Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2013

LOMCE de Wertgenza (VII)
Darwinismo educativo

Enrique Javier Dez Gutirrez
Rebelin


Es una ley que introduce en el sistema educativo la competitividad darwinista donde sobrevive el ms fuerte y que mejor se adapta al sistema que se exige. Esta reforma busca someter los centros educativos a las exigencias del mercado, especialmente a la competitividad, estableciendo pruebas externas a nivel nacional, para ofrecer una clasificacin de colegios segn sus resultados en rankings pblicos donde se ordenarn, como si de una liga de ftbol se tratara, en centros con buenos, regulares o malos resultados. As los centros educativos tendrn que aprender a competir entre ellos, anunciando en el mercado de consumo su especializacin y sus logros en los rankings que se publicitarn. Con el fin de que los clientes puedan comparar y elegir aqul que ms ventajas competitivas les aporte a sus hijos e hijas en el futuro mercado laboral.

La ley liga la propuesta de autonoma escolar a esta especializacin competitiva de los centros y a los resultados acadmicos en funcin de los cuales llegarn recursos diferenciados. Se contempla as en la ley un nuevo tipo de centros con un proyecto educativo de calidad, basada obligatoriamente en criterios competitivos, que determinar su especializacin y que sern evaluados en relacin a sus resultados acadmicos. Sus recursos estarn condicionados por esos mismos resultados. Es el llamado pago por resultados propio del mundo empresarial. Se trata de aplicar refuerzos e incentivos a los centros, no ya en funcin de las necesidades de su alumnado, sino de acuerdo con el puesto en el ranking. Se les aplica as a los centros el denominado efecto mateo, aludiendo a la parbola de los talentos en el evangelio: aquellos centros que tienen se le dar ms financiacin y tendrn en abundancia, pero a los que no tienen, se les quitar aun lo que tienen. Es la ley del mercado. Aquellos productos ms demandados son a los que tenemos que reforzar. Esta competitividad desembocar en una seleccin del mejor alumnado por parte de los centros educativos, para demostrar que los recursos han sido utilizados de forma eficiente.

Lgicamente, en este mercado competitivo las escuelas se harn ms selectivas, tendiendo a rechazar al alumnado que presenta mayores dificultades y que pueda hacer descender su posicin en el ranking de centros. Impulsa as una competencia y lucha darwinista entre centros, con recursos y medios cada vez ms escasos, de consecuencias imprevisibles para la equidad del sistema. Los centros reaccionarn buscando la forma de estar en la parte ms alta posible del ranking, dedicando el tiempo escolar de forma eficiente a preparar las revlidas para que los resultados del alumnado les permita estar en primera divisin, no sea que las familias ya no les elijan y la financiacin se recorte. Ya no se tratar de qu puede hacer el centro escolar por el alumno o alumna que entre en l, sino qu puede hacer el alumno o alumna por el centro escolar para que suba y no baje en el ranking.

Es una ley que convierte la educacin en una carrera de obstculos. Enmarcado en una concepcin de la educacin dirigida fundamentalmente a la acumulacin de conocimientos acadmicos por parte del alumnado, el modelo de evaluacin que contempla la LOMCE pivota sobre la profusin de pruebas individualizadas externas, en 2 o 3 y 6 de primaria, y de revlidas al final de etapa, en 4 de la ESO y 2 de Bachillerato.

Toda esta profusin de pruebas y revlidas afectar al alumnado. Los exmenes de primaria son pruebas que afectan al expediente del alumnado (clasificndolo). Pero especialmente graves sern los efectos acadmicos de las revlidas de Secundaria para todo el alumnado, pues abren o cierran la posibilidad de continuar estudiando y sacar el ttulo correspondiente. Quienes no aprueben sern expulsados del sistema educativo invalidando el trabajo hecho en aos de escolarizacin.

Apuesta as por un modelo de enseanza basado en la presin del examen, frente a un modelo educativo ms centrado en las necesidades y motivaciones del alumnado. Es lo que el PP entiende por cultura del esfuerzo y carrera meritocrtica. En vez de buscar estrategias y formas de motivar y entusiasmar al alumnado por el conocimiento y el aprendizaje, se concibe la educacin como un camino de penitencia y sufrimiento, trufado de pruebas y exmenes continuos, que convierte la educacin en un autntico viacrucis recuperando el espritu franquista de la letra con sangre entra, en el que las condiciones culturales y socioeconmicas familiares van a ser determinantes del xito escolar.

Estas revlidas no son pruebas para conocer el estado o situacin del sistema, no buscan luchar contra el fracaso sino ms bien certificarlo, sirvindose de l para expulsar del sistema educativo de forma prematura a una buena parte de los que han sido incluidos en los ltimos treinta aos.

Todas estas evaluaciones sern pruebas externas, aplicadas y evaluadas por personal ajeno al centro, desconocedor del alumnado, de su realidad, de su estilo de aprendizaje. Este modelo de evaluacin supone una merma de la autoridad del profesorado del propio centro respecto al alumnado y un menosprecio a su capacidad profesional pues, segn el Ministerio de Educacin, parece que no est capacitado para llevar a cabo la evaluacin formativa de su propio alumnado, relegando as a un segundo plano su conocimiento de toda la evolucin personal y formativa del alumnado, en aras de la hegemona de una evaluacin externa que solo controla el dominio por parte del alumnado de una fraccin del programa educativo en un momento concreto, y abandona en la prctica el modelo de evaluacin continua.

Tras la revlida de 2 de Bachillerato, cada universidad podr hacer pruebas de acceso para seleccionar a su alumnado. Este sistema de evaluacin selectiva de las Universidades supondr la sustitucin de un sistema de acceso objetivo e igualitario, por otro que permitir la seleccin con criterios dispares, no homogneos y propicios a todo tipo de disfunciones. Quienes no aprueben esta revlida y tengan 45.000 euros podrn matricularse en una Universidad privada y obtener el ttulo de Medicina, por ejemplo, y ejercer su profesin sin ninguna revlida ms. Parece, pues, que las revlidas y el control exhaustivo emprendido desde primaria desaparecen si se tiene dinero para pagar. Este sistema, unido al aumento de tasas y la reduccin de becas, propiciar la segregacin de otro sector importante del alumnado.

Enrique Javier Dez Gutirrez. Profesor de Didctica y Organizacin Escolar de la Universidad de Len y Coordinador del rea Federal de Educacin de IU

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter