Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-02-2013

Del fin de las izquierdas nacionales a los movimientos subversivos por Europa

Toni Negri
uninomade.org

Intervencin en una conferencia en Saint Denis 18 de enero de 2013. Traduccin de Nemoniente.


I. Cuando se habla de la globalizacin de los mercados se entiende que sta impone lmites a la soberana del Estado-nacin. El hecho de no haber comprendido la globalizacin como un fenmeno irreversible constituye el error esencial de las izquierdas nacionales en Europa occidental.

Hasta la cada de la Unin Sovitica el liderazgo americano consisti en combinar, prudentemente pero con continuidad, las especificidades nacionales de los pases comprendidos en las alianzas occidentales (y en la OTAN principalmente) y la continuidad del imperialismo clsico, reagrupndolos dentro de un dispositivo de antagonismo con el mundo del socialismo real. Desde 1989, desaparecido el mundo sovitico, el hard power de la potencia americana es sustituido progresivamente por el soft power de los mercados: la libertad de comercio y la moneda han subordinado, en cuanto instrumentos de mando, al poder militar y de polica internacional el poder financiero y la gestin autoritaria de la opinin pblica han constituido, por otra parte, el campo sobre el que se ejercita principalmente la nueva empresa poltica de sostenimiento a la poltica de los mercados. El neoliberalismo est fuertemente organizado a nivel global, gestiona la actual crisis econmica y social en beneficio propio teniendo verosmilmente ante s un horizonte radiante. A no ser que se produzcan rupturas revolucionarias, no es imaginable una transformacin democrtica y pacfica de los actuales ordenamientos polticos del neoliberalismo en el horizonte global.

Por otro lado, a la consolidacin del sistema capitalista en la forma neoliberal, le ha sucedido una desbandada masiva de las fuerzas polticas de la izquierda tras el 89. Al lado de las fuerzas dogmticas que, fieles a formas ideolgicas arcaicas, renuncian a toda comprensin de la lucha de clases en un mundo profundamente renovado por la globalizacin y por las transformaciones de las formas de produccin, se crea una nueva corriente de pensamiento y de acciones socialistas que, en el intento de mediar con la novedad de la situacin, ha llevado hasta puntos extremos de alianza con el neoliberalismo.

Los procesos de unificacin del continente europeo y las instituciones en las que vienen desarrollndose la discusin sobre la constitucin europea, han constituido un lugar ejemplar del vaco y de la impotencia poltica de la izquierda, ya sea aquella tercera va blairiana (cuya orientacin pronto se identific con las pulsiones ms fuertes a una estructuracin poltica de la Unin Europea de carcter neoliberal) ya sea, por el contrario, aquellos grupos que se han ocultado, tras el rechazo de la unidad y del desarrollo de las instituciones europeas, su incapacidad para construir una lnea alternativa a la neoliberal, lo que habra significado poner en cuestin el Estado-nacin, el derecho pblico nacional y el sistema administrativo de la modernidad capitalista. El fracaso de estas fuerzas, tomadas en conjunto, ha sido enorme.

Si queremos proceder a la discusin, preguntmonos cules son las condiciones tericas y polticas que pueden permitir reabrir una perspectiva de luchas sobre terreno real de la construccin subversiva de una Europa unida. Es una cuestin planteada hoy por los movimientos que estn aprendiendo a luchar contra la crisis a nivel europeo.

II. En qu consiste el capitalismo financiero y/o biopoltico? Consiste en la subsuncin de la sociedad, mejor dicho, de la vida misma, bajo el dominio del capital, sin residuo alguno. Cmo se ejerce el mando de los mercados sobre la estructura de la sociedad actualmente? Evidentemente no puedo detenerme mucho en este punto. Baste decir que el mando funciona a travs de un uso invasivo del control monetario, encaminado a la acumulacin de la renta financiera, que reorganiza las relaciones productivas y reproductivas segn esquemas de profundizacin a veces de verdadera restructuracin de relaciones de explotacin. La accin de los mercados financieros privilegia (por su valorizacin) las industrias de la produccin del hombre por el hombre, es decir, el welfare, servicios
productivos metropolitanos, incluyendo los informticos, etc y las industrias extractivas, energticas, ecolgicas y de agrobusiness. Se trata de una nueva figura de la acumulacin originaria en la que la apropiacin capitalista se aplica a la explotacin del bios humano y natural en la captacin del valor expresado por una toda la sociedad. Una primera definicin de comn (segn proponen los movimientos) parece formularse as en la transformacin de ese campo de explotacin.

Nos interesa estudiar las contradicciones que sobre el terreno, a menudo catico, del ataque neoliberal, son evidenciadas por los movimientos. Son contradicciones difcilmente superables, que el poder tiende a mantener mediante una governance excepcional, un gobierno de emergencia de larga duracin, para reestructurar la sociedad entera. Pero enseguida observamos la serie de paradojas que encuentra esta governance.

a. Una primera paradoja se refiere a la produccin y consiste en que el capitalismo financiero representa la forma ms abstracta y distante de mando en el mismo momento en que concretamente inviste la vita entera. La reificacin de la vida y la alienacin de los sujetos son impuestas por un mando productivo, sobre una fuerza de trabajo cognitiva, que parece haber devenido totalmente trascendente en cuanto mando financiero. Esta fuerza de trabajo cognitiva, obligada a producir plusvalor, precisamente por ser cognitiva, inmaterial, creativa, no inmediatamente consumible, se revela autnomamente productiva. Trascendencia financiera contra autonoma cognitiva: he aqu una primera contradiccin.

Esta se presenta plenamente cuando se considera que, basndose la produccin esencialmente sobre la cooperacin social (sea informtica, cuidados, servicios, etc), la valorizacin del capital ya no se enfrenta simplemente con la masificacin del capital variable sino con la resistencia y la autonoma de un proletariado que se ha reapropiado de una parte del capital fijo (presentndose por tanto, si se quiere, como sujeto maqunico) y de una continua relativa capacidad para organizar autnomamente las redes de trabajo sociales.

b. La segunda paradoja es la de la propiedad. La propiedad privada (aquella que definimos jurdicamente como tal) est sometida cada vez ms a las figuras de la renta. La renta nace hoy esencialmente de procesos de circulacin monetaria que se efectan en los servicios del capital financiero y/o en los del capital inmobiliario o de los procesos de valorizacin que se realizan en los servicios industriales.

Ahora, cuando los bienes (privados) se presentan como servicios, cuando la produccin capitalista se valoriza principalmente a travs de los servicios, la propiedad privada difumina sus tradicionales caractersticas de posesin y se representa ms bien como producto de la cooperacin social que constituye y hace productivos los servicios. Cmo restituir a la propiedad privada la funcin fundamental (en el orden social) de la cual el capitalismo tiene necesidad? Cuando la propiedad se est socializando, cmo restituirle la cualidad del mando privado?

Esto nos preguntamos a menudo y se responde: son los poderes pblicos los que deben hacerlo. Pero, en las sociedades postindustriales, la mediacin pblica de las relaciones de clase cada vez resulta ms difcil, porque la soberana ha sido privatizada (patrimonializada por el capital financiero) en la misma medida en que la propiedad privada se ha disuelto, no presentndose ya como posesin sino como uso de un servicio. Lo pblico soberano ya no se enfrenta con las corporaciones, los sindicatos, las instancias colectivas del trabajo (que por otra parte se representaban a s mismos como individuos privados), sino con la cooperacin y la circulacin social de figuras que se componen y se recomponen continuamente en la produccin material y en la produccin cognitiva: en definitiva, con lo que llamamos comn. Entendemos aqu por comn el reconocimiento de que la produccin se realiza de modo cada vez ms cooperativa, pero esta cooperacin es directamente controlada por el capital financiero aunque es directamente agitada por las nuevas figuras de la fuerza de trabajo cognitiva es decir por aquellas mismas potencias sociales que llambamos clase obrera. Hay, por tanto, una progresiva patrimonializacin privada de los bienes pblicos que, mientras destruye la institucin de la propiedad pblica, debe hacer valer la ideologa de la propiedad privada y es a partir de esta combinacin que se pone en marcha (a resultas de aquella disolucin) una deriva continua de la gestin de lo pblico en la emergencia, el trnsito de la emergencia en la corrupcin, la destruccin del comn en el poder de excepcin.

Lo pblico soberano se plantea ahora ya slo de manera paradjica y tiende a disolverse frente al comn que emerge en el interior de los procesos de produccin social y en la cooperacin valorizante. Este comn es ms bien directamente captado por los poderes financieros, por el mercado global: hic Rodhus, hic salta.

c. La tercera paradoja es aquella que el biocapital verifica en su confrontacin con los cuerpos de los trabajadores. Aqu el choque, la contradiccin, el antagonismo se expresa de modo ms evidente, porque el capital (en la fase postindustrial, donde la produccin cognitiva se convierte en hegemnica) debe poner los cuerpos humanos directamente a producir, convirtindolos en mquinas, ya no simplemente mercanca de trabajo. Esto se deriva del hecho de que (en los nuevos procesos de produccin) los cuerpos son cada vez ms eficazmente especializados y han conquistado una relativa autonoma. No es casualidad que a travs de la resistencia y las luchas de la fuerza de trabajo maqunica, se desarrolla cada vez ms explcitamente la demanda de una produccin del hombre para el hombre, esto es para la mquina viviente hombre. Sobre este desarrollo se aplica la explotacin del capital financiero.

Efectivamente, en el momento en que el trabajador se reapropia de una parte del capital fijo y 1) se presenta, de modo variable, a menudo catico, como actor cooperante en los procesos de valorizacin, como sujeto precario, pero, por otra parte, 2) como sujeto autnomo en la valorizacin del capital, se da una completa inversin en la funcin del trabajo respecto al capital: el trabajador ya no es slo el instrumento que el capital utiliza para conquistar la naturaleza que quiere decir banalmente producir mercancas; sino que el trabajador, habiendo incorporado el instrumento, habindose metamorfoseado desde el punto de vista antropolgico, reconquista valor de uso, acta maqunicamente, en una alteridad y autonoma del capital, que tiende a devenir completa. Entre esta tendencia objetiva y los dispositivos prcticos de constitucin de este trabajador maqunico, existe una lucha de clases que ahora ya podemos llamar biopoltica.

Estas tres paradojas siguen sin resolverse en el desarrollo del capital al contrario, se configuran como contradicciones acentuadas por la crisis. En consecuencia, cuanto ms fuerte es la resistencia, ms feroz es el intento de restauracin del mando por parte del Estado (rgano del capital), tanto ms decisivo es el uso de la violencia. Cualquier resistencia est condenada como ejercicio ilegal de contrapoder, cualquier revuelta es definida como devastacin y saqueo. De nuevo, pura mistificacin: al ejercer la mxima violencia, el capital y su Estado deben aparecer como figura necesaria y neutral; la mxima violencia se ejerce por instrumentos y/o por rganos tcnicos. No hay alternativa, proclamaba Thatcher.

III. Si esta es la constitucin poltica del presente, en la crisis y en el proyecto neoliberal de estabilizacin, es evidente que en los movimientos de resistencia se expresa indignacin, rechazo y rebelin y est formndose el diseo para construir nuevas instituciones que correspondan a la potencia social de la cooperacin productiva. As que volvamos a los terrenos sobre los hemos verificado paradojas y contradicciones.

a. Frente a la paradoja de la produccin, se trata de confirmar un viejo punto del programa comunista el de la autovalorizacin obrera y proletaria, reapropindose progresivamente, cada vez ms decididamente, del capital fijo empleado en los procesos productivos sociales, contra la multiplicacin de las operaciones de valorizacin-captura-privatizacin que desarrolla el capital financiero. Reapropiarse del capital fijo significa construir comn un comn organizado contra la apropiacin capitalista de la vida, un comn como desarrollo de usos civiles y polticos y como capacidad de gestin democrtica y autnoma, desde abajo. La reconquista del saber y de la renta son objetivos que califican especialmente al proletariado cognitivo son desde el inicio objetivos polticos, tanto como lo era para el trabajador industrial la lucha contra la reduccin del salario relativo, es decir, (lo recordaba Rosa Luxemburg) la lucha contra el carcter de mercanca de la fuerza de trabajo, esto es contra la produccin capitalista en su conjunto. La lucha contra la reduccin del salario relativo ya no es una batalla sobre el terreno de la economa mercantil sino un ataque revolucionario al fundamento de esta economa; es el movimiento socialista del proletariado.

Es en este punto que se retoman, estudian y repiten las experiencias italianas, por ejemplo en Italia, la agitacin militante sobre el referndum para reapropiarse y dar nueva figura jurdica a los bienes comunes.

b. Frente a la paradoja de la propiedad, es decir, ir contra/ms all de la propiedad privada, urge en los movimientos la necesidad de emerger en el contexto contradictorio de servicios y redes sociales que actualmente estructuran la cooperacin productiva. Aqu el desafo plantea inmediatamente el tema de moverse dentro y contra las instituciones del poder pblico. Se cruzan aqu dos lneas principales: la primera es la que se opone a la inerte pero feroz represin de los poderes pblicos frente a las luchas de reapropiacin; la segunda es la lucha que estratgicamente se opone el rol y el poder de la moneda.

En el primer terreno, es fundamental la capacidad de romper con la governance gestionada por formas neoliberales por ej. los gobiernos tcnicos. Ya hemos dicho que se trata de pura mistificacin. Sin embargo, hemos discutido muchas veces si era posible imaginar, en los enfrentamientos que los movimientos abren en torno a la governance pblica, la apertura de una especie de doble poder y el problema permanece abierto dudo que pueda decidirse en abstracto, fuera de las luchas. Es sobre este punto, precisamente en relacin a la intensidad de las luchas por el uso del comn, que se lanza la propuesta de nuevos principios constitucionales, de nuevos derechos y de una nueva legalidad: el comn, la renta, el rechazo a la deuda y la insolvencia, la libertad de movimiento, la cooperacin del saber, el commonfare, la reapropiacin de la moneda sobre estos temas volveremos en la conclusin.

Vayamos al segundo tema, afrontar, a travs de los movimientos, la cuestin de la moneda. Todos tenemos claro que, si la moneda es un medio de clculo y de intercambio difcilmente eliminable, puede ser instrumento de estructuracin de la divisin social del trabajo y de acumulacin del poder patronal contra los productores. Hay que cuestionar la independencia del Banco Central, someterlo a las necesidades de la produccin del hombre para el hombre y ponerlo bajo un proyecto estratgico de reconfiguracin comn de las estructuras sociales biopolticos. El problema no es tanto el de separar los bancos de depsito de los de inversin, como el de dirigir ahorros e inversiones hacia medidas que garanticen la produccin del hombre para el hombre. Esta es la batalla poltica que los movimientos ms avanzados ya han iniciado, y que consiste esta vez sin remordimientos ideolgicos y de inmediato en desafiar y sabotear la governance monetaria del biopoder, es decir, introducir, en toda ocasin posible, claims y rupturas desde abajo. Es necesario comenzar a preguntarse qu es una moneda del comn y desarrollar la hiptesis que sta deba garantizar la reproduccin y la cantidad de ingresos necesarios para todos los ciudadanos y el apoyo de las formas de cooperacin que constituyen la multitud productiva.

c. Volvamos ahora sobre la ltima paradoja, aquella entre biocapital y cuerpos de los trabajadores. Aqu la contradiccin slo se puede superar eliminando al capitalista: esta dolorosa contradiccin nace de que el capitalista no puede sino explotar al trabajador si quiere obtener beneficio y de que sin trabajo vivo no hay posibilidad de produccin ni de riqueza.

Este es el autntico terreno de la poltica. Para el poder del capital es el terreno de la decisin sobre lo indecidible, con la incertidumbre que siempre planea entre fascismo y democracia.

Pero tambin es terreno constituyente para el conjunto de los cuerpos-mquinas, singulares y potentes, al ejercer la lucha de clases. Para estos cuerpos hacer poltica es construir institucionalmente la multitud, es sacar a las singularidades de la soledad y situarlas, instaurarlas en la multitud, es decir, transformar la experiencia social de la multitud en institucin poltica.

Por lo tanto, los movimientos actuales demandan, cada vez con ms mpetu, superar el modelo constitucional de la modernidad siglos xvii, xviii y xix donde el poder constituyente disminuye tras concluir la accin revolucionaria. Hoy est claro que el poder constituyente no puede bloquearse reconstruyendo el poder del Uno. No se hacen revueltas para tomar el poder sino para tener siempre abierto un proceso de contrapoderes, desafiando los dispositivos de captura siempre nuevos que la mquina capitalista produce. La experiencia de las luchas ensea que la representacin poltica siempre est en crisis porque (seducida en el mecanismo de la soberana, destilada en la hedionda y mgica alquimia electoral) no logra estar a la altura de la verdad y la riqueza siempre renovadas de la composicin social de la clase trabajadora.

Todos los movimientos a partir de la primavera de 2011 desean una contrademocracia conflictual, atravesada de reivindicaciones y protestas, de resistencias y de indignacin basta de constitucionalismo normativo! Estos movimientos exigen constituciones democrticas biopolticas que no se transformen en mquinas opresivas a travs del filtro de la legalidad y la formalidad jurdica sino que se desarrollen a travs de inversiones de dinero comn, dirigidas al continuo reequilibrio de las relaciones sociales, poniendo a los pobres en lugar de los ricos, y creando una vida cimentada a partir del hombre al servicio del hombre.

Hay que afirmar aqu claramente que, a pesar de todos los Nobel de economa, una productividad creciente slo es fruto de una sociedad igual y libre, de una sociedad del rechazo del trabajo.

IV. Cuanto ms avanza la crisis y maduran los movimientos, ms se advierte que algo decisivo ha ocurrido en las conciencias de los trabajadores. Declarar que el 900 ha terminado es banal, sobre todo cuando se dice para cancelar el recuerdo de las formidables experiencias de lucha obrera y las gigantescas tentativas para construir una nueva sociedad que se realizaron. Pero que estos intentos hayan sido derrotados (no en un da sino en un siglo, subrayo) no significa que su potencial haya desaparecido. Ms bien el viejo topo ha continuado cavando su esperanza. Recuperar la experiencia socialista? S si la insertamos en un nueva teora, en una nueva estrategia Eso es lo que estn haciendo los nuevos movimientos.

Centremos entonces nuestra atencin sobre cuanto sucede en los movimientos que luchan en la crisis. Actuando as podremos estudiar los procesos de subjetivacin que se dan en estas condiciones, y cules son las condiciones favorables o no que permiten o bloquean una poltica del comn.

Ahora, en primer lugar, sin duda resultan desfavorables las demandas a las reformas constitucionales propuestas a nivel europeo; lo que nos interesa aqu e interesa a los nuevos movimientos es considerar las acciones polticas que puedan conducir a favorecer procesos de subjetivacin adecuados a un nuevo diseo subversivo y comunista.
Prestando atencin a los movimientos, un primer grupo de iniciativas puede recogerse bajo la palabra insolvenza. Contra la deuda, a favor de la renta de ciudadana, las luchas retoman aquellas sobre el salario relativo y devienen luchas revolucionarias porque ponen en cuestin la medida del trabajo. Siempre en este terreno se desarrollan experimentos e intento de construir una teora y una prctica de huelga precaria: de comprender qu luchan perjudican al patrn en la nueva condicin de la explotacin social, a partir de la condicin precaria impuesta a los trabajadores. Las luchas que reconquistan espacios, plazas, teatros, centros sociales, squat, etc entran dentro de este marco. Pero sobre todo entran aquellas iniciativas que logran reapropiarse y/o mutualizar de forma alternativa la gestin de nodos de welfare, de la educacin, de polticas de vivienda, etc En este caso, se lucha en torno al salario directo y/o indirecto de los trabajadores, integrando no slo la cantidad monetaria sino tambin la cualidad social.

Destituciones. Este es el segundo terreno sobre el que se mueven hoy las luchas. El primer punto consiste en tratar de eliminar las cadenas del mando capitalista. En el neoliberalismo, el caos social y jurdico se considera normal. Asumirlo, transformando la governance de momentos de conflictividad en momento de contropoder, es la tarea de cualquier fuerza de oposicin al neoliberalismo. Tenemos en Latinoamrica ejemplos de movimientos revolucionarios (obreros y/o indgenas) que durante mucho tiempo han construido e impuesto la agenda a los gobiernos. No ser fcil en Europa repetir esta experiencia pero hay que intertarlo, sin hacerse ilusiones de que esta capacidad de ruptura pueda consolidarse en un mecanismo estable de contrapoder, dado que el efecto destituyente prevalece todava respecto al constituyente.

Hay quienes se preguntan si estos movimientos son intiles y a veces dainos, porque riots y tumultos no crean instituciones. Estos discursos resultan ociosos, cuando no provocadores si consideran implcitamente que riots y tumultos no pueden crear instituciones: insistimos, por ahora no lo hacen porque el efecto destituyente es todava propedutico y principal.

Siempre sobre este terreno de actividad destituyente, existe otro mbito de lucha que recorren los movimientos, consistente en la accin contra las estructuras constitucionales del biopoder capitalista. El tema es en este caso- el desarrollo de un poder constituyente democrtico, de masas, multitudinario.

Estos terrenos de investigacin y de luchas se desarrollan principalmente a nivel metropolitano. Donde antes estaba la fbrica que centralizaba la organizacin del trabajo, hoy es la metrpoli la que centraliza las redes de cooperacin del trabajo (cognitivo y no cognitivo), elevando a travs de sus conexiones el grado de tensin y de fusin de la produccin y de las luchas. Sobre el terreno metropolitano se organizan cada vez ms espacios de reunin, de militancia, y de organizacin del trabajo material e inmaterial, del trabajo y del no-trabajo, de la cultura y de las culturas (con los migrantes) espacios organizativos de luchas, de reapropiacin de los productos del General Intellect. Es posible comenzar a construir instituciones de autogobierno que activen formas de nueva solidaridad y de proteccin social contra los efectos ms violentos de la crisis? As es en muchos casos. Y de nuevo, junto a estos elementos de apertura que podemos definir intensiva (es decir, dirigida hacia el interior del tejido social) se experimenta un dispositivo expansivo, en definitiva un dispositivo de apertura extendida. Slo la conexin y la concatenacin entre las movilizaciones en diversos pases europeos puede determinar el fin de las polticas de crisis que estamos viviendo actualmente.

Comunalizaciones. Aqu comienzan a jugar las iniciativas constituyentes. En Italia, por ejemplo, los movimientos las han ensayado. De lo pblico al comn, el camino es el de afirmar el derecho de acceso al comn, de realizar este deseo de comn que ya habita en el corazn de los trabajadores. En definitiva, comunalizar significa construir nuevas instituciones del comn y en particular la moneda del comn que permita a los ciudadanos producir en libertad y en el respeto de la solidaridad.

De cuanto hasta aqu se ha dicho, aparece claramente una alternativa: por un lado est el bio-valor captado (extrado) por el capital sobre el conjunto de la sociedad; y tambin existe la forma monetaria, su estructuracin funcional a la explotacin de toda la sociedad. Por otro, qu significa, a este nivel, construir una alternativa revolucionaria? Significa liberar la potencia de la fuerza de trabajo del dominio capitalista, imponer la igualdad como condicin de libertad.
Proponiendo estas cuestiones, y principalmente la que respecta a la moneda, volvemos a la pregunta que habamos planteado al inicio: qu hacer con respecto a Europa? Mejor dicho: cmo se movilizan los movimientos en relacin a la Unin europea? Est claro que el terreno de la unidad europea es necesario e irreversible. En la globalizacin es intransitable un camino poltico que no tenga dimensiones continentales, pero a veces no parece que los movimientos lo comprendan. Por tanto, es necesario construir nuevos modelos de solidaridad y nuevas conexiones que sepan articular las diferencias entre las desiguales geografas, no slo entre los viejos estados-nacin, sino tambin entre las diferentes historias de los movimientos actuales. La urgencia de las luchas lo exige, sobre todo cuando el tema constituyente toma centralidad. Para completar esta agenda, hay que desarrollar una investigacin continua y convergente, evitando los plazos institucionales europeos y las campaas electorales que se repiten continuamente. Probablemente el punto central de discusin consista en pensar una accin contra el BCE, conscientes de que simboliza el Palacio de Invierno en la Europa actual.


Fuente original: http://www.uninomade.org/dalla-fine-delle-sinistre-nazionali-ai-movimenti-sovversivi/

Fuente de la traduccin:
https://n-1.cc/blog/view/1582052/del-fin-de-las-izquierdas-nacionales-a-los-movimientos-subversivos-por-europa



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter