Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-02-2013

La Polica blinda la calle en el tercer da consecutivo de manifestaciones
Rajoy se parapeta tras una pantalla, niega todo pero deja muchas dudas

Alberto Pradilla
Gara


Tras dos semanas de mutismo, Mariano Rajoy rompi su silencio. Lo hizo en un discurso ante el Comit Ejecutivo del PP pero sin permitir preguntas. Neg todas las acusaciones y logr que su cpula cierre filas. Califica de apcrifos los papeles aunque en su partido se reconoce que algunas anotaciones son ciertas. Maana tendr que explicarse frente a la prensa en una comparecencia junto a Angela Merkel.

Parapetado tras una pantalla y en una sede blindada por la Polica, Mariano Rajoy escenific el cierre de filas del PP ante las denuncias de corrupcin que sealan a su cpula. Nunca he recibido dinero negro ni lo he distribuido, zanj el presidente espaol. Tras dos semanas de mutismo, pese a que diariamente se sucedan los escndalos, Rajoy habl por fin. Lo hizo en el Comit Ejecutivo extraordinario que reuni en Gnova a los principales lderes de la derecha espaola. Sin preguntas, su discurso se limit a negarlo todo. Tambin dej claro que no dimitir. Ni l, ni otros estrechos colaboradores, como la ministra de Sanidad, Ana Mato, vinculada con supuestos pagos de la trama Grtel. En el fondo, la posicin del PP no ha variado desde que se publicaron los papeles que reflejaban la supuesta contabilidad opaca de su extesorero Luis Brcenas: negar la veracidad de la documentacin, adoptar una postura victimista y anunciar medidas de auditora que, en el fondo, apenas arrojarn luz sobre sus cuentas.

La promesa de mxima transparencia qued reducida ayer a un numeroso grupo de periodistas siguiendo una intervencin televisada desde la abarrotada sala de prensa de Gnova. Como ya se apuntaba desde el viernes, Rajoy no compareci ante los medios, sino que se limit a dar un discurso frente a los suyos. En l, neg la mayor: la credibilidad de los papeles de Brcenas (que calific de apcrifos, el cobro de sobresueldos o la vinculacin con el PP de las cuentas en Suiza de su extesorero. El problema es que, tal y como reconoci posteriormente Alicia Snchez Camacho, algunas de las anotaciones publicadas s que corresponden con datos de la contabilidad del partido. Segn fuentes del PP, al menos el prstamo realizado a Po Garca Escudero en 2000 y subvenciones a grupos del Pas Vasco, que podran hacer referencia a Basta Ya, son reales. Frente a los que sealan que esto valida los papeles, la secretaria general del PP en Catalunya afirm que, solo con ese dato, se desmonta la veracidad de lo publicado por Prisa.

Adems de rechazar todas las imputaciones, Rajoy tambin propuso medidas para aplacar el enfado social. De este modo, prometi que la semana que viene hara pblica su declaracin de la renta y de bienes en la web de Moncloa. Una iniciativa que se har extensible a los miembros de la direccin del partido. Sin embargo, esta declaracin, al menos en el caso del presidente espaol, ya es accesible a travs de la pgina del Congreso espaol.

Adems de blindar su posicin, Rajoy sali a la ofensiva. Y, como ya hicieron previamente su secretaria general, Mara Dolores de Cospedal, y la vicepresidenta, Soraya Sez de Santamara, alent la teora de la conspiracin. No s cules son las intenciones, ni quin manipula los datos ni quin los filtra dosificadamente, asegur. Tambin quiso desafiar a las cientos de personas que, desde hace tres das, se manifiestan contra la corrupcin en las inmediaciones de Gnova. Si alguien piensa que a este partido se le puede amedrentar con tcnicas de agitacin, tambin se equivoca. Y desde luego, quiero dejar muy claro que este partido se va a defender, alert. Finalmente, intent vincular las denuncias por corrupcin con la estabilidad del Estado espaol, sumido en una grave crisis econmica, alertando de que se busca generar zozobra.

La defensa a la que aluda Rajoy podra venir en forma de querellas. Una iniciativa que ya se vena hablando en los ltimos das y que ayer tambin se trat durante la reunin a puerta cerrada. Aunque, sin nombrarlo, algunos dirigentes del PP apuntaron a que Gnova podra poner en marcha iniciativas legales contra su extesorero, Luis Brcenas, que hasta hace dos semanas disfrutaba de despacho en la sede pero que ahora se ha convertido en su bestia negra.

El victimismo proyectado por Rajoy se extendi a toda su cpula. Pocos hablaron pero segn trascendi una vez que el encuentro haba concluido, cerraron filas en torno al presidente espaol. No podemos salir a la calle, dijo Esperanza Aguirre. Alberto Fabra, presidente del PP en el Pas Valenci, lleg a comparar la situacin que se vive en Gnova con la que ya tuvo que enfrentarse la formacin en su territorio, donde buena parte de sus dirigentes estn imputados por corrupcin. Mencin aparte tuvo el caso de la ministra de Sanidad, Ana Mato, quien insisti en desvincularse de los pagos de la trama Grtel que investiga la Polica. Pese a todo, Rajoy ratific su adhesin.

La decisin del presidente espaol de no enfrentarse a las preguntas de los periodistas solo pospone el momento en el que tendr que hacerlo. Ser maana en Berln, cuando comparecer junto a Angela Merkel, despus de un encuentro donde Madrid se juega mucho. Rescate y corrupcin, los dos temas previsibles, supondrn una presin aadida. Todo ello teniendo en cuenta que, como resumi el eurodiputado Luis de Grandes, esto no se ha acabado hoy.

Ms de 8 millones en donaciones hasta 2007

El PP recibi un total de 11,8 millones de euros en donaciones entre 1995 y el pasado ao. De ellos, la gran mayoria, 8,4 millones, corresponden a aportaciones annimas, que dejaron de llegar en 2007, cuando la nueva ley de financiacin de los partido polticos prohibi esta prctica. Este es uno de los datos que se extrae del informe preliminar de las cuentas de Gnova elaborado por su actual tesorera, Carmen Navarro. Tal y como estaba previsto, el documento sirvi para que el PP defienda la transparencia de sus nmeros, as como de las retribuciones de sus altos cargos.

El documento, que ahora ser cotejado por la empresa privada que se haga cargo de la auditora externa anunciada hace dos semanas, insiste en la legalidad de las cuentas de Gnova, afirma que su economa est saneada y rechaza cualquier sombra de duda, tanto en los ingresos como en los pagos.

Al proceso de auditora se le sumar tambin la declaracin jurada que presentarn sus dirigentes. En el documento, que fue repartido en el Comit Ejecutivo, los responsables del PP se comprometen a no haber recibido retribuciones ni ingresos de otro tipo en talones al portador o dinero en efectivo y que nunca se ha puesto en duda ni se ha cuestionado que todo el dinero que emplea el PP tiene su origen en ingresos obtenidos de acuerdo con la legislacin vigente. Por el momento ya ha sido firmado por Cospedal y otros altos cargos y est previsto que Mariano Rajoy lo haga en breve, segn fuentes del PP.

La Polica blinda la calle en el tercer da consecutivo de manifestaciones

Oleada de protestas contra la corrupcin poltica en el estado (vdeo)

Acceder ayer a la sede del PP en Gnova era una odisea. La calle principal estaba cortada y solo se permita el paso a los periodistas a travs de una arteria secundaria. Ah, dos controles consecutivos cerraban el paso a todo aquel que no fuese periodista. El blindaje de la calle Gnova comienza a asemejarse al del Congreso espaol, permanentemente vallado desde hace ms de seis meses. La proliferacin de manifestaciones espontneas contra la corrupcin ha generado el nerviosismo en el ministerio del Interior.

Ayer por la maana, mientras la plana mayor del PP debata en su sede, decenas de personas intentaban que sus gritos de ladrones pudiesen escucharse en el cuartel general de la derecha espaola. Algo complicado, ya que el permetro mantena la protesta a muchos metros de distancia. Por la tarde, nuevamente, se desarroll otra protesta. Se trata de la tercera jornada consecutiva con movilizaciones, tanto en Madrid como en otros puntos del Estado espaol. De hecho, un grupo de personas trat el viernes por la noche de instalar tiendas en la puerta del Sol, aunque fueron disueltos por los agentes.

Nadie, salvo Gnova, considera suficientes las explicaciones

Nadie, salvo el propio PP, considera suficientes las explicaciones ofrecidas por Mariano Rajoy. Tras dos semanas de mutismo absoluto por parte del presidente espaol, su discurso de ayer fue duramente criticado por las formaciones polticas del Estado espaol. Aunque, por el momento, esto no se traduce en iniciativas conjuntas. Tambin es cierto que la mayora absoluta del PP en el Congreso espaol invalidara cualquier intento de tumbar al Ejecutivo.

Alfredo Prez Rubalcaba, secretario general del PSOE, consider que Rajoy se ha enrocado y que su futuro poltico est vinculado a Brcenas. Ferraz reuni ayer por la tarde a sus cuadros y estaba previsto que hoy ofrezcan una declaracin ante la grave situacin provocada por las sospechas de corrupcin.

Desde IU, su recin reelegido coordinador general, Cayo Lara, insisti en demandar un pleno monogrfico y consider que, en caso de que las acusaciones sean probadas, el Gobierno espaol debera dimitir y convocar elecciones anticipadas.

Otro poltico salpicado por sus propios casos de corrupcin, Josep Antoni Duran i Lleida, calific de honesto a Rajoy aunque insisti en que, por el momento, las explicaciones ofrecidas no resultan satisfactorias.

Finalmente, el PNV, a travs de Joseba Egibar, consider que la mejor aportacin del PP debera ser decir la verdad aunque suponga su cada.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130203/386009/es/Rajoy-parapeta-tras-una-pantalla-niega-todo-pero-deja-muchas-dudas/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter