Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-02-2013

Se incentivar la eficiencia en captulos como estancia mdica hospitalaria, rendimiento del rea quirrgica o uso de dilisis
El Gobierno Valenciano prima a los mdicos de la sanidad pblica que optimicen recursos

Enric Llopis
Rebelin


Privatiza y luego pregunta. A esta mxima parecen abonados los gobiernos autonmicos del PP en materia sanitaria, singularmente los del Pas Valenciano, Madrid y Castilla-La Mancha. Una mxima que rige tanto para la gestin directa de los hospitales pblicos, que se adjudica a empresas privadas, como a los criterios que se aplican en la administracin de estos centros (supuesta eficiencia, optimizacin de recursos, agilidad y ahorro).

El pasado 24 de enero la Conselleria de Sanitat de la Generalitat Valenciana anunci que en 2013 se establecer una retribucin variable para los profesionales de la sanidad pblica que logren los mejores resultados en sus actividades, segn se afirma en un comunicado de prensa de la Conselleria.

La idea es el pago de la productividad, captulo que se introduce sin ambages en un derecho fundamental como la salud pblica. De hecho, este ao la Conselleria de Sanitat ya destina 18,5 millones de euros a primar a los mdicos que obtengan ms xito en la implantacin de estas medidas de eficiencia. El objetivo de este pago es incentivar a los profesionales con el fin de obtener la mayor eficiencia posible sobre los recursos.

Los incentivos, que podran alcanzar hasta un 10% del salario anual establecido para una categora profesional determinada, forma parte de los Acuerdos de Gestin, objetivos y prioridades que deben cumplir los trabajadores de la sanidad pblica valenciana. En la medida que cumplan los 48 indicadores establecidos -divididos en tres categoras: de calidad, asistenciales y de gestin- los profesionales podrn acceder a las retribuciones extra.

El mero enunciado de alguna de estas categoras implica una rotunda declaracin de intenciones. En el bloque de gestin, que trata principalmente de optimizar recursos, se hace referencia expresa a los tiempos de atencin. En cuanto al bloque de calidad, trata tericamente de mejorar la atencin que reciben los ciudadanos, segn la Conselleria de Sanitat, evitando reingresos hospitalarios por complicaciones y mejorando los autocuidados del paciente.

Entre los indicadores que evaluarn la eficiencia y la optimizacin de los recursos por parte de los profesionales, figuran algunos con potencial para que salten las alarmas: la tasa de reingreso hospitalario a los 30 das de haber recibido el alta; la tasa de utilizacin poblacional de las consultas de atencin especializada; el porcentaje de urgencias ingresadas; la estancia de media hospitalaria; el rendimiento del bloque quirrgico, la tasa de utilizacin de la dilisis hospitalaria y la reduccin del precio medio por receta para alcanzar la media nacional.

La Asociacin Valenciana de Usuarios de la Sanidad (AVUSAN) ha criticado estas medidas al considerar que el pago a los profesionales para abaratar la sanidad, corrompe la profesionalidad y recorta an ms la salud de los pacientes. Adems, han sealado a Manuel Llombart como conseller economista que intenta convertir la atencin sanitaria de las personas a una obsoleta manipulacin industrial de objetos, contraria a un juramento hipocrtico que antepone el bien del paciente.

Recuerdan, asimismo, que los mdicos que menos tiempo mantengan ingresados a sus pacientes cobrarn ms. Tambin ver mejorada su retribucin el trabajador sanitario que menor nmero de enfermos derive a servicios de atencin especializada, o aqul que registre un bajo ndice de urgencias con hospitalizacin. Si algn mdico consigue reducir el precio mdico por receta tambin pasar a engrosar la lista de beneficiarios del abono de un complemento salarial.

Pero lo ms grave de indicadores e incentivos, a juicio de AVUSAN, es que se rompe la confianza de los pacientes en unos profesionales que la Conselleria de Sanitat pone colectivamente bajo la sospecha de buscar ganancias extra, cuando receten, pidan pruebas, asistan o realicen derivaciones. Afirman, asimismo, que el Gobierno Valenciano ha anunciado estas medidas sin un dilogo previo con los usuarios de la sanidad pblica, que llevan dos meses intentando entrevistarse con el conseller de Sanitat, Manuel Llombart, sin recibir respuesta.

Por ltimo, portavoces de AVUSAN niegan que la sanidad privatizada sea ms barata y eficiente que la pblica. Ahora se sabe por las estadsticas europeas que la sanidad pblica valenciana es de las menos onerosas para el erario; adems, segn ha hecho pblico el defensor del paciente, los recortes contribuyen al aumento de las denuncias por negligencias mdicas.

Pero en el Pas Valenciano el nexo entre la sanidad pblica y el negocio empresarial viene de lejos. Desde que en 2001 se inaugurara el Hospital de la Ribera en Alzira laboratorio a escala estatal de la gestin privada en centros hospitalarios de titularidad pblica-, se han abierto hospitales con idntico modelo de gestin en Dnia, Torrevieja, Manises y Elx. A ello se aade que hospitales pblicos de gestin directa (no privatizada) han adjudicado a empresas parte de sus servicios, como limpieza, restauracin, lavandera, comida y pruebas diagnsticas.

La conexin pblico-privada tambin se hace patente en el permanente trasvase de altos cargos entre ambas esferas. El actual conseller de Sanitat de la Generalitat Valenciana, Manuel Llombart, ha ocupado durante cinco aos la direccin general del Instituto Valenciano de Oncologa (IVO), fundacin privada dedicada al tratamiento del cncer. La casustica es amplia. El actual titular de Sanitat del gobierno cataln, Boi Ruiz, alcanz este cargo tras dirigir la patronal catalana de hospitales. Juan Jos Gemes, consejero de Sanidad de Madrid hasta 2010, dimiti el pasado enero de su puesto de directivo en la multinacional suiza de anlisis clnicos, UNILABS, al trascender que estando al frente de la Consejera se privatiz el servicio de laboratorios, que actualmente gestiona UNILABS en seis hospitales pblicos.

Los criterios empresariales y mercantiles en la gestin tampoco resultan privativos de la sanidad espaola. Recientemente en Japn se ha llegado al paroxismo, cuando el nuevo ministro de Finanzas, Taro Arso, ha sugerido que deberan eliminarse los cuidados sanitarios para pacientes terminales. Yo me sentira mal sabiendo que mi tratamiento lo paga el gobierno. No reolveremos el problema hasta que dejemos que se den prisa y mueran, ha afirmado el ministro segn recoge The Guardian. Aviso para navegantes.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter