformara las estructuras del pas, que haga una verdadera revolucin democrtica basada en la participacin ciudadana. La Unidad Plurinacional de las Izquierdas en la actualidad plantea un gobierno en el que se tomen decisiones de manera democrtica, participativa, consensuada, y no un gobierno con un estilo personalista, autoritario o caudillesco, que eso es lo que tenemos ahora.

Se lee a menudo en revistas acadmicas y bajo la pluma de algunos autores de la izquierda crtica a Correa, que este gobierno tendra rasgos autoritarios. En qu sentido es realmente justificado afirmar eso, si la revolucin ciudadana parece ser antes de todo un proceso democrtico, que incluso ha abierto algunas instancias de consulta de la poblacin?

Cierto es que han existido muchos procesos electorales y referendos en este perodo, pero las elecciones no garantizan la democracia. Recordemos que muchas veces los tiranos y los dictadores recurrieron a las elecciones y a los plebiscitos y recurrieron a este tipo de legitimacin institucional. Por lo tanto, y lejos de cuestionar los procesos de voto protagonizados por la ciudadana en Ecuador, digo que la democracia as entendida tendra que evaluar tambin si las disidencias tienen el mismo acceso a informar a la ciudadana sobre sus posiciones que las que tiene el gobierno, si la utilizacin del aparato del Estado para campaas electorales por parte del partido de gobierno no es una deslegitimacin del proceso, etc.

Nuestra apuesta va ms all de la democracia representativa y de plebiscitos, donde se utiliza de forma desproporcionada las herramientas del Estado para intoxicar la informacin destinada a los ciudadanos y las ciudadanas. Para serte sincero: en ninguna parte de este gobierno hay ya espacios reales de toma de decisiones junto con la ciudadana. Por eso nos pronunciamos por una democracia radical. Me llamars utpico quizs, pero si vivieses aqu todo el ao, veras que la propaganda gubernamental es una farsa y, como teorizaron ya hace muchos aos, pensadores antifascistas de la escuela de Frankfort como Adorno o Horkheimer, la propaganda manipula a los hombres; al gritar libertad se contradice a s misma. En resumen, la falsedad es inseparable de la propaganda. Es precisamente esta situacin la que permite que no se respeten muchos de los derechos constitucionales, incluso los ms bsicos. Sea el derecho al trabajo o el derecho a la resistencia, ambos reconocidos en nuestra Constitucin.

Para poner un par de ejemplos respecto a la violacin del derecho al trabajo, puedo referenciarte como desde la emisin del decreto presidencial 813, que establece la compra de renuncias obligatorias en la funcin pblica, se habilit una lgica perversa de despidos que ha dejado ya a miles de funcionarios fuera del servicio pblico y que continuar sirviendo de herramienta para despedir ms trabajadores. Ni los neoliberales se atrevieron a proceder con despidos intempestivos a funcionarios pblicos de esta manera. De igual manera, el presidente Correa hace algo ms de un ao, vet la ley del comerciante minorista, que garantizaba a todos los comerciantes minoristas que son la mayora en el pas seguridad social y otros beneficios; mientras tanto el gobierno como los gobiernos municipales siguen persiguiendo a los trabajadores informales en las calles e incautando los productos que venden, en contra de lo que manda la Constitucin. En lo que respecta al mbito de las disidencias, hoy hay ms de doscientos lderes populares en los bancos de los tribunales, acusados incluso por sabotaje y terrorismo, utilizando leyes de la poca de los gobiernos oligrquicos, en un pas en donde no hay terrorismo. El derecho a la resistencia ha quedado proscrito y en las crceles ecuatorianas hay ms de una decena de jvenes detenidos sin justificacin legal. Elementos como los que he sealado demuestran que no hablamos ya de un gobierno revolucionario, me atrevera a decir que ni siquiera de izquierdas.

De qu revolucin estamos hablando? Se violan tambin de forma sistemtica derechos vinculados a la autonoma de los gobiernos locales y a la descentralizacin. Estamos absolutamente de acuerdo con el retorno del Estado despus de que ste quedase reducido a su mnima expresin tras casi tres dcadas de neoliberalismo, pero somos opuestos a que dicho Estado minimice el trabajo de las prefecturas y de los municipios, que estn siendo a este rato aplastados por el gobierno central por un nuevo proceso de centralismo. El gobierno corresta est plasmando una suerte de Estado hobbesiano que est atentando en contra los derechos de la ciudadana. Un modelo de Estado que dictamina entre otras barbaridades que la ciudadana tenga prohibido tomarse una cerveza o una botella de vino los das domingo. A ti te parece que hechos de esta naturaleza definen a un Estado como revolucionario? A m, ms bien me da la sensacin de que son propios de un gobierno, en esencia, bastante conservador.

Entonces para ti y la alianza que representas en estas elecciones, este gobierno habra dejado de ser un gobierno de izquierdas?

Los ecuatorianos ya nos hemos acostumbrado a ver a un presidente cantar junto a sus ministros todos los sbados el Hasta siempre Comandante Che Guevara, pero tambin vemos que mientras tanto no se hace la reforma agraria, a pesar de que nuestra Constitucin prohbe los latifundios, el acaparamiento y la privatizacin del agua. El propio presidente de la Repblica ha repetido en innumerables ocasiones que l no cree en la reforma agraria, sealando como lo podra hacer cualquier patrn de hacienda ecuatoriano que repartir la tierra es repartir miseria. Cabe indicar que el ndice de GINI de concentracin de tierra en Ecuador es del 0.81. La concentracin del agua es an mucho ms pronunciada (los campesinos representan al 86% de los usuarios del agua de riego, y controlan el 13% del agua de riego, los terratenientes representan menos del 1% de las unidades productivas agrcolas, y controlan el 64% del agua riego). Es decir, estamos hablando de un pas donde la tierra y el agua se concentran en muy pocas manos, mientras la miseria indgena mayoritariamente campesinos es superior al 50%.

Todo lo que expreso con anterioridad no pretende negar la existencia de mejoras en determinados aspectos. Pero hay que tener en cuenta que este gobierno es el que mayor nmero de ingresos fiscales ha tenido en toda la historia del Ecuador; por cierto se ha beneficiado en el mbito petrolero en gran parte debido a los incrementos del precio del crudo en el mercado internacional. Esta situacin ha permitido sostener una poltica de subsidios que no de transformacin que hace que determinados sectores sociales caigan en las redes clientelares del gobierno. Sin embargo, las contradicciones son enormes y la concentracin de la riqueza en pocas manos es algo difcil de justificar en un gobierno que lleva seis aos de mandato y que se autodefine a s mismo como revolucionario; gobierno que, adems, es el que con mayores ingresos ha contado de toda la historia de la Repblica.

La concentracin de las ventas en mi pas es tal que el decil de empresas ms grandes controla el 96% de ventas. Las principales actividades econmicas estn concentradas en pocas empresas: el 81% del mercado de las bebidas no alcohlicas est en manos de una empresa, una empresa por igual contrala el 62% del mercado de la carne, cinco ingenios (con tan solo tres dueos) controlan el 91% del mercado del azcar, dos empresas el 92% del mercado del aceite, dos empresas controla en 76% del mercado de los productos de higiene y as podramos seguir enumerando, uno por uno, otros sectores productivos y comerciales. Las ganancias de los cien grupos ms grandes se incrementaron en un 12% entre 2010 y 2011, y se acercan a la astronmica cifra de 36.000 millones de dlares. En este sentido es necesario destacar que las utilidades de los grupos econmicos en el perodo 2007-2011 crecieron en un 50% ms que en los cinco aos anteriores, es decir durante el perodo neoliberal

Si bien, por mandato constitucional, la banca y los banqueros ya no pueden tener propiedades ajenas a las relativas a su actividad especfica, el crecimiento de beneficios de la banca privada fue sostenido. En el ejercicio del ao fiscal 2011, dada la liquidez registrada por la economa ecuatoriana, el sector bancario increment sus utilidades en 52,1% en relacin al ao anterior. Entre enero y diciembre de 2011, la banca privada registr utilidades superiores a los 400 millones de dlares; en estos cinco aos de gobierno de Rafael Correa, incluyendo el ao crtico del 2009, el promedio anual de dichas utilidades bordea los 300 millones. Curiosamente, ms del 40% de los depsitos a la vista y a plazo fijo de COFIEC, una entidad financiera del Estado, han sido colocados en el Banco de Guayaquil, de propiedad del candidato-banquero Guillermo Lasso banco que adems se beneficia por ser uno de los que entrega el bono de desarrollo humano.

Fjate hasta donde llega el poder de los grandes grupos del capital ecuatoriano: la Constitucin de Montecristi prohbe el cultivo de transgnicos en el pas, sin embargo ahora Correa quiere permitir dichos cultivos a travs de una reforma constitucional. A quin interesa esto? Hay una empresa nacional que tiene la representacin de Monsanto en el Ecuador y que domina el 62% del mercado de la carne, que podra ser la gran beneficiada.

Los datos que manejo son datos oficiales provenientes de instituciones pblicas. Si determinados analistas polticos dentro y fuera del pas que se autodefinen progresistas, pretenden seguir definiendo a este gobierno como un gobierno de izquierdas, desde mi parecer tal situacin no demuestra ms que la lamentable situacin en la que se encuentra la izquierda a nivel internacional.

En realidad, en vista de que este gobierno quiere ampliar la frontera petrolera y forzar la megaminera, ms que hablar de socialismo del siglo XXI, de lo que deberamos estar hablando es del extractivismo del siglo XXI. Es decir, que este gobierno en lugar de reconvertir su economa nacional en un sistema productivo dinmico, que genere puestos de empleo y que exporte productos con valor aadido, disminuyendo la dependencia del capital transnacional, contina siendo un gobierno dependiente de las transnacionales y suministrador de sus recursos naturales para paliar las necesidades del mercado mundial capitalistas. De verdad crees que se puede pensar que se construye el socialismo, alimentando al sistema capitalista global con materias primas como el petrleo y los minerales que sirven incluso para sus necesidades especulativas?

Exacto, pero al mismo tiempo sabemos que un pequeo pas dependiente y empobrecido como Ecuador, necesita utilizar sus recursos para respondera la inmensa urgencia social y a la pobreza que dej la larga noche neoliberal Cules son tus propuestas respecto al extractivismo y cmo construiralternativas populares y democrticas a este modelo de desarrollo efectivamente predador e insustentable?

Desde las izquierdas que nos hemos ido encontrando al margen del gobierno de Rafael Correa, creemos que es fundamental tener claridad en la necesidad de superar el extractivismo, y esto ha de hacerse con polticas claras. En primer lugar, hay que poner la casa en orden. El Ecuador extrae petrleo con un costo social y ambiental altsimo, exportamos petrleo e importamos derivados de petrleo. El ao 2011, importamos por cuatro mil millones de dlares: esto es mucha plata, demasiada plata me atrevera a afirmar. Entonces, llegamos a la conclusin de que un pas que extrae petrleo pero tiene que importar derivados vive un absurdo. Hay que impulsar la modernizacin de la infraestructura de refinacin, lo que implica la rehabilitacin y repotenciacin de la Refinera Estatal de Esmeraldas. Seguramente se necesitar otra refinera, por eso es necesario revisar lo que se ha hecho para la construccin de la Refinera del Pacfico, procurando, en caso de que convenga a los intereses nacionales su continuacin, que no se provoquen graves afectaciones ambientales por el lugar equivocadamente elegido. Este gobierno lleva seis aos de gestin, dnde est la nueva refinera?, ya repararon la refinera existente en el pas la de Esmeraldas? La respuesta es no.

Aqu hay un problema an ms grave, pues quemamos los derivados del petrleo, incluyendo los importados, para generar electricidad. En seis aos de gobierno han avanzado muy lentamente las obras de construccin de plantas hidroelctricas, sigue sin aprovecharse adecuadamente la energa solar, tampoco la geotermia; algo se ha hecho en el mbito de la elica. No hay una poltica de uso eficiente de la energa.

Este gobierno ha introducido algunas reformas tributarias importantes, pero a todas luces insuficientes. Ms all de que la tasa de presin fiscal en Ecuador (14%) dista mucho de la ms alta de la regin (22%), aun se mantiene un 40% de evasin fiscal. En nuestro gobierno los que ms tienen debern ser los que ms tributen, sobre todo ante los niveles de concentracin econmica que citamos con anterioridad. Si elevas la presin fiscal a los niveles que tiene en la actualidad por ejemplo Bolivia, habra suficientes recursos para financiar la inversin y gasto pblicos, sin apostar por proyectos extractivistas como los de la megaminera, que constituyen una tremenda irresponsabilidad ambiental para las generaciones futuras, a ms de que no cumplen con las perspectivas econmicas con que son presentados. Cabe recordar en este sentido que la presin tributaria en Europa es de ms del 40%, en EE UU del 36%, en un pas como Suecia est en torno al cincuenta y pico.

Si bien en el Ecuador se ha recaudado notablemente ms en este gobierno que en anteriores, vuelvo a preguntar: te parece que estemos ante un gobierno revolucionario?

Recordemos que entendemos por reformas el corregir errores el sistema vigente, mientras que cuando hablamos de revolucin nos referimos a traspasar el poder de unos actores a otros.

Frente a esta situacin, qu programa poltico defienden colectivamente? Puedes presentarnos un poco que es la Unidad Plurinacional y cules son las perspectivas por la cuales se movilizan?

La Unidad Plurinacional de las Izquierdas surge como respuesta a un gobierno que se distancia de sus principios bsicos y que comienza a violentar sistemticamente la Constitucin. Desde la Unidad Plurinacional se comienza a aglutinar distintas fuerzas progresistas y movimientos sociales con el fin de enfrentar las agresiones de este gobierno.

Nuestra primera accin colectiva se da en el marco de la consulta popular que el presidente convoc en mayo del ao 2011. Las organizaciones que hoy conforman la Unidad Plurinacional nos juntamos en la iniciativa Esta vez No seor Presidente, emitiendo un mensaje muy claro a la ciudadana del pas: no siga con sus prcticas autoritarias seor presidente, estamos en contra de que tome la justicia atentando contra la independencia de los poderes del Estado.

Meses despus, en agosto del 2011, la Unidad Plurinacional se consolidara entorno a un documento de 12 puntos bsicos que luego sirvieron de base para la movilizacin popular denominada Marcha por la Vida, el Agua, y la Dignidad de los pueblos del mes de marzo 2012. La movilizacin fue un importante triunfo de los movimientos sociales, los cuales resistieron provocaciones, represin y contramarchas que, al igual que haca Lucio Gutirrez, realiz el gobierno de Correa.

En agosto 2012, la Unidad Plurinacional decide emprender un proceso inslito en el Ecuador: nombrar a su candidato presidencial a travs de un proceso de primarias y recorriendo todo el pas con sus seis precandidatos, entre los cuales me encontraba.

Ya elegido como candidato de la Unidad Plurinacional para las elecciones presidenciales de febrero 2013, el Consejo Nacional Electoral, organismo al que se le debera presuponer autonoma respecto del Estado, cuestion las firmas que legalizaban a las dos ms importantes organizaciones polticas al interior de la Unidad Plurinacional, el Pachakutik y el Movimiento Popular Democrtico. Basta decir que el presidente y los vocales del CNE estn todos vinculados al partido oficialista, siendo su presidente un ex ministro de Correa y su segundo, un operador poltico del actual canciller de la Repblica. Todos tuvimos que salir a las calles a recoger firmas de la ciudadana demostrando nuevamente al gobierno que no nos iban a atemorizar ni a amordazar. Superado este escollo, inscribimos nuestras candidaturas el da 13 de octubre 2012. La unidad se concret en 34 de las 36 listas posibles de asamblestas nacionales, provinciales y de la migracin, a ms del binomio presidencial, por cierto.

En la actualidad seguimos elaborando conjuntamente con la ciudadana y el tejido social organizado el programa de gobierno, mientras recorremos el pas platicando con los ciudadanos y ciudadanas y tejiendo un sinfn de solidaridades con nuestra propuesta poltica, la cual no se distancia mucho de las propuestas bsicas que tuvo en sus orgenes la revolucin ciudadana. Curiosa paradoja verdad?

No obstante, si analizamos los sondeos y encuestas de opinin independientes, podemos constatar que Rafael Correa sigue teniendo una popularidad muy alta, incluso despus de estos aos de gobierno. No hubiese sido ms efectivo polticamente intentar construir una izquierda radical dentro de Alianza Pas (AP), y as intentar disputarle la hegemona a Correa sobre la mayora de las clases populares, con propuestas alternativas que partan del ala izquierdo de AP?

Esa es una pregunta que podra incorporarla en un libro que voy a escribir algn da y que se llamar Reflexiones para despus de muerto Como todos los mortales, querido amigo, he cometido muchos errores en mi vida y posiblemente seguir cometindolos. Pensar ahora si Alberto Acosta debera haberse quedado al interior de Alianza Pas para dar la pelea con un rgimen que se convierte cada vez ms en autoritario o con un lder que lejos de la participacin democrtica interna se convierte en un caudillo, es una cosa que no sirve para nada. Hoy estamos aqu, dinamizando junto a otros y otras, una perspectiva de oposicin de izquierda al gobierno que presume de ser lo que no es.

Para lograr construir alternativas democrticas de gobierno y poder desde abajo, todos sabemos que se necesita forjar espacios polticos desde y con los sectores populares movilizados y organizados: cul es su relacin con los movimientos sociales?

Nosotros tenemos una muy buena relacin con los movimientos sociales, los cuales estn siendo fuertemente agredidos en este momento por el gobierno. Se les persigue, se les ataca, se les intenta dividir o controlar, este uno de los mayores errores histricos de este gobierno. Si en febrero ganara las elecciones uno de los candidatos de la derecha, cosa que espero realmente que no suceda, el debilitamiento de las resistencias protagonizadas histricamente por los movimientos sociales va a ser la herencia ms triste que dejar este gobierno. Te parece explicable que se autodefina como revolucionario un gobierno que en lugar de fortalecer a las organizaciones sociales y empoderar a la ciudadana, la debilita?

Si comparamos el movimiento social y en particular indgena actual con lo que han sido las grandes luchas antineoliberales de los 1990-2000, es imposible no subrayar una cierta desmovilizacin y hasta cierta apata y fragmentacin. Varios socilogos e intelectuales ms prximos a Correa dicen que no es el que el gobierno haya debilitado al movimiento social, si no que ms bien las luchas llegaron al fin de un ciclo ascendiente, y que adems el gobierno con su orientacin posneoliebral ha respondido a varias de la reivindicaciones de las movilizaciones colectivas del periodo anterior, lo que es bien diferente.

Te parece que tiene que ver con un fin de ciclo que los dirigentes ms cuestionados del movimiento indgena, como es el caso de Antonio Vargas en la Amazona o Miguel Lluco en la Sierra Central, sean los baluartes del oficialismo al interior del movimiento indgena? Te parece que es fruto del fin de un ciclo que los funcionarios del gobierno estn intentando comprar las voluntades de las comunidades indgenas, extendiendo cheques provenientes del excedente petrolero? Te parece que es el fin de un ciclo que haya ms de doscientos lderes sociales con expedientes abiertos por sabotaje y terrorismo en un pas donde todos sabemos que no existe desde hace aos ningn grupo armado?

A mi ms bien me da la sensacin de que es una estrategia gubernamental para atemorizar, dividir y debilitar a los movimientos sociales.

Ahora, desde una perspectiva estratgica ms amplia, digamos de mediano y largo plazo: es posible construir o profundizar una perspectiva realmente posneoliberal, con claros objetivos anticapitalistas y ecosocialistas actualmente en Ecuador?

No solo pienso que es posible, pienso tambin que es indispensable. De lo contrario no habr futuro para el pas, no habr futuro para la democracia, para la vida con dignidad y no habr Buen Vivir. Digo que es indispensable porque tenemos que avanzar en una forma alternativa de organizar la sociedad. En Ecuador, y otros pases de la regin, estamos en un momento que podramos denominar como una fase posneoliberal, pero no poscapitalista. Eso debe de quedarles muy claro a nuestros amigos en el exterior. Nosotros estamos viendo como muy positivo que el gobierno no est atado al Consenso de Washington, pero ahora se han impuesto otras condicionalidades provenientes de China, sobre todo en lo que tiene que ver con los crditos. La envergadura de este problema tendra que ver entonces con cuanto suman los crditos chinos y cul es su importancia para el pas. Este es un tema interesantsimo de averiguar. Es por ello que desde la Unidad Plurinacional nos propusimos completar y actualizar la auditora de la deuda externa y nos comprometemos con la auditoria de los crditos chinos y de todos los crditos que vendrn en el futuro. Tampoco est de ms hablar de las condiciones de eso crditos, los cuales tienen que ver con yacimientos petroleros, yacimientos mineros, grandes obras de infraestructura, tasas de inters elevadsimas (alguno de ms del 9% como es el caso del financiamiento del megaproyecto Sopladora).

Si bien hemos de reconocer avances con respecto a gobierno anteriores, cules son los cambios estructurales reales que se han dado en el Ecuador durante los ltimos seis aos?

Si revisamos la estructura de importaciones y exportaciones, estos cambios no existen, es ms, se permiti que crezca aceleradamente el dficit comercial no petrolero, el cual se aproxima a ocho mil millones de dlares. El gobierno trata ahora de tomar algunas medidas, con las cuales estoy de acuerdo, pero son insuficientes, pues no transforman la estructura del sistema econmico, ni del modelo de acumulacin, algo que reconoce el propio presidente de la Repblica. Por otro lado, sealara algunos aspectos en los que el fracaso del gobierno corresta es rotundo, por ejemplo en el mbito de la produccin. No solamente no hay cambios en la estructura de la produccin, sino que el pas sigue siendo dependiente de los productos primarios, la lgica dependentista se mantiene, y seguimos manteniendo una economa rentista y holgazana en la cual apenas se invierte para producir. Seguimos atados a las condicionalidades del capital extranjero y del mercado mundial. No hay ningn esfuerzo real, en trminos de poltica exterior y comercio, como tampoco hay una propuesta real y seria en el mbito de la produccin. El fracaso es generalizado.

Otro mbito donde ha fracasado el gobierno es en el tema de la seguridad ciudadana, violencia y criminalidad. Los ndices en esta materia han subido de una manera vertiginosa. Si bien es cierto de que el incremento de la inseguridad y la violencia no es culpa ntegramente de este gobierno estamos hablando del crimen mundial organizado, lo que es indiscutible es la carencia de respuestas en este aspecto por parte del Ejecutivo.

Cules seran las condiciones mnimas para emprender un proceso democrtico, desde la dinmica actual que es de carcter postneoliberal a una dinmica anticapitalista y postextractivista?

Para encontrar la hoja de ruta apropiada para el cambio real del sistema en momentos como este, nos sirve mucho la Constitucin de Montecristi. Este tiene varios puntos claves: por un lado, una serie de derechos que configuran el pas que debemos construir nuestro proyecto de vida en comn y el modelo de sociedad del futuro; a su vez y para hacer realidad esto, estn las instituciones que se deben construir, todas ellas han sido violentadas por el control gubernamental durante estos aos, pero seran estas en las que deberamos encontrar garantas para las y los ciudadanos. Por ejemplo, la Constitucin dice que est prohibido el latifundio y el acaparamiento del agua. Dicha situacin debera obligar a un gobierno coherente con el mandato constitucional a proceder con la redistribucin del agua y de la tierra. De igual manera, nuestra Constitucin tiene mandados especficos en lo concerniente a la soberana alimentaria. No estamos hablando de cualquier cosa, dado que cualquier modelo de reproduccin agrcola aplicable en el pas debera estar pensada en el contexto de soberana alimentaria, cosa que choca con la actual propuesta vinculada a los biocombustibles y las semillas transgnicas que el gobierno hoy pretende implementar.

Al contrario de esto, lo que requerimos en realidad es una verdadera reforma agraria, una respuesta que atienda a las pequeas y medianas empresas del campo y de la ciudad, a las cooperativas, a las asociaciones, a las comunidades y a todos esos proyectos comunitarios y asociativos que estn marginados en la actualidad. Lo mnimo que poda haber hecho este gobierno es poner toda esa economa popular y solidaria dentro de las responsabilidades concernientes al Ministerio de Economa, y no en el Ministerio de Inclusin Social como se encuentra al momento. Las pequeas y medianas empresas generan ms del 76% del empleo en Ecuador: las pequeas empresas que representan un 95% de los establecimientos, apenas participan con un 16% de las ventas a nivel nacional. Esa es la realidad del pas, lo que evidencia que los cambios reales no se han dado.

Y el llamado a construir el buen vivir y el sumak kawsay, reivindicado tanto por dirigentes importantes del gobierno como por la oposicin de izquierdas, entran en esta perspectiva?

Con este proyecto de gobierno no es posible alcanzar el buen vivir, se camina en direccin contraria, se est profundizando el mal vivir. Si a esto le sumas que el gobierno ha generado un ambiente de mucho recelo y temor entre los ciudadanos, derivaremos entonces en que el Ecuador insiste en el mal vivir acompaado de un proceso que deja mucho que desear desde el punto de vista democrtico.

Despus de febrero 2013, imaginemos (y es lo ms probable) que gane de nuevo la presidencia, el candidato Rafael Correa: cmo ven desde la alianza que representas el futuro ciclo poltico ecuatoriano?

Primero, esperemos que Correa gane las elecciones frente a la derecha Si bien es cierto que Rafael Correa tiene una alta popularidad segn dicen las encuestas, tambin lo es que el presidente de la Repblica lleg a la consulta popular de mayo del ao 2011 con una popularidad que bordeaba el 80%, y obtuvo tan solo el 47% de los votos. De todas formas, el futuro para la izquierda poltica y social ecuatoriana ser seguir luchando.

Somos conscientes de que nuestra lucha no se acaba en un proceso electoral, por eso hemos dicho que el problema no es solo derrotar al presidente Correa, ganar las elecciones es importante pero no suficiente, porque nuestro objetivo es transformar al Ecuador.


http://www.vientosur.info/

Texto tambin publicado en francs en la revista ContreTemps, N 16, 1er trimestre 2013: www.contretemps.eu


Notas:

1/
Ver: F Gaudichaud, Pensando alternativas, entre la crisis europea y el Yasun. Entrevista con Alberto Acosta , ContreTemps, N8, 2010, pp. 65-74  ; y Ecuador. De la revolucin ciudadana a la transformacin social radical? , Inprecor, n541-542 septembre-octobre 2008 .

2/ Ver: http://albertoacosta.ec.


Franck Gaudichaud es miembro de la redaccin de ContreTemps y del colectivo editorial de Rebelin (ver su pgina). Acaba de coordinar el libro colectivo: Amriques latines. mancipations en construction, Paris, Syllepse, 2013: www.franceameriquelatine.org/spip.php?article1134



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter