Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2013

Armas de fuego en EE.UU.
Un cncer cultural

Saul Landau
Progreso Semanal


Mi pas, un ejemplo singular, es la nica nacin en experimentar masacres peridicas de gente a manos de asesinos con armas automticas. Cuando los familiares de las vctimas se unen para rogar a los legisladores que prohban la venta de tales armas, otros ciudadanos se levantan airadamente para defender nuestros derechos de la segunda Enmienda. La Enmienda dice: Siendo necesaria una milicia bien regulada para la seguridad de un estado libre, el derecho del pueblo a portar armas no ser infringido.

Los argumentos de la segunda Enmienda acerca de tener milicias reguladas, que no tenemos, son usados como argumentos para el temor. Los cazadores no estn amenazados por las leyes de control de armas porque ellos no usan fusiles de asalto o subametralladoras o al menos no debieran usarlos si Bambi va a tener alguna posibilidad y la caza sea realmente un deporte.

Sin embargo, mi exvecino, que no es miembro de alguna milicia o cazador, alarde ante m de que l tena 25 armas de fuego en su apartamento.

Le hacen sentirse ms seguro?, pregunt.

Por supuesto, replic.

Cmo es eso? Usted no puede dispararle a ms de dos al mismo tiempo.

Las armas de fuego te dan la sensacin de que nadie se va a meter contigo.

A m las armas me hacen sentirme estpido, repliqu. No se puede discutir nada con ellas. Uno dispara o hace como si fuera a disparar. Y el otro le puede disparar a uno.

La discusin termin. Mi vecino, como millones de conciudadanos, estaba atemorizado y las armas le hacan sentirse ms seguro, como le sucede a los propietarios de armas de fuego en todo el pas que dedican tiempo a limpiar y pulir sus armas y su hombra.

Los argumentos de los que estn a favor de las armas se refieren al temor a intrusos desconocidos que entraran a su casa y les robaran, u otros personajes inquietantes que les daran dao si no fuera por su posesin de armas letales.

En otras palabras, a juzgar por el testimonio pblico de muchos acerca de este tema, los norteamericanos tienen temor, estn plenos de preocupaciones acerca de los que no conocen y las suposiciones de que all afuera mucha gente armada les hara dao si no fuera por la proteccin que ofrecen las armas de fuego,

Si tener derecho a poseer estas armas protectoras tambin significa que locos asesinos tambin, pueden adquirir armas de fueron, pues as sea.

La polica, por supuesto, no provee suficiente u oportuna proteccin contra los desconocidos asaltantes potenciales que vemos en la TV o leemos en las noticias. [LINK=http://www.factcheck.org/]FactCheck.org[/LINK] report que hemos tenido 130 tiroteos escolares desde Columbine cuyos resultados han sido al menos un estudiante o funcionario escolar muerto o herido. La polica lleg despus del tiroteo.

Irnicamente, muchos jefes de polica desean que exista el control de armas de fuego, porque piensan que al limitar el acceso a las armas se reducira la posibilidad de masacres como las que hemos tenido en varios lugares del pas. Muchos importantes funcionarios de polica defienden controles serios en la venta de armas. Pero, dicen algunos a la izquierda y a la derecha, que tal control gubernamental permitira al estado opresivo que comete asesinatos alrededor del mundo (en nombre de la libertad y la democracia, por supuesto) a poseer un monopolio sobre las armas en Estados Unidos, la misma identidad que trat de usar el control de armamento para desarmar a las Panteras Negras y otros grupos de izquierda y que asesin a uno de sus lderes (Fred Hampton).

Los poderosos de la NRA y los amantes de las armas al estilo antiguo ven el control de armas como una concesin a los oos liberales-radicales. Ellos exigen acceso ilimitado a todo tipo de arma de fuego para proteger a nuestras familias. Irnicamente, la mayora de las muertes por arma de fuego ocurre dentro de familias propietarias de armas cuando las esposas matan a los esposos o estos matan a las esposas, o cuando uno de los dos usa un arma para cometer suicidio o permite que nio encuentre y use una contra un padre, un hermano u otros nios.

Las armas de fuego equivalen a un cncer cultural en la sociedad norteamericana, una enfermedad casi incurable, aunque es una enfermedad fomentada por los fabricantes de armas, la NRA y el combinado TV-Hollywood.

En uno de sus ltimos argumentos de venta a favor de la violencia con arma de fuego. El Escuadrn de los Gnsteres (los bien conocidos actores Sean Penn, Nick Nolte, Ryan Gosling y Josh Brolin) se une para defender la idea de que los policas usen la violencia con arma sin identificarse como policas como la nica manera de atacar al crimen organizado. En efecto, la frmula del entretenimiento usa rutinariamente la violencia con armas como el mtodo ideal (si no el nico) para solucionar disputas.

Los nios se tirotean, con armas de juguete, cuando juegan a policas y ladrones o a los cowboys y a los indios, y esperan el da en que como adolescentes puedan ser dueos de armas verdaderas.

El cabildo de la caza como deporte concuerda en el valor de los fusiles como medio vital para destrozar a Bambi y a otras criaturas similares que no les han hecho dao. Como estudiante fui a cazar ciervos en los bosques de Wisconsin y vi con horror cmo un grupo de cazadores borrachos abran fuego a un supuesto movimiento en la maleza. Nadie vio si era una vaca, un humano o un ciervo. Ellos solo dispararon hacia donde haba ocurrido el aparente movimiento. Por suerte, solo hicieron blanco en arbustos y rboles.

Amigos que han ido a cazar patos esperan por la criatura alada a que sobrevuele el pantano y entonces abren fuego con escopetas, esperando que las aves caigan heridas por solo un perdign y no sean destrozadas o rellenadas por el metal una comida incmoda. Los patos no tienen armas con las que pudiera responder o defenderse. Vaya deporte!

El presidente ha propuesto instigaciones de antecedentes para todas las ventas de armas de fuego, y la prohibicin a toda arma de asalto o de tipo militar a los cargadores de gran capacidad.

Timothy McVeigh, cristiano y veterano del Ejrcito, hubiera sido aprobado para comprar armas, pero l no us para volar el edificio federal de Oklahoma City. El asunto de las armas va ms all de la capacidad legislativa de EE.UU. Debe reformar una vieja y establecida cultura de armas y muerte, una cultura que el presidente ayuda a conformar cada vez que enva a un drone asesino a matar en otro pas a una persona no procesada. Obama pudiera admitir con toda honestidad: Yo no voy a cambiar la cultura de EE.UU., y en verdad, nosotros somos las armas.

Fuente: http://progreso-semanal.com/ini/index.php/eeuu/6537-armas-de-fuego-en-eeuu-un-cancer-cultural



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter