Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-02-2013

Recorte del 3% en los presupuestos de la UE para los prximos siete aos
Quin dijo "Ms Europa"?

Gorka Larrabeiti
Rebelin


Termin el regateo en el zoco del Consejo Europeo de Bruselas. Por primera vez en su historia, los jefes de Estado y de gobierno de la Unin Europea (UE) aprobaron un presupuesto a la baja para el perodo 2014/2020, que es un 3% inferior a la del periodo 2007-2013, y un 12% inferior al previsto por la Comisin Europea en el primer borrador. Este es el hecho: se habla de "ms Europa", pero se hace "menos Europa". Gan Cameron, que se jact de haber puesto "un tope a la tarjeta de crdito europea" y de haberse aliado con daneses, holandeses, suecos y "muy estrechamente" con Merkel. Gan tambin Merkel, que parece convencida de que se puede conseguir ms Europa con menos dinero. Rajoy gan, cmo no, y Espaa va bien, va bien, vamos a ser receptores netos hasta 2020, un gran espaldarazo. Monti gan porque consigui reducir el saldo pasivo italiano. El polaco Donald Tusk, al conseguir 4.000 millones ms de fondos, dijo que era "uno de los das ms felices de su vida". Y el presidente del Consejo Europeo,Van Rompuy, gan, claro: "Hay para todos". l logr el acuerdo, y lo hizo con un alarde de genio tecnocrtico: en lugar de una cifra, dio dos: una para los perdedores, y otra para los ganadores: 959.000 millones corresponden a los compromisos de gasto de 2014 a 2020; 905.000 millones, al gasto efectivo.

Comienza ahora el regateo en el zoco del Parlamento Europeo, que debe aprobar por mayora absoluta el acuerdo alcanzado ayer para que entre efectivamente en vigor. Populares, socialistas, liberales y verdes se han unido para expresar su rechazo a este acuerdo, para salvar la cara del proyecto europeo. Guy Verhofstadt, antiguo Primer ministro belga, lo ve negro: "Tal como est ahora [el presupuesto], no se aprobar. Apuesto 12 botellas de buen vino italiano".

25 horas de negociacin, una cumbre en noviembre fracasada: por qu cuesta tanto aprobar un acuerdo que macroeconmicamente significa slo el 1% del ingreso nacional bruto? Segn Mnchau, "Si se mide segn el producto interior bruto de la UE, los volmenes tan controvertidos se traducen en alrededor del 0,03 por ciento". Entonces, si no es cuestin de macroeconoma, dnde est el problema? Es obvio: en la poltica. Hablamos de la victoria de Cameron, primer ministro de un pas que en el referndum programado para 2017 podra decidir salir de la UE; presenciamos otra victoria de la austeridad que tanto gusta a Merkel, incapaz de ver la bomba de relojera de 26 millones de parados, un trabajador de cada seis contratado a tiempo determinado, y uno de cada seis ciudadanos a punto de atravesar el umbral de la pobreza; asistimos a la derrota de la propuesta de Hollande de crecimiento keynesiano, y tomamos nota del suicidio poltico de la Comisin Europea, ausente del debate, cuando a ella le corresponde la defensa del presupuesto que se lleva al Consejo Europeo. En efecto, muchos anlisis explican este fracaso europeo como una cuestin de coraje poltico, miedo y egosmos nacionales, que se arreglara con una mayor unin poltica.

En este sentido, fue sonado el manifiesto Europa o el caos un grupo de famosos filsofos, escritores y periodistas. Sin hacer la mnima crtica al problema sustancial del dficit democrtico de las instituciones europeas, planteaban una disyuntiva fatal: unin poltica o muerte. Hablaban de "Europa", pero se referan a la Unin Europea. Ligaban la suerte de "Europa" a la del euro. Denunciaban la imposibilidad terica del euro, al que siguen viendo una solucin. Para salvar el euro, y en consecuencia Europa, dicen, hay que aceptar la derrota de las soberanas nacionales. Pagar y someterse. Una suerte de absolutismo eurcrata. Todo por Europa, pero sin Europa. Es este el precio del euro y de la Unin Europea? Es realista pensar que los pases del Norte estn dispuestos a transferir cifras enormes para conseguir una mayor cohesin estructural? Estamos seguros de que la Unin Europea se consolidara renunciando a las soberanas nacionales cuando son incapaces de llegar a acuerdos en cifras mucho menores que las que requiere el funcionamiento de una zona monetaria ptima? No ser esta imposicin eurocrtica lo que ms est fomentando el euroescepticismo?

No faltan testimonios de importantes exponentes polticos europeos que dan fe del recorte democrtico que se vive en Europa. Jacques Attali, economista que fue asesor de Miterrand, afirma que en 2012 vivimos "un golpe de Estado tecnocrtico. El BCE sustituy a los polticos indecisos y tom el control del avin europeo". Por su parte, Olli Rehn, comisario europeo de Asuntos econmicos y monetarios, dio a entender, en plena campaa electoral italiana, que, como Berlusconi no respet los compromisos adquiridos con la troika, no se le concedi ms crdito, lo que condujo al fin de su gobierno y a la formacin del gobierno "tcnico" de Monti. Siendo Berlusconi el perjudicado, puede sentirse hasta alivio por la existencia de este poder supranacional. Sin embargo, tras un ao del "extrao" gobierno de Monti, ejemplo de tecnocracia europea y austeridad, el alivio se ha convertido en congoja por un ulterior empeoramiento de la situacin socioeconmica, que curiosamente se ha traducido en una intensificacin del euroescepticismo.

La experiencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC) ensea que no es necesario renunciar a la soberana nacional para avanzar en la unidad poltica de una regin. Mas en Europa pareciera que no hay alternativa: o la Europa tecnocrtica del euro, o los populismos soberanistas. No caben crticas al proyecto europeo. Dicen que el Parlamento Europeo gastar 2.360.000 en monitorar debates euroescpticos en Internet con vistas a las elecciones europeas del ao prximo. Pero aunque sigan recortando la economa y la democracia del proyecto europeo, las luchas traern la primavera a Europa. Imaginarla es fcil. Se abolirn todos los tratados y la legislacin de austeridad. Habr una transicin ecolgica. Se desarmar los mercados financieros. No se pagar la deuda. Se despedir a la Troika, no a la gente. En la cumbre de primavera del 14 de marzo en Bruselas, se ver al menos algn brote de otra Europa posible.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter