Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2013

La sombra de Eulen es muy alargada en la poltica institucional catalana

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Eulen no es una empresa dedicada a la sanidad ni a juegos infantiles. Es una multinacional de servicios a empresas (a corporaciones!), especializada en limpieza y seguridad. A pesar de ello, arrasa en mbitos sociales, ajenos para ella, en esta Catalunya que, segn la coalicin gobernante y partidos afines, desea ejercer su derecho a decidir y prosigue su transicin nacional hacia. Mientras tanto, tras los escenarios iluminados, Eulen dice valer para un cocido, para un barrido (y para cosas mucho ms esenciales), y se est imponiendo en concursos pblicos con procedimientos sospechosos-altamente-sospechosos.

De entrada, va a gestionar a pesar de la oposicin de siete u ocho ayuntamientos de la zona- varios dispensarios mdicos del rea de lEscala. Lo declar satisfecho hace pocos das el mximo (ir)responsable de la Sanidad pblica catalana, el fantico y fanatizado neoliberal independentista Boi Ruiz: por fin la sanidad no est en manos de la ciudadana sino de los grupos de inters! A los hechos se remita, pudo aadir. Lo anterior a pesar de que el que fuera alcalde de Figueres y hombre fuerte de CDC en la zona, Santi Vila, el actual conseller de Poltica Territorial, se opuso (aparente o realmente) a esa infame, injusta y nada clara concesin empresarial. No pudo conseguir nada, la suerte estaba echada. Tal vez le hicieran callar la boca si su boca habl con honestidad o presionada por la ciudadana. En estos asuntos, quien manda es don Boi y con l las patronales privadas de la sanidad, un fuertsimo lobby de la denominada sociedad civil catalana emprendedora, uno de los enamoramientos ms elogiados por don Andreu Mas-Colell, otro neoliberal sin fisuras.

Pero lo de lEscala no ha sido el nico caso. La sombra de Eulen es ya alargada en la ms que corrompida poltica institucional catalana, una de las comunidades europeas con peor calificacin por sus prcticas y funcionamiento polticos. La ltima que se conoce va de juegos infantiles y afecta al Ayuntamiento de Barcelona, dirigido tambin por CiU. Xavier Trias es el alcalde, un ex mdico que encabeza uno de los grupos de inters ms neoliberales y anti-sector pblico de la coalicin gobernante.

Los titulares: Una multinacional para un centro infantil. Barcelona adjudica la gestin del Casal El Drac de Sant Mart a la empresa Eulen. Es una informacin aportada por Laia Revents [1]. Resumo sucintamente la historia de este casal:

El Ayuntamiento de Barcelona adjudic el lunes 4 de febrero a Eulen un casal de Sant Mart, un barrio barcelons pegado a Sant Adri del Bess, un centro que hasta ahora gestionaba Encs, una entidad social, no una multinacional que, claro est, tiene el nimo de lucro como finalidad destacadsima. (Pseudo)argumento de las administraciones: son sectores deficitarios, su privatizacin los har rentables. Como el cemento tienen su rostro. Rentable un casal de nios y jvenes? Ni que decir tiene que el inters de Eulen por un casal de un barrio empobrecido anuncia cosas an peores.

El Drac funciona desde hace unos 26 aos. Atiende a nios y jvenes del barrio de la Verneda-La Pau y de Sant Adri de Bess. Los menores, de 4 a 16 aos, realizan actividades gratuitas por las tardes de lunes a viernes. En verano se convierte en el casal destiu para un barrio con riesgo de exclusin social, la renta familiar est por debajo de la media de la ciudad, muy necesitado de proyectos pedaggicos. No hace falta entrar en detalles de su situacin en estos momentos. Es uno de los barrios barceloneses donde la renta media ha bajado ms, an ms, en estos aos de crisis-estafa.

El procedimiento de contratacin pblico est sujeto a varios criterios. Entre ellos, el coste y las caractersticas tcnicas. Encis, la Fundacin Pere Tarrs y el grupo Eulen fueron los tres concursantes finales para el casal. La nueva adjudicataria, Eulen, gan el concurso sin superar la parte tcnica, la que define los servicios a prestar. LR recoge las declaraciones de Laia Grabulosa, portavoz de la confederacin Empresarial de la Economa Social en Catalua: Nos parece inaceptable que se deje la gestin pblica de un centro cvico infantil en manos de una empresa que no ha demostrado la capacidad tcnica suficiente para llevar a cabo el servicio. No es una ilegalidad, pero es una mala prctica generalizada en las administraciones. Catalanas en este caso, quiso decir.

Encis y la Fundacin PT obtuvieron 13,25 y 9 puntos respectivamente en el apartado tcnico sobre un total de 16; Eulen se qued en 6,25. De escndalo! Otros puntos, con peso en la calificacin final, se obtienen con la oferta econmica. Las propuestas: Encs, 90.992 euros; la Fundacin, 89.280 euros, Eulen 86.286 euros. La diferencia entre la ms cara y la ms barata: 4.706 euros, menos que el sobresueldo de Xavier Crespo, el ex alcalde de Lloret, por formar parte como vicepresidente de una comisin que se ha constituido recientemente en el Parlament. En un alarde de cinismo imaginativo, el portavoz del Ayuntamiento niega que haya primado el coste. Hemos valorado la suma de todos los aspectos, unos cuantificables [la oferta econmica, representan el 67% del total] y otros, juicios de valor. Cmo ha valorado el Ayuntamiento esos juicios de valor? Con qu valores? Saben los responsables del consistorio barcelons que, cmo nos ense don Antonio Machado, slo los necios confunden valor y precio?

En la mayora de concursos, recuerda Laia Ravents, sobre todo en obras pblicas, si no se obtiene el 60% de la puntuacin en la parte tcnica no se puede concurrir. En este caso, donde lo que est en juego es un proyecto pedaggico, Eulen, la multinacional de limpieza poco limpia, obtuvo el 39%. Entonces? Adems, prosigue LR, con El Drac se da la paradoja de que la oferta ms cara y peor valorada tcnicamente ha sido la elegida, porque la ley de contratos del sector pblico obliga a evaluar antes del IVA. Al ser una sociedad mercantil, que pretende mercantilizarlo todo, Eulen debe aadir el IVA (no en los casos de sociedades no lucrativas como Encs y la Fundacin). Lo que repercute obviamente en el importe del contrato final, adjudicado por ello en 94.915 euros, la oferta ms cara.

Francesc Carmona, el portavoz del grupo ICV-EUiA en Sant Mart, que ha declarado que exigir explicaciones en marzo, en el prximo pleno del distrito (no es algo tarde?) ha sealado un nudo esencial de la situacin: Estamos muy sorprendidos. Hasta ahora las adjudicaciones se daban a entidades sin nimo de lucro que llevan aos sobre el terreno con un proyecto pedaggico de proximidad. Es muy extrao que una compaa que no se dedica a ello la obtenga. De hecho, las entidades del tercer sector denunciaron el pasado lunes las malas prcticas de la administracin en los concursos: priman el factor econmico por encima de cualquier otro [2].

Todo es, pues, extrao, muy extrao. Y si hubiera algo ms? Y si las decisiones tomadas tuvieran alguna racionalidad complementaria? Slo fanatismo privatizador como el que mantuvo y practic Ernest Maragall, el de la Nova Ezquerra Catalana (ay qu risa ta Felisa!), en la conselleria de Educacin? Y si tambin hubieran sobres no vacos o afines? No son legin los casos de corrupciones empresariales en la poltica institucional catalana hasta el punto de que el mismsimo secretario general de Convergncia, por no hablar de Uni, y portavoz parlamentario de la coalicin, se va afectado? No se habla estos das de prcticas monetarias muy extraas practicadas por la familia del ex president intocable Jordi Pujol? No es muy raro que una multinacional, no catalana por cierto, ejerza su creciente y mercantil sombra en servicios asociados a la administracin pblica catalana en momentos en que se habla de derecho a decidir y de un nuevo Estado o incluso de un Estado nuevo? Nuevo con esos ropajes, con estos abonos, con estos procedimientos, con esas prcticas? No cabe pensar que hay gato y euros encerrados en la relacin Eulen-administraciones catalanas y en el inters de aquella por casales de barrio?

Algo huele mal, muy mal, y no es en Dinamarca. No es necesario ser un mal pensado para abonar esta sospecha.

Notas:

[1] http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/02/03/catalunya/1359922281_881572.html

[2] El Drac no es el nico caso. LR informa en su artculo de otras prcticas.

Salvador Lpez Arnal es miembro del Front Cvic de Catalunya Somos Mayora

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter