Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-02-2013

Por la mejora del estado de salud del presidente Chvez y en apoyo a los trabajadores y del pueblo venezolano
Diez tesis sobre el presente y futuro del proceso Bolivariano de Venezuela

Carla Ferreira y Mathias Seibel Luce


1.El Proceso Bolivariano es el conjunto de acontecimientos polticos inaugurados en Venezuela con el estallido popular del Sacudn o Carazaco, en 1989, pasando por las rebeliones militares del 4-F y 27-N de 1992, que proyectaron a Hugo Chvez a la escena pblica, alcanz el aparato del Estado y prosigue en los das actuales bajo nuevas conyunturas y contradicciones. En estos acontecimientos, tomaron parte distintos sujetos que han conformado un movimiento bolivariano radical de masas. Si es cierto que el Proceso no ha llegado an a desplegar fuerzas y realizar cambios lo suficientemente profundos para desatar una revolucin social, tambin es cierto que es un hecho trascendental en contraste a todo lo que pasa en Amrica Latina en las ltimas dcadas, apuntalando con singular alcance el sentimiento colectivo hacia la necesaria ruptura con el sistema capitalista, lo que ha puesto de manifiesto la perspectiva de izquierda en el continente, sirviendo de ejemplo para otros por liberarse.

2.Hay que diferenciar qu es el Proceso Bolivariano, el Gobierno Bolivariano y el liderazgo de Chvez. La pluralidad de sujetos, Chvez y el mismo gobierno, todos forman una misma totalidad dialctica que es el Proceso. Uno no sera explicable sin los otros. Sin embargo, la pluralidad de sujetos en lucha, el rol del individuo en la historia y la resultante que se expresa al nivel del bloque en el poder, ejerciendo el control del aparato de Estado, conforman contradicciones propias que le dan fortaleza y debilidades a la vez en el camino hacia la construccin de un poder popular anticapitalista que busca el Proceso. Eso nada tiene que ver con fragmentar la dialctica que rige lo real o adoptar la visin gradualista del reformismo negando el carcter de clase y dominador que encierra el Estado. De lo que se trata es de buscar razonar sobre cada una de las fuerzas que actan para crear una alternativa de poder al rgimen capitalista en el caso venezolano y cmo se comporta la lucha poltica en aras de ello. Pasados estos aos, cuanta disposicin de lucha siguen presentando los trabajadores y trabajadoras venezolanos, el pueblo en su conjunto y cmo ha avanzado o n la construccin de espacios de lucha y auto organizacin autnomos de los poderes del Estado? Como ha transitado el Gobierno Bolivariano en tanto que aparato del Estado para apoyar la creacin de un verdadero poder popular de los trabajadores, habitantes de los barrios, de los explotados? Qu importancia ha tenido el liderazgo de Chvez hasta ahora para la consecucin de esa tarea primordial de la transformacin social, actuando sobre las contradicciones del Estado y el rgimen capitalista en Venezuela y sus alrededores?

3.El Proceso Bolivariano y sus protagonistas hicieron resurgir las banderas de la revolucin y del socialismo en el seno del movimiento de masas en el continente, siendo esta una de sus ms notables realizaciones. Ningn gobernante hizo ms educacin popular que Chvez. Ningn pueblo en Sudamrica dio ms lecciones de movilizacin radical que el venezolano con sus inumerables concentraciones multitudinarias en la calle. Ningn movimiento social y de los trabajadores ha sido ms victorioso en esa larga noche del capitalismo neoliberal que el venezolano con su triunfo sobre el golpe del 11 de abril de 2002 y el paro-sabotaje petrolero de 2003, derrocando a las embestidas anti-pueblo de la burguesa y el imperialismo.

4.El Proceso y sus distintas fuerzas sociales, incluyendo el Gobierno Bolivariano y el liderazgo de Chvez han contribuido para erigir diques de contencin al imperialismo en el continente y la geopoltica mundial. Primero, con la geopoltica del petroleo, refundando a OPEP. Segundo, con la denuncia incesante de las agresiones imperialistas y sus guerras de rapia y sometimiento como en Afganistn e Iraq, la reciente intervencin de la OTAN en Medio Oriente o la instalacin de bases militares de EEUU en Colombia y su intento de controlar a la Amazona. Tercero, con la denuncia y rechazo incansables al neoliberalismo y las polticas de libre mercado moldeadas por las instituciones que actun al servicio de los intereses imperiales como el FMI, OMC, Banco Mundial y el proyecto de dominio hemisfrico que es el ALCA. Cuarto, planteando un esquema de integracin regional alternativo como es la idea del ALBA. Quinto, gestando proyectos concretos de soberana como Satlites Simn Bolvar y Miranda y la televisora Telesur.

5. Las luchas que el Proceso ha llevado a cabo pusieron de manifiesto y al orden del da la renacionalizacin del patrimonio pblico, como en PDVSA y Cantv. Los ingresos de PDVSA que se iban al extranjero en los tiempos de la poltica de internacionalizacin de la empresa estatal han sido recuperados para invertir en proyectos que benefician al pueblo venezolano. Aunque es verdad que todava no hay un control estrictamente nacional de la industria petrolera y siguen los contractos/asociaciones con petroleras multinacionales, s es cierto que Venezuela ha recuperado un monto significativo del excedente econmico producido. Servicios esenciales como Cantv se han hecho pblicos otra vez. El problema pasa a ser el control obrero de las industrias y la gestin por los trabajadores en general desde la base. Solo as ser posible suplantar el dominio de los jerarcas que ocupan cargos en el Estado e irrespetan las demandas de los trabajadores, criminalizando, en algunos casos, la protesta social.

6.Entre los gobiernos latinoamericanos elegidos por el voto popular en rechazo al neoliberalismo, el gobierno venezolano es el que ms ha llevado a cabo una distribucin social del ingreso. Es cierto que no ha cambiado las relaciones de produccin capitalistas, ni tocado la propiedad privada de los medios de produccin. Sin embargo, mientras su contraparte brasilea (Lula y Dilma) se adhiri al transformismo, gobernando con la derecha tradicional en favor de los intereses del gran capital, desmovilizando y despolitizando al movimiento social, en Venezuela el Gobierno Bolivariano ha puesto en marcha polticas sociales que no estn desconectadas de la movilizacin, la educacin popular y la construccin de una conciencia socialista de masas. Ejemplos en ese sentido son la prdica incansable de Chvez en defensa del socialismo, la campaa masiva para eliminar el analfabetismo y las distintas Misiones con su contenido politizador, que van ms all del simple sesgo asistencial. Sin embargo, el capitalismo dependiente petrolero rentista pesa como un fardo histrico sobre el Proceso. El Gobierno Bolivariano no ha conseguido contener el retroceso que las fuerzas productivas en el campo y en el sector no petrolero han observado a lo largo de todo el siglo XX, conservando el carcter disruptivo de la economa dependiente del petroleo. La experiencia histrica ha comprobado que la estrategia de siembra petrolera no es posible si se mantiene la lgica del capital, no importa si el estatuto jurdico de la propiedad sea privado o estatal. Eso nos indica los retos que se plantean al Proceso Bolivariano para generar alternativas positivas para la organizacin productiva del pas. Un socialismo rentista no es posible y no pasar en todos casos de un capitalismo distributivo de la renta.

7.En las diferentes coyunturas que atraves el Proceso hasta ahora, el perodo 2006-2011 ha sido particularmente de aos difciles para la clase trabajadora. Corrupcin de agentes estatales, retroceso de las experiencias de control de produccin o gestin de los trabajadores en PDVSA, ALCASA y otras, una nacionalizacin sin la total incorporacin de los tercerizados de SIDOR, criminalizacin de dirigentes sindicales y lderes populares como el cacique Sabino Romero han motivado la publicacin del manifiesto ni un muerto ms de la clase obrera!, en marzo de 2011. Estas dificultades radican en la contradiccin que existe entre la democracia de la calle y por la base de un lado y el control jerrquico y burocratico del gobierno y el PSUV, de otro. Una de las situaciones ms graves se refiere a las negociaciones de los contractos coletivos de trabajo y la estrategia de debilitar al movimiento sindical autnomo por parte del Estado, cuando el gobierno estimula la duplicidad sindical. Por lo recin expuesto, dos posiciones legtimas se perfilaron en las elecciones nacionales del 2012. Los que votaron por Chvez para mantener las conquistas sociales frente al peligro que representaba el candidato de la derecha y la gran burguesa venezolana, Henrique Capriles. Y los que, aunque minoritarios en las filas de la izquierda, buscaron afirmar la necesidad de profundizar los cambios y superar la burocracia y la tendencia a la formacin de una nueva fraccin burguesa vinculada a la corrupcin. Esos sectores fueron los que decidieron apoyar a la candidatura de Orlando Chirino.

8. Despus de seis aos de inercia, el 2012 parece haber puesto en marcha un nuevo momento en el Proceso. Una vez ms, el liderazgo de Chvez sobresali cuando hizo una autocrtica pblica a la ineficiencia del gobierno frente al grave problema de la vivienda que afecta a los habitantes de los barrios y que persiste despus de ms de diez aos al mando del pas. Esa actitud di lugar a medidas concretas con la Misin Vivienda, un programa habitacional distinto al que se desarrolla en Brasil. Misin Gran Vivienda Venezuela ubica la habitacin de los trabajadores incluso en las areas ms centrales y en los terrenos ms caros del pas, haciendo frente a la codicia y los intereses de la especulacin inmobiliaria, una fraccin para nada despreciable de la burguesa rentista venezolana, expropindose a los propietarios de estacionamiento de autos de paseo en casi todo el casco central de Caracas. El ao 2012 ha tambin significado la retoma de los niveles de la movilizacin callejera de la poblacin en la campaa electoral, seguida por el acto simblico de autojuramentacin del pueblo en el poder el 10 de enero de 2013 bajo la consigna Yo soy Chvez, en ocasin del tratamiento de salud del Presidente en La Habana. Estos hechos, adems de las huelgas de los trabajadores que siguen enfrentando a los patrones en los nucleos de la produccin pueden ser una seal de una nueva etapa en las luchas del Proceso Bolivariano, con resultados todava no previsibles, pero que abren un momento novedoso luego de aquellos aos de enfriamiento.

9.Ms all de su correccin de rumbos y correlacin de fuerzas internas, el futuro del Proceso Bolivariano depende mucho de lo que tendr lugar en Brasil, el resto del continente y el mundo. Esto no significa asumir una posicin conformista, ni sealar que no hay ni se deba avanzar ms en los cambios realizados y corregir urgentemente en donde haya pasado atropellos a derechos de los trabajadores. Es, ms bien, reconocer los lmites internos y del contexto continental. En virtud que el Estado brasileo y su carcter subimperialista son un contrapeso enorme para que el proceso de cambio en Venezuela concluya exitsamente su camino liberador. La gesta de liberacin de las cadenas que nos oprimen ser obra colectiva de los pueblos de Amrica Latina y del mundo. Un gobierno anticapitalista en Brasil es lo que dara lugar a una correlacin de fuerzas favorable en la que el capitalismo dependiente petrolero y rentista de Venezuela logre solucionar las contradicciones para lograr un modo de reproduccin social distinto. Esas son determinantes que los militantes internacionalistas debemos tener presente. Y es tarea del pueblo brasileo y de la izquierda socialista en el pas, contribuir para generar el propio proceso de transformacin en Brasil, que elimine su carcter subimperial y convierta su peso en una nueva fuerza transformadora que ayude a enfrentar el imperialismo capitalista y sus distintos eslabones en el continente, apoyando a las luchas de Venezuela.

10.Los luchadores y luchadoras sociales debemos sumarnos al torrente que anhela la mejora del estado de salud del presidente Chvez. Ms que nunca es necesaria la unidad de las fuerzas sociales por el cambio, en este momento cuando el lder del Proceso Bolivariano tiene su salud debilitada. Hoy ms que nunca se hace necesaria la consigna de Al Primera por que no nos empeamos en no aislar nuestra luchas?. Los habitantes de los barrios y los trabajadores de las industrias necesitan darse las manos y mantener el esprito del 13 de abril, de la victoria sobre el paro-sabotaje petrolero, de la nueva batalla de Santa Ins y de todas las campaas que se han protagonizado. Ahora como siempre se hace necesario fortalecer espacios de organizacin desde la base, con autonoma de los jerarcas y burcratas que quieren secuestrar el protagonismo popular. Chvez volver y siempre viver mientras el pueblo se levante y se organice colectiva y conscientemente en contra de la opresin y por lo bueno, lo bello y lo justo para todos y todas, por la patria socialista y soberana, por Nuestra Amrica libre.

* Carla Ferreira y Mathias Seibel Luce son historiadores, investigadores de la Universidade Federal do Rio Grande do Sul. Fundadores del Comit de Solidaridad con la Revolucin Bolivariana (Porto Alegre - Brasil). Miembros del Comit coordinador del Encuentro Mundial de Solidaridad con la Revolucin Bolivariana (Caracas, 2003).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter