Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2013

El sonido de Mnich

Pepe Escobar
Asia Times Online

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Las colinas (geopolticas) estn vivas con el sonido de bueno, no de la msica, sino ms bien con el ruido postindustrial, ms Kraftwerk que Schubert, supurado por la recientemente clausurada cuadragsima novena edicin de la Conferencia de Seguridad de Mnich.

A quin no dara una bonificacin Goldman Sachs por saber lo que murmur, de forma muy privada, un selecto cctel de polticos, ministros, generales y espas, congregados en los suntuosos corredores del Hotel Bayerischer Hof de Mnich.

Por lo menos sabemos lo que es oficial. Y definitivamente las estrellas del show no son musicales. Es ms como el Bayern contra el Bara en un partido de la Champions League; llammoslo el partido de Biden contra Lavrov.

Lo que decimos vale

Comencemos por el vicepresidente de EE.UU. Joe Biden: EE.UU. es una potencia del Pacfico. Y la mayor alianza militar del mundo [la Organizacin del Tratado del Atlntico Norte] nos ayuda a convertirnos tambin en una potencia del Atlntico. Como deja claro la estrategia de nuestra defensa, seguiremos siendo al mismo tiempo una potencia del Pacfico y una potencia del Atlntico.

Otra bonificacin de Goldman Sachs por or lo que piensan de todo esto nuestros amigos del Zhongnanhai de Pekn.

Biden subray tambin que en la estrategia de la direccin desde atrs del gobierno de Obama 2.0, el enfoque exhaustivo implica el uso de toda una serie de instrumentos a nuestra disposicin, incluyendo nuestras fuerzas armadas.

Incluso dobl su apuesta, elogiando los cenagales/desastres de Irak, Afganistn y Libia como modelos y dando a entender que la guerra global contra el terror (GWOT), por supuesto, continuar eternamente ( vea Rebelin, 26 de enero de 2013 ), es decir, que EE.UU. es consciente de una creciente amenaza planteada por las filiales [de al Qaida] como AQAP en Yemen, al-Shabaab en Somalia, AQI en Irak y Siria y AQIM en el Norte de frica.

Y luego est Irn. Los comentaristas geopolticos que creen en la luz al final del tnel pueden haber destacado el reconocimiento de Biden de que el gobierno de Obama 2.0 no excluye un dilogo directo con Tehern, pero insisti en subrayar que nuestra poltica no es la contencin. No es sorprendente que el Ministro de Exteriores iran Ali Akbar Salehi haya dicho s, hablemos, pero solo si Washington es serio.

Serio, en este contexto, significa que Washington debe renunciar a sus condiciones enormes condiciones previas que incluyen la prohibicin de que Tehern enriquezca uranio, a lo que tiene derecho segn el Tratado de No Proliferacin, y el mantenimiento de las sanciones ad infinitum.

Finalmente, con respecto a Siria, Biden mantuvo el viejo guin: Bashar al-Asad es un tirano, empeado en aferrarse al poder que ya no es apto para dirigir al pueblo sirio y debe irse. Pero en la genuina forma de direccin-desde-atrs, eso significa en la prctica que no habr intervencin de EE.UU., causando la desesperacin de la ltima coalicin nacional siria fraguada por Washington y Doha.

Lo dice usted son tonteras

Ahora toca al Ministro de Exteriores ruso Sergei Lavrov. Se reuni con Moaz al-Khatib, lder de la nueva coalicin opositora siria, el cual lo que habra sido impensable hasta hace poco tambin se reuni con el Ministro de Exteriores iran Salehi.

Con respecto a Irn y Siria, Lavrov habl con la precisin del lser. Sobre Irn subray la necesidad de incentivos, para atraer a Irn a conversaciones serias: Tenemos que convencer a Irn de que no se trata de cambio de rgimen. Respecto a Siria, destac que la continua tragedia se debe a la persistencia de los que dicen que la prioridad es el derrocamiento del presidente Asad.

Escuchad por lo tanto ese ronroneo al estilo de Kraftwerk que sale de Mnich sobre una reunin del lder de la oposicin siria con representantes de los dos principales apoyos de Asad, Irn y Rusia. Solo veremos a largo plazo lo que significa este notable desarrollo. Lo que sabemos por ahora es que tuvo lugar solo unos das despus que al-Khatib dijera que estaba dispuesto a hablar con el rgimen de Asad con la condicin que liberase a 160.000 presos polticos. (Dnde tiene a toda esa gente? En una inmensa mazmorra en el stano del castillo de los cruzados Krac des Chevaliers?)

A pesar de todo, en el gran tablero del choque de las placas tectnicas geopolticas en Eurasia, el futuro de Siria solo es un detalle en comparacin con lo principal: Cmo romper el Muro de Desconfianza entre Washington y Tehern.

Cualquier negociacin real tiene que incluir imperativamente al Supremo Lder Ayatol Jamenei, o por lo menos a alguien que cuente con su confianza incondicional. Un primer paso es lo que todos seguirn viendo como el mximo drama del suspense: la reunin entre el P5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, ms Alemania) e Irn el 25 de febrero en Kazajistn.

Hay bastantes actores polticos que ya suean con una reunin bilateral directa entre estadounidenses e iranes, en Astana, que marque el principio del fin de una Guerra Fra tan desagradable. No es casualidad que haya rumores de que Ali Larijani, presidente del Majlis (parlamento iran), seguro candidato presidencial en las elecciones de junio prximo y protegido del Supremo Lder, ha estado dos veces en EE.UU. en secreto desde Ao Nuevo, y se ha reunido con los negociadores estadounidenses.

Suponiendo que este sea el principio de la distensin que en realidad puede estar a aos luz de distancia- hay que contar con grandes problemas procedentes de los sospechosos habituales, Israel y esos modelos de la democracia del Consejo de Cooperacin del Golfo (CCG).

En Mnich Israel ya ha admitido, claramente, que hace poco bombarde Siria, y que volver a hacerlo. Por no mencionar el hecho de que el do Bibi-Barak todava se reserva el derecho a bombardear Irn.

La Casa de Saud, por su parte, perder los estribos si hay algn progreso en las relaciones entre Washington y Tehern. Toda la estrategia de la Casa de Saud, en trminos de la contrarrevolucin ultra-reaccionaria contra la Primavera rabe, era convertirla en una guerra entre sunes y chies corroborada plenamente por Washington: virtuosos sunes (y especialmente wahabes) como ellos mismos contra un eje del mal de los apstatas:Tehern, Assad e Hizbul.

Para aumentar la tormenta de arena, la Casa de Saud por decirlo suavemente se encuentra en un lo real. Vea este delicioso informe de lo que pasa en torno a la sucesin nepotista del Rey Abdul. Y luego lo que pasa por inteligencia estadounidense, por cortesa de Stratfor , que ahora admite lo que Asia Times Online ha estado diciendo durante ms de un ao sobre los salafistas-yihadistas en Siria y a pesar de ello defiende a la Casa de Saud.

El resultado final; incluso si hubiera un verdadero esfuerzo del gobierno de Obama 2.0 para romper el Muro de la Desconfianza, el esfuerzo en s podra ser reventado no solo por amigos israeles y saudes sino tambin por el enemigo interior.

Pepe Escobar es autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007) y de Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge. Su libro ms reciente es Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009). Contacto: [email protected]

(Copyright 2013 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Front_Page/OB06Aa01.html

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter