Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-02-2013

Censura en "El Pas"?
El diario global-imperial al servicio de don Mariano y del bloque dominante?

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


El martes de esta semana, 5 de febrero, Miguel ngel Aguilar public uno de sus artculos en El Pas en el que hablaba de los ingresos de don Mariano Rajoy y de su trayectoria profesional. Ha desaparecido. Algunas almas puras han escrito al defensor del lector del diario pidiendo explicaciones.

El jueves de esta misma semana, segn parece, el artculo ha desaparecido tambin de la cach de google.

Lo he comprobado. NO se encuentra por ninguna parte.

Censura? Lo parece. Sorprende? Sorprende. M. A. Aguilar es un periodista nada crtico con la actual direccin de El Pas y, adems, es poco afable, por decirlo suavemente, con cualquier organizacin o ciudadano que tenga algo que ver, aunque sea remotamente, con la izquierda transformadora. Digamos que es muy PSOE, muy derecha-derechona del PSOE.

Adems, en principio, el diario-global no parece abonar en demasa en estos momentos el gobierno Rajoy. Lo contrario parece ms verdadero.

Esperemos. La paciencia es una excelente virtud en estos casos.

Algunos pasajes del artculo censurado:

El primer punto est en la mente indignada de todos: La intervencin del presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ante el comit ejecutivo nacional de su partido el pasado sbado, 2 de febrero, ha agravado la situacin en que se encuentra el caso Grtel-Brcenas. Primero, por el formato elegido de mximo blindaje y mnima credibilidad. Quiero, dijo el presidente, que en este asunto operemos con la mxima transparencia, el mximo rigor y la mxima diligencia. Pero a continuacin las maneras venan a desmentirle. Porque de las ruedas de prensa sin preguntas, lo que Esteban Gonzlez Pons, vicesecretario del PP, llamaba notas de prensa audiovisuales, se ha pasado a un escaln superior. Ahora, los periodistas han dejado de ser testigos, ni siquiera comparten lugar con el compareciente. Recluidos en otra sala, solo les llega una seal de televisin realizada por los servicios del partido. Una cmara fija ofrece el plano nico del presidente Rajoy, que lee en un atril. Pero nadie ajeno al comit ejecutivo nacional pudo dar fe de cmo sucedi.

El segundo punto habla de las estpidas referencias de don Mariano a sus hazaas oposicionales juveniles y a sus motivaciones polticas de fondo: Segundo, porque si Rajoy proclama nada tener que ocultar, no temer a la verdad, no haber venido a la poltica ni a ganar dinero ni a engaar a Hacienda; ser a los 23 aos, en 1978, Registrador de la Propiedad con una plaza; ganarse muy bien la vida; ingresar ms dinero en su profesin que como poltico; haber venido a la poltica perdiendo dinero porque para l, el dinero no es lo ms importante en esta vida; todas estas protestas nos obligan a reclamar que se muestre "con mxima transparencia, mximo rigor y mxima diligencia" toda su trayectoria como Registrador.

Por eso, prosigue MAA, queremos saber cosas como las siguientes. Su batera de preguntas basadas en la biografa ms o menos conocida del presidente:

La primera nos ubica en Villafranca, Len: Si es cierto que sigui disfrutando de los beneficios del Registro de Villafranca, provincia de Len, y de Padrn, provincia de la Corua, cuando fue elegido diputado al Parlamento de Galicia en 1981, director general de Relaciones Institucionales de la Xunta en 1982.

La segunda nos traslada un poco lejos, al Pirineo cataln: Si al concursar voluntariamente y obtener en 1982 el registro de Berga en el Pirineo cataln, contraviniendo entre otras la obligacin de residir en la localidad donde tiene su sede el Registro, continu obteniendo ingresos de esa plaza, que se encuentra a ms de mil kilmetros de Pontevedra, ciudad donde segua teniendo su residencia efectiva y sus responsabilidades polticas como concejal del Ayuntamiento, presidente de la Diputacin y Diputado al Congreso desde 1986 y vicepresidente de la Xunta en 1987. Porque si Rajoy como poltico concursaba buscando mejores plazas y figuraba como registrador en activo, debemos saber cunto cobraba de sus cargos polticos y cunto reciba de los registros.

La tercera va de compatibilidades: Si es cierto que nunca solicit la declaracin de compatibilidad del Ministerio de la Presidencia, a que estaba obligado por la Ley de Incompatibilidades de los funcionarios pblicos, porque en ese caso alardear de ser persona escrupulosa con el cumplimiento de la legalidad resultara excesivo.

La cuarta habla de Elche y Santa Pola: Si los registros de Elche y Santa Pola, que solicit y le fueron adjudicados en sucesivos concursos, los atendi alguna vez personalmente, cunto cobr hasta 1990 y si simultaneaba esa tarea con otras responsabilidades polticas.

La quinta va de designaciones: Si, cuando a partir de marzo 1990 pide que se le declare en servicios especiales y su plaza en Santa Pola, queda encomendada a su buen amigo Francisco Riquelme, titular del Registro de Elche, esa designacin a ttulo de "sustituto accidental permanente", era la que corresponda segn el cuadro legal de sustituciones de la Direccin de Registros y del Notariado.

La sexta va de acuerdos entre colegas: Si a partir de ese momento y siguiendo ejemplos acreditados se reparta al 50% los beneficios del Registro de Santa Pola con el sustituto que le haca el trabajo.

La sptima va de repartos y cambios legislativos pro domo sua: Si despus de 1998 a partir de algunos cambios legales, aprobados en el Consejo de Ministros donde l se sentaba, los beneficios del Registro de Santa Pola se han partido entre el amigo Riquelme y el Colegio de Registradores al 50%.

Son cuestiones relevantes, concluye MAA, porque permitiran confirmar cuanto es el dinero perdido de Mariano Rajoy y evaluar su desprendimiento y su entrega sacrificada a la poltica, sin atender a las prdidas que ese afn de servicio le acarreaba. De momento, recuerda finalmente el conservador periodista de El Pas , en la Declaracin de Actividades presentada en el Congreso de los Diputados el 1 de diciembre de 2011 el punto segundo "Ejercicio de la funcin pblica o de cualquier puesto al servicio de una Administracin Pblica" figura en blanco y tampoco especifica la Administracin para la que presta sus servicios, ni si ha solicitado el pase a la situacin de servicios especiales o equivalente

Hay censura entonces? Por qu? Desde dnde? Esta es una prctica ajustada al ideario liberal del diario de don Cebrin y de sus amigos usamericanos?

 

 

Salvador Lpez Arnal es miembro del Frente Cvico Somos Mayora

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter