Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2013

Resea de "Los nacionalismos, el Estado espaol y la izquierda", de Jaime Pastor
Ssifo y la ceremonia de la nacin

Ramn Cotarelo
Paliurno

Los nacionalismos, el Estado espaol y la izquierda, de Jaime Pastor, Madrid: La oveja roja. Coleccin Viento Sur, 2012


Llamar problemtico al concepto de nacin es decir una vulgaridad. No hay tratado de filosofa, teora o ciencia polticas que no comience sealando la inexistencia de una definicin generalmente aceptada de aquel. Con sobrado motivo, porque es un concepto derivado de un sentimiento y los sentimientos son imposibles de definir. Le ocurre como al amor. No hay una definicin nica de l, sino mltiples, todas errneas o todas ciertas, segn los momentos, las circunstancias y los sujetos que las invoquen. Los conceptos designan realidades porque el universal no existe. Las gentes aman por los ms diferentes motivos y se juntan en naciones por las ms diversas causas. La nacin significa cosas distintas para cada ser humano aunque a veces puados de estos se pongan de vociferante acuerdo para agredir a los dems en nombre de una idea de nacin que dicen compartir.

Tal resignacin terica, doctrinal, no es bien venida en la prctica. El bueno de Zapatero formul al comienzo de su mandato ese escepticismo acadmico y hubo una reaccin violenta. Asegur que el concepto de nacin es discutido y discutible, lo obvio. Al instante le salt a la yugular Mariano Rajoy quien parece pensar que hay algo indicutido e indiscutible: Espaa. Su idea de Espaa. Por supuesto, Zapatero se trag sus palabras y no volvi a mostrar debilidad crtica alguna en punto a patriotismo nacionalespaol. La nacin es un concepto indefinible pero tiene consecuencias prcticas contundentes bajo la forma de los nacionalismos, poderossimas ideologas polticas de gran tendencia agresiva.

O sea, el problema es el nacionalismo. Sobre todo es problema para aquellas otras ideologas polticas que se precien de cosmopolitas, universales, internacionalistas. Y, dentro de ellas, muy en especial, el marxismo, cuyo presupuesto fundamental es que el sujeto de la historia, el proletariado, es universal. De hecho, sin embargo, la historia del marxismo es en buena medida una controversia sobre el nacionalismo. Por eso es de agradecer la ltima aportacin de Jaime Pastor a este concurrido foro. Pastor es un notorio investigador desde una perspectiva marxista. Para los enterados en la materia sirve aclarar que su marxismo es de vertiente trotskista, lo cual es relevante en el tema nacional ya que uno de los puntos de conflicto entre Trotsky y Stalin fue el choque entre el internacionalismo del primero y el nacionalismo patritico del segundo. Ambos, por supuesto, presumiendo de marxistas y hasta de leninistas. Ello da al libro un inters especial pues en l se mezcla el espritu y mtodo acadmico, en busca de la objetividad, con una posicin militante que, al ser marxista, sostiene implcitamente estar en una situacin de superioridad epistemolgica o, cuando menos, heurstica.

El libro no es una obra sistemtica, pues acoge ensayos y textos publicados en otros lugares, si bien el autor los ha reelaborado para integrarlos en un discurso nico y en gran medida lo consigue. Son cuatro captulos que tienen un vago orden cronolgico aunque son autnomos.

El primero, una persectiva histrica y teorca es un repaso a la idea de nacin y el nacionalismo en la historia de la izquierda, especialmente la marxista. Previamente paga el obligado tributo a la complejidad del concepto y deja sentada una definicin del derecho de autodeterminacin (p. 27) con la que coincido, as como su propuesta de articulacin territorial como el federalismo plurinacional (p. 39) que recomienda especialmente para Espaa (p. 179) y con la que no coincido. No porque tenga otro alternativo sino porque me parece ocioso y un peln utpico adelantar configuraciones futuras en funcin de criterios ideolgicos.

El repaso por los pensadores marxistas est muy bien, muy documentado, pues el autor es reconocido experto en la materia. Marx y Engels dejaron el asunto en el aire porque, internacionalistas como eran, daban a la nacin un significado modesto. La distincin de Engels entre "naciones con historia y naciones sin historia" (p. 42), aunque tiene orgenes hegelianos, no es muy penetrante ni justa. A mi modesto entender oculta un prejuicio racial germnico contra los pueblos eslavos. Pastor dedica bastante atencin a la polmica entre Luxemburg y Lenin acerca del nacionalismo. La primera, polaca de origen pero mxima representante del grupo rgidamente internacionalista al que pertenecan el tambin polaco Strasser y el holands Pannekoek, rechazaba el derecho de autodeterminacin en lo que a Pastor le parece que es "una concepcin eonomicista del problema nacional" (p. 55).

Lenin, en cambio, defenda ese derecho a mi entender por motivos puramente tcticos, aunque en esto no s si Pastor estara de acuerdo, pues sostiene que era una defensa no instrumental sino finalista (p. 56). En mi opinin, Lenin trata el problema de un modo que luego han imitado casi todos los comunistas de tradicin que Pastor llamara estalinista, esto es: se defiende el derecho de autodeterminacin para debilitar las estructuras imperiales porque, al fin y al cabo, la batalla es contra el capitalismo, pero luego no har falta autodeterminarse o independizarse porque todos los pueblos del imperio volvern a abrazarse en fraternal unin. Algo as es lo que muchos proponen hoy para Espaa.
Es interesante la referencia al austromarxismo pues este fue otro momento crucial en las tormentosas relaciones entre marxismo y nacionalismo al verse aquel repentinamente enfrentado al principio de autodeterminacin de los pueblos de cuo wilsoniano despus de la primera guerra mundial. Oportunsimo el recurso a Otto Bauer quien haba publicado en 1907 su famosa La cuestin de las nacionalidades y la socialdemocracia de donde surge su tambin clebre definicin de nacin como comunidad de carcter surgida de una comunidad de destino, lo que plantea la diferencia entre la concepcin personal y la territorial de nacin, una distincin muy propia del nacionalismo pangermnico y que se aparta del tambin germnico pero ms tradicional de Blut und Boden. Andando el tiempo, esta idea configurara la muy penetrante y utilizada distincin de Meinecke entre naciones culturales y naciones polticas. Por cierto, tengo la impresin de que donde ms influy la doctrina de Bauer/Meinecke del principio personal/cultural fue en la articulacin del nacionalismo judo.

El resto del repaso por el marxismo contiene acertadas observaciones sobre Jaurs y, por supuesto, Antonio Gramsci, el paladn moderno del maridaje entre los opuestos de nacionalismo y marxismo a travs de su concepcin de lo "nacional popular". Connolly y Maritegui sern dos nuevas versiones de la controversia con toques tnicos, irlands el uno e indigenista americano el otro.

El segundo captulo, Estado, nacion y capitalismo en la Espaa contempornea trae el problema nacional a la piel de toro. Arranca la Espaa moderna de la Guerra de Sucesin, con su final de apoteosis centralista y Decretos de Nueva Planta y traza luego la historia del siglo XIX siempre con el hilo de Ariadna (porque esto del nacionalismo es un laberinto, basta con pensar en los carlistas) del nacionalismo para llegar a la conclusin pesimista clsica del fracaso del esfuerzo nacionalizador espaol (p. 92) que, en aquella poca sera el acicate del regeneracionismo y de los atribulados intentos de reacomodo de la II Repblica (luego de la fragmentacin de la I), abruptamente interrumpida con la Dictadura de Franco (p. 102). Pastor dedica particular atencin, supongo que por afinidades electivas, a las elaboraciones de los trotskistas catalanes del POUM y del Bloque Obrero y Campesino, singularmente, claro, Nin y Maurn. De este ltimo destaca, creo que con simpata, esa configuracin deseada de la UIRS o Unin Ibrica de Repblicas Socialistas (p. 115). El iberismo asoma siempre la oreja en este tipo de proyectos.

El tercer captulo, Transicin poltica, nacionalismo espaol y las izquierdas de mbito estatal. parte del slito juicio crtico sobre el alcance de la transicin, considera de corta mira el reconocimiento de la plurinacionalidad de Espaa en la Constitucin (p. 123), detecta la pronta deriva neocentralizadora de la LOAPA (P. 125), expone el cierre en banda del parlamento y el Tribunal Constitucional tanto al Plan Ibarretxe como al nuevo estatuto de Catalua (p. 129) y acaba sealando la irona de que sea el PP quien acoja la idea de Sternberger del patriotismo constitucional en su programa en 2002 (p. 133). Tuve la precaucin de asomarme al texto y, la verdad sea dicha, no han entendido el concepto, por tanto este no queda mancillado y sigue siendo tan difcil de implementar como siempre. Viene luego un examen de la izquierda de mbito estatal en relacin al nacionalismo en el cual se resalta la deriva neocentralizadora del PSOE cuyo punto simblicamente dominante le parece a Pastor es la proclamacin del doce de octubre como Fiesta Nacional espaola en 1987 (p.145); igualmente se subraya la ambigedad de IU (p. 152) y que yo atribuira a la vieja herencia del tacticismo leninista. Queda claro que la plurinacionalidad es el problema irresuelto del Estado espaol (p. 163). Hoy ms que nunca.

La cuarta parte, Identidades, derechos e intereses. Mirando al futuro es un texto ms circunstancial. Hay un dictamen rotundo que habla de "fracaso nacional espaol" (p. 178), una expresin que parece encajar perfectamente con la experiencia de una bsqueda bicentenaria de la esencia nacional espaola, un trabajo similar al de Ssifo. Cuando creemos haber llegado a la cspide de una planta territorial, se nos derrumba bajo los pies como si fuera de galleta. Sospecho, no obstante, que ese dictamen no revela toda la verdad. No por ser falso, sino por ignorar la posibilidad de una perspectiva refleja. Si se habla de "fracaso" es porque no se ha alcanzado un objetivo. Muy bien. Cul? Y si la esencia de la nacin espaola fuera la angustia de un replanteamiento permanente de su sentido a partir de la conciencia de un fracaso? No es retrica. Es una realidad. Pocos pueblos se ven obligados a plantearse cotidianamente su razn de ser. Es una situacin que acicatea el debate poltico e ideolgico. Otra cosa son los resultados.

Entre estos, pide Pastor, si no ando equivocado, una "segunda transicion" (p. 179). No es frmula feliz. Todo el mundo habla de "segunda transicin". Hasta Aznar y no creo que con el mismo significado. Pero es igual, Pastor formula su propuesta de una unin libre de los pueblos del estado espaol en torno a un proyecto federal plurinacional, plurirregional y pluricultural que a su vez contribuyera a ir forjando otra Europa de los pueblos" (p. 179). En subjuntivo y como unin "en torno a un proyecto" es una determinacin tan amplia que es imposible no estar de acuerdo con ella.

Fuente: http://cotarelo.blogspot.com.es/2013/02/sisifo-y-la-ceremonia-de-la-nacion.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter