Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Israel
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2013

Comunicado de la Campaa Palestina para el Boicot Acadmico y Cultural a Israel (PACBI)
La deshonra de los honores israeles

PACBI

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos.


A las instancias acadmicas y culturales israeles siempre les ha entusiasmado la idea de que Israel tuviera un lugar en el mbito acadmico y cultural mundial como parte de sus infatigables esfuerzos por hacer que Israel parezca un Estado y una sociedad normales. La clase dirigente israel ha fomentado la tradicin de honrar a personalidades acadmicas y culturales internacionales por medio de premios, como el Premio Wolf, el Premio Dan David y el Premio Jerusaln, que se conceden cada ao. La maquinaria de la marca Israel funciona a pleno rendimiento en estos acontecimientos ofreciendo a acadmicos, artistas y escritores internacionales el dudoso honor de recibir premios del jefe de Estado, doctorados honorarios de las universidades israeles o ser el centro de atencin en los discursos de conferencias profesionales.

Es raro encontrar acadmicos y personalidades culturales capaces de ver ms all de este crudo ritual israel y la manera cmo se utilizan cnicamente sus nombres para promover la agenda de propaganda israel. Testimonio del xito de esta agenda es el hecho de que no solo no se ponga en tela de juicio sino que se fomente todava ms la arrogante pretensin por parte de un beligerante Estado colonial y de apartheid de evaluar la erudicin y creatividad. Tambin es un reflejo de la fuerza de la excepcionalidad de Israel el hecho de que este Estado pueda permanecer impune por sus violaciones del derecho internacional y por negar los derechos humanos de los palestinos, mientras que en el momento culminante de la lucha en contra del apartheid en Sudfrica a los acadmicos y artistas de conciencia les resultaba inconcebible recibir honores del jefe del Estado sudafricano y de las diferentes instituciones cmplices del Estado, como las universidades.

Las respuestas de las personalidades internacionales a los llamamientos palestinos e internacionales a rechazar los premios y otros honores israeles se han centrado invariablemente en el manido argumento de que no quieren castigar a acadmicos o trabajadores de la cultura israeles rechazando estas oportunidades. Otro argumento relacionado con esto es que con su presencia en Israel fortalecern a aquellos israeles que luchan en contra de su clase dirigente, dando por hecho que en los medios acadmicos y culturales es donde florece la disidencia israel. Suele ser raro que los palestinos susciten en ellos una consideracin relevante. Parece que la nica voz que estas personas escuchan es la voz israel.

Tomemos el ejemplo del escritor espaol Antonio Muoz Molina, que se espera que viaje este mes a Jerusaln para recibir un premio de manos del presidente de Israel Shimon Peres. Parece que nos encontramos aqu ante el trgico y sorprendente caso de un escritor que no lee. Muoz Molina ha respondido a los llamamientos que le han hecho la sociedad civil tanto palestina como internacional afirmando que l elige estar con los israeles que estn en contra de su gobierno en vez de boicotear a todo un pueblo y que las acciones de boicot no diferencian entre las personas y sus Estados [1]. Suponiendo por un momento que los boicots sean polticamente ingenuos, como parece sugerir Muoz Molina, a l le corresponde ver que el hecho de aceptar un premio entregado por el jefe de Estado est legitimando claramente a este mismo Estado. Lo que es ms importante, Muoz Molina ha hecho declaraciones en contra de los llamamientos que se le han hecho, a pesar de que es evidente que no ha ledo estos mismos llamamientos o, lo que es ms probable, no ha intentado entender su mensaje puesto que de haberlo hecho se habra ahorrado el bochorno y habra permanecido callado. Nadie ha pedido a Muoz Molina que rompa toda relacin con israeles individuales, sino que la PACBI y otros grupos le han pedido que no participe en actos y ceremonias en los que estn implicadas las cmplices instituciones israeles o en acontecimientos patrocinados por el gobierno.

Si Muoz Molina hubiera ledo con atencin el llamamiento que le hicimos [2], habra sabido que el objetivo del boicot cultural palestino no son los individuos. Es imposible insistir ms en este punto. Es un llamamiento a boicotear las instituciones israeles cmplices y los acontecimientos patrocinados por el gobierno e ideados para promover la imagen de Israel como un bastin de la cultura. En este sentido no se cuestiona la comunicacin con israeles. Un compromiso con acadmicos israeles puede tener lugar de muchas maneras fuera del marco de instituciones cmplices. Lo que se cuestiona es legitimar Israel como un centro de vida acadmica y cultural dando conferencias, aceptando premios y participando en acontecimientos israeles, reconociendo con ello sus instituciones cmplices.

Nuestro compromiso con los valores de la libertad de expresin y el derecho de los individuos, dentro del contexto del derecho a la resistencia colectiva, es tan firme que hemos hecho todo lo posible para explicar y aclarar las diferentes formas de complicidad de las instituciones israeles y el papel que los artistas internacionales desempean en blanquear los crmenes de Israel. Como en todos nuestros llamamientos, en el llamamiento que hicimos a Munoz Molina explicamos el papel que desempea el ayuntamiento de Jerusaln en la continua desposesin del pueblo palestino, documentamos la campaa de imagen de Israel que explota la participacin de artistas extranjeros y explicamos detalladamente el papel que desempea el Premio Jerusaln en el mantenimiento del sistema de opresin de Israel.

Por consiguiente, esta llamamiento al boicot y, de hecho, toda la campaa de boicot acadmico y cultural no es precisamente una forma de castigo colectivo, como han sugerido algunos crticos. Estos crticos argumentan que no debera haber un boicot de la comunidad internacional porque hay israeles que luchan contra su clase dirigente y a los que podran debilitar el boicot. En primer lugar, hasta el ms ligero de los crticos de la clase dirigente reconocera, suponiendo que es sincero, que aceptar un premio estatal no contribuye a su causa crtica o disidente. En segundo lugar y ms importante, muchos de estos crticos israeles que personas del mbito internacional como Muoz Molina esgrimen ante los palestinos como una razn para no resistir (un extrao acto colonial en s mismo), de hecho apoyan la campaa de BDS [boicot, desinversin y sanciones a Israel] si verdaderamente creen en el derecho a la autodeterminacin de los palestinos (final de la ocupacin, vuelta de los refugiados e igualdad para los ciudadanos palestinos de Israel). Estos israeles son contadsimos pero, con todo, su postura es encomiable y trabajamos con ellos.

Por ltimo, si por castigo colectivo se entiende tener como objetivo colectivamente las instituciones israeles cmplices, entonces el movimiento [de BDS] es culpable de ello porque esta es la lgica del boicot, ya sea en Sudfrica, India o Estados Unidos, de donde nos inspiramos. Estas instituciones forman parte del sistema que oprime a los palestinos. Sin duda sera una lgica retorcida afirmar que esto se puede equiparar al bombardeo por parte de Israel de Gaza en noviembre o al sistema de checkpoints de Israel instalado para restringir los movimientos de un pueblo ocupado. Porque seguramente es lo que est implcito en esta equivalencia cuando se esgrime la acusacin de castigo colectivo. Si se leen nuestras declaraciones, aunque sea por encima, se ver claramente que en este caso los boicots se imponen a un rgimen poderoso, privilegiado y opresivo como una forma de resistencia civil; un grito que est lejos del podero militar de un Estado que bombardea a la poblacin civil, que impone a esta misma poblacin una ingesta limitada de caloras y que erige muros en torno a sus ciudades, pueblos y campos de refugiados.

Pedimos a las personalidades acadmicas y culturales internacionales que lean nuestros comunicados y las lneas directrices en el marco de la resistencia a la colonizacin por medio de estrategias de presin en vez del enfoque de tratar a los colonizadores con delicadeza. Una vez ms les pedimos, como pueblo originario oprimido, que respeten nuestra estrategia de resistencia en la forma de boicots y de presin moral, y que no acepten la deshonra de los honores israeles.

Notas:

[1] http://www.publimetro.co/vida-con-estilo/munoz-molina-viajara-a-israel-y-pide-distinguir-entre-un-estado-y-su-gobierno/lAmmaC!j6qEGZp6uJaO022ZZshpfQ/

[2] http://www.pacbi.org/etemplate.php?id=2106

[3] http://www.egyptindependent.com/opinion/counting-calories-and-making-lemonade-gaza

PACBI son las siglas en ingls de Campaa Palestina para el Boicot Acadmico y Cultural a Israel.

Fuente original: http://www.pacbi.org/etemplate.php?id=2110


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter