Portada :: Colombia :: Dilogos de paz 2012-2014
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-02-2013

Santos menosprecia la vida de los policas apresados por las FARC al pretender rescatarlos a sangre y fuego

Camilo Raigozo
Notimundo


Vuelven y juegan los rescates a sangre y fuego de los miembros de la Fuerza Pblica que pierden la libertad a manos de la insurgencia en acciones inherentes al conflicto, lo cual pone en alto riesgo sus vidas.

Segn el Derecho Internacional Humanitario en casos como estos la responsabilidad sobre la vida y la integridad de las personas privadas de la libertad, recae exclusivamente en el bando que intenta el rescate a sangre y fuego.

El Presidente dijo de manera arrogante ante los medios que los policas secuestrados por las FARC estn vivos y vamos a rescatarlos.

A cada momento el presidente Santos y su ministro de Defensa Juan Carlos Pinzn, repiten y amenazan que no habr cese bilateral del fuego y que continuarn su guerra frontal contra las FARC.

El primer mandatario reiter que el Gobierno no est dispuesto a negociar la regularizacin del conflicto y asegur que "la guerra la vamos a ganar por las buenas o por las malas".

Ayer desde La Habana el comandante Ivn Mrquez expres al respecto, que resultaba insensato que el rgimen declare a cada instante que incrementar la guerra y al mismo tiempo se queje de las consecuencias que deja la misma.

"Humberto de la Calle ha reiterado que la orden presidencial a la Fuerza Pblica es seguir persiguiendo a las FARC en todo el territorio nacional. Entonces resulta insensato que mientras se hacen declaraciones de escalar la guerra se eleven quejas por las consecuencias que esta desata", dijo Mrquez.

Mientras tanto en los campos de batalla siguen muriendo, quedando heridos o perdiendo la libertad militares, policas, guerrilleros y poblacin civil. Hace 48 horas, por ejemplo, en Nario perdieron la vida cuatro soldados y otros dos quedaron gravemente heridos.

Son las atrocidades de la guerra que el rgimen se empea tercamente en escalonar todos los das, sin preocuparle en lo ms mnimo el sufrimiento que le causa al pueblo colombiano.

Por otro lado los voceros del gobierno, medios de comunicacin, periodistas, opinadores y oportunistas en general, como Angelino Garzn, mienten ente la sociedad al desconocer que el Derecho Internacional Humanitario, en el caso de miembros de la Fuerza Pblica capturados en combate por la insurgencia, estipula que no tienen el estatus de secuestrados.

A los militares, policas o guerrilleros, que pierden la libertad en manos de sus adversarios por efectos de la guerra, el DIH (Artculo 3 comn a los Convenios de Ginebra de 1949 y el Protocolo adicional II) los denomina: "Personas que han perdido la libertad en acciones inherentes al conflicto".

Lo anterior es vlido para conflictos armados internos, que es el caso colombiano. Llamar secuestrados a los militares o policas que pierden la libertad por causas del conflicto es una estrategia perversa que distorsiona la realidad de la confrontacin y la incentiva.

As mismo el Estado colombiano continuamente infringe gravemente el DIH con las y los guerrilleros que pierden la libertad en acciones del conflicto, porque les viola los derechos estipulados en el Artculo 3 comn a los convenios de Ginebra y el Protocolo II del DIH, los cuales son de obligatorio cumplimiento.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter