Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2013

Qu hace Francia en Mal?

Ignacio Ramonet
Le Monde Diplomatique


El ao 2013 ha comenzado, en Francia y en la regin del Sahel, al son de los caones. El 11 de enero, el presidente Franois Hollande, envi urgentemente a Mal un cuerpo expedicionario para detener un ofensiva yihadista que amenazaba con abalanzarse sobre Bamako. De manera simultnea, en Somalia, las fuerzas especiales francesas lanzaban una operacin para intentar rescatar a un agente secreto tomado como rehn desde haca tres aos por las milicias islamistas shabab, que termin en fiasco. Unos das ms tarde, cerca de la ciudad argelina de In Amenas, en la frontera con Libia, un comando salafista ocupaba un complejo gasstico y ejecutaba a varias decenas de extranjeros antes de que Ejrcito argelino lo aniquilara.

De un extremo al otro, repentinamente, el Sahara est ardiendo. Cules son las causas de tal situacin? En primer lugar se halla la reivindicacin nacionalista tuareg. Los tuaregs, u hombres azules, no son ni rabes ni bereberes. Son los habitante histricos del Sahara, del que controlan, desde hace miles de aos, las rutas caravaneras. Pero el reparto entre las potencias coloniales fragment su territorio a finales del siglo XIX. Y cuando las independencias, en los aos 1960, los nuevos Estados saharauis les negaron el reconocimiento, aunque slo fuera el de una autonoma territorial.

Razn por la cual, concretamente en el norte de Mal (denominado Azawad por los tuaregs) y en Nger, los dos pases donde se sitan las principales comunidades tuaregs, aparecieron muy pronto movimientos armados de reivindicacin nacional. Se produjeron grandes rebeliones tuaregs en 1960-1962, despus en 1990-1995, en 2006 y de nuevo en 2007. En cada ocasin, conducidas por los Ejrcitos maliense y nigerino, las represiones fueron feroces. Huyendo de las masacres, numerosos combatientes tuaregs se enrolaron entonces, en Libia, en el seno de la Legin tuareg del coronel Muamar el Gadafi

La segunda causa de la situacin actual se encuentra en la guerra civil argelina de principios de los aos 1990. Tras la anulacin de las elecciones de diciembre de 1991, virtualmente ganadas por los islamistas del Frente Islmico de Salvacin (FIS), esta guerra vio enfrentarse a las Fuerzas Armadas argelinas contra los insurgentes del Grupo Islmico Armado (GIA). Una organizacin muy aguerrida en la que haba numerosos combatientes que volvan de Afganistn Ronald Reagan los calific de Freedom fighters donde, junto a los muyaidines, haban hecho la guerra a los soviticos con el apoyo de Estados Unidos El conflicto argelino cost la vida a unas 100.000 personas. Termin con la victoria de las autoridades argelinas y la rendicin de las guerrillas islamistas. Sin embargo, una fraccin disidente, el Grupo Salafista para la Predicacin y el Combate (GSPC), decidi proseguir la lucha armada. Acosado por las fuerzas argelinas, busc entonces refugio en la inmensidad del Sahara, prest lealtad a Osama Ben Laden y a Al Qaeda en 2007, y adquiri el nombre de Al Qaeda en el Magreb Islmico (AQMI). Sus principales acciones consisten, desde entonces, en secuestrar a extranjeros a cambio de importantes rescates. Su terreno de caza se sita en el Sahel, regin rida y semidesrtica que se extiende desde Senegal hasta Chad, pasando por Mauritania, Mal, Burkina Faso y Nger. De hecho, fue una katiba (brigada) del grupo Al Muwakan Bidam (los que firman con su sangre), fundado por un ex-dirigente de AQMI, el argelino Mojtar Belmojtar, alias el Tuerto, quien atac el complejo gasstico de In Amenas y asesin a decenas de extranjeros.

Por ltimo, la tercera causa es el ataque de las fuerzas de la OTAN contra Libia, en 2011, y el derrocamiento del coronel Gadafi. Para conseguir este objetivo, Francia y sus aliados (en concreto Qatar) no dudaron en armar a los movimientos islamistas hostiles a Gadafi. Movimientos que obtuvieron la victoria sobre el terreno. Con tres consecuencias: 1/ el desmoronamiento y la descomposicin del Estado libio, que sigue siendo presa, hoy en da, de las luchas mortferas entre provincias, milicias y clanes; 2/ la distribucin del arsenal militar de Gadafi entre los movimientos yihadistas del conjunto del Sahel; 3/ la vuelta a Mal de una parte de la Legin tuareg sobrearmada y entrenada.

Tambin hay que tener en cuenta el teln de fondo socioeconmico. Mal, al igual que los dems pases del Sahel, figura entre los Estados ms pobres del mundo. La mayora de su poblacin vive de la agricultura. Durante estos ltimos aos, las reducciones de las ayudas al desarrollo decididas por los pases ricos han afectado particularmente al pas. Su principal produccin, el algodn, se derrumb a causa de las polticas de dumping que practica el primer exportador mundial, Estados Unidos, as como por las sequas que sufre de manera regular el Sahel a causa del calentamiento global. Por otra parte, las polticas neoliberales y las privatizaciones impuestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) han conducido a la reduccin de los presupuestos sociales destinados a educacin y sanidad. La pobreza y el malestar social se han agravado. Esto ha presionado particularmente a una parte de los jvenes a buscar una va de salvacin en la emigracin, mientras que otros, ante tanta angustia social, son ms sensibles a las llamadas de los salafistas que les ofrecen, sin mayor dificultad, armas, poder y dinero.

Este es el contexto que hallaron los tuaregs de la antigua Legin de Gadafi a su retorno al norte de Mal provenientes de Libia. Por eso no tuvieron dificultades para reclutar. Y decidieron integrarse en el Movimiento Nacional para la Liberacin de Azawad (MNLA). De enero a abril de 2012, lanzaron ataques contra las guarniciones malienses de las principales ciudades de la regin (Tombuct, Gao y Kidal). Mal equipado, el Ejrcito maliense se descompuso y se bati en retirada. Humillados y exasperados por el abandono del Gobierno, un grupo de jvenes oficiales dirigidos por el capitn Sanogo se sublevaron. Tomaron el poder en Bamako el 22 de marzo de 2012. Pero, boicoteados por los pases vecinos y las grandes cancilleras internacionales, estos golpistas se mostraron incapaces de enderezar la situacin. De hecho, Mal, como Estado, se desmoron.

Mientras tanto, en el norte de Mal, el MNLA proclamaba la independencia de Azawad y se aliaba con dos organizaciones islamistas radicales provenientes de AQMI que preconizaban la instauracin de la sharia: el grupo salafista Anar Dine y el Movimiento para la Unicidad y la Yihad en frica Occidental (MUYAO). Estas dos organizaciones que disponen de muchos ms medios financieros gracias a la ayuda que les aportara Qatar (1), a los rescates pagados (entre otros por Espaa) a cambio de rehenes occidentales y trficos diversos (droga, contrabando) terminaron por apartar a los tuaregs del MNLA.

Naciones Unidas conden la secesin de Azawad, pero se moviliz con demasiada lentitud. Hubo que esperar al 20 de diciembre de 2012 para que, a peticin de Francia, la ONU decidiera finalmente crear la Misin Internacional de Apoyo a Mal bajo Liderato Africano (AFISMA, por sus siglas en ingls), la cual se ha confiado a los pases de la Comunidad Econmica de Estados de frica del Oeste (CEDEAO, por sus siglas en francs), que deber reconstituir la capacidad de las Fuerzas Armadas malienses para recuperar el control del norte de Mal. Francia asegur que sostendra este proyecto, pero Franois Hollande se comprometi a no enviar tropas: Soy terminante declar el presidente francs, no tendremos tropas de tierra (2). Por su parte, los representantes de las fuerzas polticas, sociales y religiosas de Mal, reunidos en Uagadug (Burkina Faso) para entablar conversaciones sobre el futuro de su pas, se opusieron a la intervencin de fuerzas militares de la CEDEAO. De todas formas, una eventual reactivacin de la reconquista militar del norte de Mal no estaba prevista antes de septiembre de 2013 Este dato no escapa a los salafistas de Anar Dine. No slo son, sobre el terreno, los ms fuertes, sino que tienen ahora la certeza de que nadie los atacar en los prximos nueve meses. As pues, deciden aprovechar la oportunidad. Y lanzan una operacin de una temeraria audacia. Varios miles de ellos, poderosamente armados, a bordo de unas 300 furgonetas pick-up, se abalanzan por sorpresa, el 9 de enero de 2013, sobre la ciudad de Konna, cerrojo estratgico en el camino hacia Bamako. Vencen al Ejrcito maliense, que se bate en retirada dejndoles el campo libre hacia la ciudad de Mopti. Y, sobre todo, hacia el cuartel general de operaciones del Ejrcito de Mal que se halla instalado en el aeropuerto de Sevar, el nico donde pueden aterrizar aviones de gran capacidad, indispensables para una eventual reconquista del norte.

Ah es cuando Francia, sin esperar la llamada de auxilio del presidente interino maliense Dioncunda Traor, decide intervenir. Franois Hollande ordena que las tropas de elite del Ejrcito francs situadas previamente en Nger intervengan inmediatamente. Transportadas en aviones Transall C-160 y apoyadas por helicpteros de combate, estas tropas atacan inmediatamente a las columnas islamistas y detienen en seco su avance hacia Mopti y Bamako.

As comienza la operacin Serval, con la participacin de unos 2.500 soldados franceses calurosamente acogidos por una gran parte de la poblacin maliense. El objetivo declarado de esta operacin ha evolucionado a lo largo de los das. Antes de su puesta en marcha, Franois Hollande afirmaba, tal y como vimos, que Francia no intervendra en ningn caso (3). Al haber intervenido finalmente desde el 11 de enero, el presidente minimiz el alcance de la operacin explicando que se trataba esencialmente de bloquear la progresin hacia el sur de terroristas criminales y, factor determinante, de proteger a los aproximadamente 6.000 residentes franceses en Mal. Pero despus, el 18 de enero, Franois Hollande reconoci una intencin mucho ms ambiciosa: darse el tiempo necesario para que el terrorismo sea vencido en esta parte de frica. Por ltimo, el 20 de enero, el ministro francs de Defensa admiti claramente: El objetivo es la reconquista total de Mal (4).

En realidad, los verdaderos objetivos de Francia permanecen confusos. En efecto, Pars ha explicado que la operacin Serval no hace sino responder a una llamada de ayuda por parte de Bamako. Pero, dado que el Gobierno maliense procede de un golpe de Estado, su legitimidad para requerir ayuda es discutible (5).

El otro argumento es que los salafistas de Anar Dine aplican la sharia en Tombuct, destruyen monumentos antiguos y cortan manos. Y que eso es intolerable. Cierto. Pero, cuando los salafistas se comportan de ese modo simplemente obedecen a la doctrina wahab que el gran aliado de Occidente, Arabia Saud, difunde, con la ayuda de Qatar pas igualmente wahab, en el conjunto del mundo musulmn, y particularmente en el Sahel, a golpe de millones de euros... Sin embargo, Francia tiene las mejores relaciones del mundo con Arabia Saud y Qatar, que incluso son sus aliados actualmente en Siria para apoyar a los insurgentes islamistas y salafistas

Pars no dice palabra de otros dos argumentos que probablemente hayan contado a la hora de activar la operacin Serval. Uno es econmico y estratgico: el control duradero de Azawad por organizaciones salafistas habra entraado, en mayor o menor plazo, una ofensiva sobre el norte de Nger, donde se hallan las principales reservas de uranio explotadas por la empresa gala Areva y de las cuales depende todo el sistema nuclear civil de Francia. Pars no puede permitirlo.

El otro es geopoltico: cuando, por primera vez en la historia, Alemania domina Europa y la dirige con mano de hierro, Francia, al exhibir su fuerza en Mal, quiere mostrar que contina siendo, por su parte, la primera potencia militar europea. Y que hay que contar con ella.

Notas:

(1) Lase el artculo Notre ami du Qatar finance les islamistes du Mal, Le Canard enchan, Pars, 6 de junio de 2012. Lase asimismo: Sgolne Allemandou, Le Qatar a-t-il des intrts au Mali?, France 24, Pars, 21 de enero de 2013 www.france24.com/ fr/20130121-qatar-nord-mali-groupes-islamistes

(2) Entrevista con Franois Soudan, Jeune Afrique, Pars, 22 de octubre de 2012. http://www.jeuneafrique.com/Article/JA2701p010-011.xml1/

(3) Cf. France Info, 13 de noviembre de 2012. http://www.franceinfo.fr/economie/les-principales-declarations-de-la-conference-de-presse-de-francois-hollande-801247-2012-11-13

(4) Declaraciones de Jean-Yves Le Drian, 19 de enero de 2013, en la emisin televisiva C politique de la cadena France 5.

(5) Cf. Le Monde, Pars, 23 de enero de 2013.

Fuente: http://www.monde-diplomatique.es/?url=editorial/0000856412872168186811102294251000/editorial/?articulo=e50c81aa-a40c-4ce9-b9cc-c8e93c649275



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter