Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-02-2013

El peligroso vendedor de cambures que la DIM arrest en Altamira de Cceres

Jos Roberto Duque
Traccin de sangre


Orlo en la voz de Rafael Martnez Arteaga (El Cazador Novato) es uno de esos acontecimientos que no se olvidan. Me toc escucharlo (y lamentar no haber encendido una maldita cmara o grabador) en ese bonito pueblo que en la alborada del estado Barinas fue su primera capital.

***

Se lo llevaron unos amigos de Barinas: un tipo flaco y jipato que responda al nombre de Diego. La casa de Rafael Martnez, El Cazador Novato, es de esas que permanecen abiertas a la espera de amigos, conocidos y curiosos. Este Diego no entraba en ninguna de esas categoras, pero bast una conversa de pocos minutos y la declaracin de que l y su esposa queran un espacio suficiente para dormir y dedicarse a trabajar la tierra, y Rafael les indic un cuarto detrs de su casa, all en el sector La Quinta, a un par de kilmetros de Altamira de Cceres. Diego y su mujer echaron un ojo y eso fue todo: el Cazador tena nuevos vecinos (y no slo inquilinos).

Para completar el cuadro y la entrada en armona, el Diego (quien se present como abogado ecuatoriano) result ser cantor y compositor. Muy buen cantor y mejor compositor. El Cazador, quien carga encima la fama esa de escopetero sin puntera, pero que cuando le pone el ojo y el odo a un cantor ste termina convirtindose en cantante fundamental, emblema o leyenda de la canta llanera (Reynaldo Armas, Dmaso Figueredo, Reyna Lucero, docenas ms) todava hoy se lleva la mano a la nuca cuando se acuerda de las melodas que su nuevo vecino le sac a la garganta y a la guitarra: "Yo me preguntaba de dnde haba salido ese seor y por qu no estaba sonando en todas las radios. Tena a Al Primera en un pedestal y compona varias canciones al mes".

Lo otro que conmovi al Cazador fueron las reflexiones y anlisis polticos del visitante. Cualquier tema o comentario simple sobre las relaciones entre Colombia y Venezuela que se pona en la mesa, el Diego la desmenuzaba en mil fragmentos que al juntarse daban cuenta de un rompecabezas geopoltico complejo pero clarsimo. El Cazador le mostraba una enredadera en el monte y el otro la picaba en trocitos y detrs apareca la selva completa. "Y por qu este carajo que sabe tanto se vino a este pueblo a pelar bolas", segua preguntndose el Cazador. Mala puntera. Ms de una vez Diego le pregunt a su anfitrin qu opinin le mereca la guerrilla colombiana. El Cazador se lo deca claramente: "Me gusta ms la revolucin que estamos haciendo en Venezuela. Aqu no necesitamos secuestrar a nadie para hacer la revolucin". Diego escuchaba y guardaba silencio.

Los dems vecinos de La Quinta tambin se fueron convirtiendo en asiduo auditorio para orlo decir sencillos y complejos discursos, y cantar. Otro dato inslito: su sencillez, la forma en que se ganaba la vida: recoga los cambures de un conuco que l mismo trabajaba dentro de la parcela del Cazador, y los suba a la orilla de la carretera para venderlos. Con el producto de esa venta iba a Altamira y compraba alimentos para l y su mujer en Mercal. A veces la venta de los cambures no le alcanzaba para comprar para todo el mes y el Cazador le completaba o le prestaba el dinero que le faltaba. "Ese conuquero era muy trabajador y muy inteligente, yo lo ayudaba con mucho gusto". Varios meses tuvieron para compartir saberes y canciones.

***

Rafael Martnez, El Cazador, nos muestra la habitacin para completar una imagen que no se puede decir con palabras: "Aqu viva Diego con su mujer. Con esto se conformaba ese hombre para vivir. De aqu se lo llevaron de madrugada". Un cuarto de 4 por 6, una cama, un estante y a un costado un tnel por donde baja el agua cuando llueve. Un cuadro que uno llamara pobreza si no conociera la diferencia entre sta y la humildad.

La madrugada de la que habla el Cazador Novato es la del 31 de mayo de 2011. Ese da llegaron dos camionetas Hilux y de ellas se bajaron diez hombres con armas automticas. Entraron a la casa, dieron con la pequea habitacin donde dorman el conuquero y su mujer y se los llevaron. El Cazador estaba entonces en Barinas pero su hermano le cont todo; a la mujer la soltaron en el puente, a unos kilmetros del pueblo, con las manos atadas a la espalda con alambre. Al da siguiente comenz a difundirse por Internet la noticia de que la Divisin de Inteligencia Militar haba capturado a un guerrillero de las FARC en Barinas. Ms especficamente en Altamira de Cceres. Exactamente: en el cuartico trasero de la casa de Rafael Martnez, El Cazador Novato. Y el guerrillero capturado era conocido por su alias, Julin Conrado.

***

Das despus los cuerpos de seguridad del estado le hicieron una visita domiciliaria al Cazador. Le hicieron varias preguntas, respetuosamente y sin violencia por tratarse de un personaje importante de la cultura llanera. l respondi todo con franqueza y claridad. No saba que Diego se haca llamar Julin Conrado ni que era guerrillero. Hasta que le hicieron la pregunta que pareca crucial:


--Usted sabe la clase de problema en el que est metido?

--No s, dgamelo usted.

--Usted tena escondido en su casa a un fugitivo de la justicia colombiana.

--Bueno -ripost el Cazador-, entonces dgame una cosa. Ese seor estaba armado cuando lo capturaron?

--No, no estaba armado.

--Ah bueno, entonces no tengo ningn problema, porque yo estaba cumpliendo con una orden del comandante Chvez: soldado de cualquier fuerza regular o irregular que ingrese al territorio necesitado de ayuda mdica o humanitaria, estamos en la obligacin de drsela.


Desde entonces ya nunca ms han vuelto a la casa del Cazador Novato.





Fuente: http://tracciondesangre.blogspot.com/2012/12/el-peligroso-vendedor-de-cambures-que.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter