Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2013

Estados Unidos post-racial, una nueva normalidad aterradora
Austeridad e inseguridad para todos salvo para los muy ricos

Wilmer J. Leon III
Truthout

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Justo despus de que el senador Obama llegara a presidente hubo muchas discusiones y artculos sobre un EE.UU. post-racial. Habamos evolucionado hasta el punto de que EE.UU. estaba libre de preferencias raciales, discriminaciones y prejuicios? El 10 de agosto de 2008, The New York Times public un artculo de Matt Bai titulado Es Obama el fin de la poltica negra? La premisa del artculo era que en 2008, 60 aos despus de que Strom Thurmond dejara el Partido Demcrata por el tema de la integracin de las fuerzas armadas y 45 aos despus del discurso Yo tengo un sueo del doctor King, el Partido Demcrata se preparaba para entregar su candidatura al ms alto puesto de la nacin a un afroestadounidense. El artculo de Bai preguntaba si la candidatura de Obama significaba de alguna manera el fin de la poltica negra.

La respuesta a la pregunta de Matt Bai es: por cierto que no. EE.UU. no puede estar ms cerca de ser post-racial cuando un candidato tiene que realizar una campaa "des-racializada" para que las masas se sientan bien con la esttica evidente. No nos encontramos en un EE.UU. post-racial si la tasa de desempleo de la comunidad afroestadounidense es ms del doble del promedio nacional y la acumulacin de riqueza de la familia promedio europea-estadounidense es ms de 20 veces la de la familia promedio afroestadounudense. El peligroso texto subyacente de esa pregunta es es que ignora la lucha por la justicia y la igualdad que todava enfrentan los afroestadounidense. Tambin refuerza el punto de vista conservador de que el gobierno no debe seguir promulgando y haciendo cumplir la legislacin que garantiza los derechos de minoras.

Mientras la economa estadounidense se ha estancado con un crecimiento de 1,3%, la cifra nacional de desempleo ha permanecido cerca de 8%, un 17% en la comunidad afroestadounidense. Casi 5,4 millones de personas han abandonado en mundo laboral y ahora los analistas y comentaristas empiezan a hablar de una "nueva normalidad". Se supone que los estadounidenses se tendrn que acostumbrara las deprimentes tasas de crecimiento y al alto desempleo mientras el mercado burstil crece vertiginosamente y las corporaciones estadounidenses consiguen beneficios rcord. Segn CNBC, los saldos de caja (corporativos) han aumentado 14% y van hacia los 1,5 billones [millones de millones] de dlares para los 500 de Standard & Poors, segn JPMorgan. Ambos niveles seran rcords histricos.

Estos montos rcord de dinero acumulado por las corporaciones no se filtran hacia la clase media y trabajadora. Los creadores de puestos de trabajo no los crean. Segn el fundador de Pimco Investment, Bill Gross, Es hora de reconocer que las cosas han cambiado y que seguirn cambiando durante los prximos, s, los prximos 10 aos y tal vez incluso durante los prximos 20 aos. Es la nueva normalidad y no es buena.

La solucin propuesta por los conservadores y sutilmente apoyada por el presidente Obama para encarar la crisis financiera es la austeridad. Austeridad es la poltica de recortar los dficits reduciendo los gastos mediante una reduccin de las prestaciones y servicios del gobierno. En lugar de concentrarse en qu se puede ahorrar, discuten qu recortar.

En tiempos difciles como estos, el gobierno debera invertir en la economa, no haciendo recortes. Las reducciones de los gastos del gobierno tienden a aumentar el desempleo, lo que aumenta las demandas a los programas sociales o programas de red de seguridad. El aumento del desempleo tambin reduce los ingresos tributarios. Como durante la Gran Depresin, pueden necesitarse gastos gubernamentales a corto plazo, financiados por dficits para apoyar el crecimiento econmico cuando consumidores y empresas no estn dispuestos o en condiciones de hacerlo.

Cuando se empiezan a establecer vnculos entre la nueva normalidad y la austeridad, se ve un cuadro adicional. Se est creando una nueva clase social en este pas. El profesor Guy Standing la denomina precariado.

A millones de trabajadores, en su mayora jvenes y educados, los estn acostumbrandoa una vida de trabajo inestable e inseguridad, una existencia precaria El precariado es deseado por las multinacionales y numerosas corporaciones porque la precariedad de su existencia los hace fciles de explotar. Estn cargados de deudas de los prstamos educacionales, realizan dos y tres trabajos con salarios de subsistencia sin atencin sanitaria, sin pensin y sin sentido de permanencia o seguridad.

Mientras la comunidad afroestadounidense sigue asolada por tasas desproporcionadas de desempleo, pobreza, hambre, disparidad de la riqueza, tasas elevadas de encarcelamiento y otros males sociales, el desarrollo de una clase precaria resultar catastrfico. Los afroestadounidenses, y muchos otros, seguirn -como dico el doctor King en 1963- viviendo "en una isla isla solitaria de pobreza en medio de un vasto ocano de prosperidad material angustindose en los rincones de la sociedad estadounidense y siendo exiliados en su propio pas.

Si la clase inferior, la clase trabajadora y el precariado llegan a estar insatisfechos con su existencia, qu harn? Habr un levantamiento de masas? Qu har el gobierno? Cmo proteger sus intereses el gobierno y repeler el levantamiento interior?

Cuando se consideran las implicaciones del EE.UU. post-racial, la nueva normalidad, la austeridad y la clase precaria a travs de un prisma ms amplio, es fcil ver el EE.UU. que muchas fuerzas trabajan en conjunto por crear. La eliminacin de leyes para proteger los derechos de losmaltratados, la redefinicin de las expectativas que tenemos de EE.UU. como el pas de la oportunidad, el alejamiento del gobierno de su misin de invertir en las minoras y la creacin de una nueva clase de trabajadores manipulados por el gran capital, no benefician a un 99,9% de los estadounidenses. Preguntaos: A quin benefician?

Cuando se vinculan estos hechos con un gobierno que se involucra en escuchas telefnicas sin mandato judicial, que pretende detener indefinidamente a ciudadanos estadounidenses, promulgar leyes para detener y cachear y un jefe del Departamento de Justicia de EE.UU. que declara que el presidente tiene la autoridad de asesinar a ciudadanos estadounidenses en cualquier lugar del mundo sin dictamen judicial, se obtiene un cuadro aterrador. El cuadro refleja una batalla entre la democracia y el fascismo, y la batalla por la democracia debera empezar ahora.

El doctor Wilmer Leon es productor y presentador del programa de radio de difusin nacional de llamados de radioescuchas "Inside the Issues with Wilmer Leon," y asociado de enseanza de ciencias polticas en la Universidad Howard en Washington, D.C. Contacto: www.wilmerleon.com y[email protected] .

Fuente: http://truth-out.org/opinion/item/14195-envisioning-a-frightening-new-normal-in-post-racial-america-of-austerity-insecurity-for-all-but-the-very-richest

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter