Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-02-2013

Hoy, en Amrica Latina, Marx sera extractivista?

Eduardo Gudynas
ALAI AMLATINA


En Amrica Latina siguen avanzando las estrategias enfocadas en minera, hidrocarburos y monocultivos, a pesar que esto significa repetir el papel de proveedores de materias primas y de las resistencias ciudadanas. Este modo de ser extractivista se expresa tanto en gobiernos conservadores como progresistas. Pero como entre estos ltimos se esperaba otro tipo de desarrollo, esa insistencia se ha convertido en un nudo poltico de enorme complejidad.

Para sostener el empuje extractivista se est apelando a nuevas justificaciones polticas. Una de las ms llamativas es invocar a los viejos pensadores del socialismo, para sostener que no se opondran al extractivismo del siglo XXI, y adems, lo promoveran.

Seguramente el ejemplo ms destacado ha sido el presidente ecuatoriano Rafael Correa, quien para defender al extractivismo lanz dos preguntas desafiantes: Dnde est en el Manifiesto Comunista el no a la minera? Qu teora socialista dijo no a la minera? (entrevista de mayo de 2012).

Correa redobla su apuesta, ya que adems de citar a Marx y Engels, le suma un agregado propio que no puede pasar desapercibido: tradicionalmente los pases socialistas fueron mineros. El mensaje que se despliega es que la base terica del socialismo es funcional al extractivismo, y que en la prctica, los pases del socialismo real lo aplicaron con xito. Si su postura fuese correcta, hoy en da, y en Amrica Latina, Marx y Engels deberan estar alentando las explotaciones mineras, petroleras o los monocultivos de exportacin.

Soando con un Marx extractivista

Comencemos por sopesar hasta dnde puede llegar la validez de la pregunta de Correa. Es que no puede esperarse que el Manifiesto Comunista, escrito a mediados del siglo XIX, contenga todas las respuestas para todos los problemas del siglo XXI.

Como sealan dos de los ms reconocidos marxistas del siglo XX, Leo Huberman y Paul Sweezy, tanto Marx como Engels, an en vida, consideraban que los principios del Manifiesto seguan siendo correctos, pero que el texto haba envejecido. En particular, reconocieron implcitamente que a medida que el capitalismo se extendiera e introdujera nuevos pases y regiones en la corriente de la historia moderna, surgiran necesariamente problemas y formas de desarrollo no consideradas por el Manifiesto, agregan Hunerman y Sweezy. Sin duda esa es la situacin de las naciones latinoamericanas, de donde sera indispensable contextualizar tanto las preguntas como las respuestas.

Seguidamente es necesario verificar si realmente todos los pases socialistas fueron mineros. Eso no es del todo cierto, y en aquellos sitios donde la minera escal en importancia, ahora sabemos que el balance ambiental, social y econmico, fue muy negativo. Uno de los ejemplos ms impactante ocurri en zonas mineras y siderrgicas de la Polonia bajo la sombra sovitica. Hoy se viven situaciones igualmente terribles con la minera en China.

No puede olvidarse que muchos de esos emprendimientos, dado su altsimo costo social y ambiental, slo se vuelven viables cuando no existen controles ambientales adecuados o se silencian autoritariamente las demandas ciudadanas. Tampoco puede pasar desapercibido que aquel extractivismo, al estilo sovitico, fue incapaz de generar el salto econmico y productivo que esos mismos planes predecan.

Actualmente, desde el progresismo se defiende el extractivismo aspirando aprovechar al mximo sus rditos econmicos para as financiar, por un lado distintos planes sociales, y por el otro, cambios en la base productiva para crear otra economa.

El problema es que, de esta manera, se genera una dependencia entre el extractivismo y los planes sociales. Sin los impuestos a las exportaciones de materias primas se reduciran las posibilidades para financiar, por ejemplo, las ayudas monetarias mensuales a los sectores ms pobres. Esto hace que el propio Estado se vuelva extractivista, convirtindose en socio de los ms variados proyectos, cortejando inversores de todo tipo, y brindando diversas facilidades. Sin dudas que existen cambios bajo el progresismo, pero el problema es que se repiten los impactos sociales y ambientales y se refuerza el papel de las economas nacionales como proveedores subordinados de materias primas.

La pretensin de salir de esa dependencia por medio de ms extractivismo no tiene posibilidades de concretarse. Se genera una situacin donde la transicin prometida se vuelve imposible, por las consecuencias del extractivismo en varios planos, desde las econmicas a las polticas (como el desplazamiento de la industria local o la sobrevaloracin de las monedas nacionales, tendencia a combatir la resistencia ciudadana). El uso de instrumentos de redistribuciones econmicas tiene alcances limitados, como demuestra la repeticin de movilizaciones sociales. Pero adems es costoso, y vuelve a los gobiernos todava ms necesitados de nuevos proyectos extractivistas.

Es justamente todas esas relaciones perversas la que debera ser analizada mirando a Marx. El mensaje de Correa, si bien es desafiante, muestra que ms all de las citas, en realidad, no toma aquellos principios de Marx que todava siguen vigentes para el siglo XXI.

Escuchando la advertencia de Marx

Marx no rechaz la minera. La mayor parte de los movimientos sociales tampoco la rechazan, y si se escuchara con atencin sus reclamos se encontrar que estn enfocados en un tipo particular de emprendimientos: a gran escala, con remocin de enormes volmenes, a cielo abierto e intensiva. En otras palabras, no debe confundirse minera con extractivismo.

Marx no rechaz la minera, pero tena muy claro donde deban operar los cambios. Desde esa perspectiva surgen las respuestas para la pregunta de Correa: Marx distingua al socialismo vulgar de un socialismo sustantivo, y esa diferenciacin debe ser considerada con toda atencin en la actualidad.

En su Crtica al programa de Gotha, Marx recuerda que la distribucin de los medios de consumo es, en realidad, una consecuencia de los modos de produccin. Intervenir en el consumo no implica transformar los modos de produccin, pero es a este ltimo nivel donde debern ocurrir las verdaderas transformaciones. Agrega Marx: el socialismo vulgar () ha aprendido de los economistas burgueses a considerar y tratar la distribucin como algo independiente del modo de produccin, y, por tanto, a exponer el socialismo como una doctrina que gira principalmente en torno a la distribucin.

Aqu est la respuesta a la pregunta de Correa: Marx, en la Amrica Latina de hoy, no sera extractivista, porque con ello abandonara la meta de transformar los modos de produccin, volvindose un economista burgus. Al contrario, estara promoviendo alternativas a la produccin, y eso significa, en nuestro contexto presente, transitar hacia el post-extractivismo.

Seguramente la mirada de Marx no es suficiente para organizar esa salida del extractivismo, ya que era un hombre inmerso en las ideas del progreso propio de la modernidad, pero permite identificar el sentido que debern tener las alternativas. En efecto, queda en claro que los ajustes instrumentales o mejoras redistributivas, pueden representar avances, pero sigue siendo imperioso trascender la dependencia del extractivismo como elemento clave de los actuales modos de produccin. Esta cuestin es tan clara que el propio Marx concluye Una vez que est dilucidada, desde ya mucho tiempo, la verdadera relacin de las cosas, por qu volver a marchar hacia atrs? Entonces, por qu se sigue insistiendo con el extractivismo?

----------------------

Huberman, L. y P. Sweezy. 1964. El Manifiesto Comunista: 116 aos despus. MonthlyReview 14 (2): 42-63.

Marx, K. 1977. Crtica del Programa de Gotha. Editorial Progreso, Mosc.

- Eduardo Gudynas es investigador en CLAES (Centro Latino Americano de Ecologa Social).

Fuente: http://alainet.org/active/61470


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter