Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2013

LOMCE de Wertgenza (y VIII)
Antidemocrtica y jerrquica

Enrique Javier Dez Gutirrez
Rebelin


La LOMCE es una ley profundamente antidemocrtica. No cree en la democracia, ni en que los centros educativos deben ser espacios para educar en y para la democracia. Porque la ciudadana democrtica no se aprende slo estudiando sobre ella sino, fundamentalmente, ejercindola. Pero esta ley modifica el art. 119.1 para quitar a la comunidad educativa la capacidad de gobierno y evaluacin de los centros.

Se produce un trasvase de competencias desde el Consejo Escolar hacia el director, que ser quien apruebe los proyectos y normas del centro, la programacin general anual, la obtencin de recursos complementarios patrocinios, financiacin de entidades privadas y donantes, decida sobre la admisin de alumnado y fije las directrices para la colaboracin con las Administraciones locales y con otros centros.

El consejo escolar queda relegado a funciones meramente consultivas y no decisorias, lo que conlleva arruinar la poca democracia participativa que quedaba en los centros de Enseanza, mientras que las funciones decisorias pasan a ser competencia de un director o directora nombrado directamente por la Administracin y no de forma democrtica por su comunidad educativa. Los centros pblicos pierden la opcin de intervenir en lo que ya era solo un concurso de mritos. Les queda un escaso 30% (ahora es un 66%). Por si fuera poco, la mitad de ese 30% ser profesorado del Claustro y ni siquiera se obliga a que el resto sea del Consejo escolar. Desaparece tambin la prioridad de los candidatos del propio centro.

En la enseanza privada subvencionada se vaca de contenido el consejo escolar, afectando a sus competencias en relacin con la seleccin del director y del profesorado, y en el despido de los docentes. Esto provoca la prctica eliminacin del funcionamiento democrtico y participativo de los centros educativos, lo que contradice el artculo 27 de la Constitucin. Esta ley plantea un modelo de autonoma de los centros que rompe con toda la cultura de colaboracin y participacin necesarias con las familias y la comunidad educativa para que la labor educativa tenga xito.

Estamos ante una ley que apuesta por la gestin privada de tipo empresarial en la educacin pblica. La denominada Nueva Gestin propone gestionar los centros pblicos segn las recetas de la empresa privada, mediante una mayor autonoma financiera que requiera de fuentes de financiacin privadas, ante la insuficiencia de la financiacin pblica.

Financiacin externa de patrocinadores que imponen sus logotipos y exigencias, introduciendo los intereses privados y mercantiles en la educacin pblica. A ello se aade la especializacin de los centros para ofrecer una oferta competitiva y diferenciada a la clientela: El proyecto educativo de los centros docentes con especializacin curricular deber incorporar los aspectos especficos que definan el carcter singular del centro", que en el segundo borrador estableca que podra ser una especializacin por tipologa del alumnado. Lo cual refleja la filosofa de esta ley: consagrar legalmente la exclusin de determinado tipo de alumnado, inmigrantes, minoras y quienes tienen dificultades de aprendizaje, como viene siendo prctica habitual en buena parte de los centros concertados, tal como muestran las estadsticas oficiales anualmente.

Esta Nueva Gestin implica tambin una concepcin de la gestin profundamente jerarquizada y piramidal, en donde la direccin se convierte en una funcin unipersonal y no colegiada, pasando tambin a tener el control en la gestin de personal en los colegios pblicos especializados donde el director o directora podr seleccionar al profesorado, estableciendo los requisitos y mritos para los puestos de personal funcionario docente y podr rechazar interinos procedentes de las listas. Se quiebran por tanto los procedimientos de transparencia, mrito e igualdad en la conformacin de las plantillas docentes. Esto abre, an ms, el camino de manera alarmante a la privatizacin de la gestin de los centros pblicos y de su financiacin.

Se potencia simultneamente la profesionalizacin de la direccin escolar como gerente, experto en gestin econmica, empresarial y de recursos humanos. Incluso el director o directora pasa a ser el responsable nico en la admisin del alumnado; y pasa tambin a ser supervisor de s mismo, pues ser el encargado de aprobar los proyectos y las normas que rigen sus propias competencias.

Este modelo jerrquico y piramidal de decisin, no potenciar una dinmica participativa dentro del centro, sino que, por el contrario, lo ms fcil es que genere un clima burocrtico y autoritario, justamente lo contrario que recomiendan todas las investigaciones sobre liderazgo y organizacin educativa. El gobierno y gestin de los centros educativos se inscribe en lo que se llama como "organizaciones de profesionales", aquellas cuyo rendimiento depende esencialmente de las capacidades y actitudes de sus integrantes. Su caracterstica principal es que el gobierno debe basarse en el convencimiento, en el extremo opuesto del gobierno jerrquico. Por eso los mecanismos internos de toma de decisiones deben basarse en la transparencia y la participacin, para que los miembros del colectivo se sientan corresponsables. Los esfuerzos realizados para lograrlo quedan sobradamente compensados por la eficacia a la hora de poner en prctica los acuerdos adoptados, que con frecuencia requiere la colaboracin, e incluso el voluntarismo de quienes deben aplicar.

Esta ley eufemsticamente denominada para la mejora de la calidad educativa, lo que realmente pretende es reducir el perodo de enseanza obligatoria para una parte de quienes han sido incluidos en el ltimo medio siglo mediante revlidas, itinerarios, especializacin centros, etc., as como consolidar y aumentar la diferenciacin de dos redes de educacin, recortando la educacin pblica y potenciando la privada subvencionada con dinero de nuestros impuestos. Instaurando un modelo de direccin y gestin acorde con los planteamientos que el PP quiere trasladar de la empresa privada al mbito educativo. Tras los modelos de corrupcin, debacle financiera y especulacin que nos ha mostrado la empresa privada, no creo que sean precisamente el modelo a seguir y mucho menos en el mbito educativo.

Enrique Javier Dez Gutirrez. Profesor de Didctica y Organizacin Escolar de la Universidad de Len y Coordinador del rea Federal de Educacin de IU

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter