Portada :: frica :: Mal, caos y guerra en la puerta de "Sahelstn"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2013

La muy riesgosa apuesta de Hollande en Mal: el desastre probable a largo plazo

Immanuel Wallerstein
La Jornada


El 11 de enero, el presidente de Francia, Franois Hollande, envi tropas a Mal. En lo inmediato unas cuantas, pero despus unas 3 mil 500, nmero considerable. El objetivo expresado era luchar contra los varios fundamentalistas islmicos que han tomado el control del norte de Mal. Fue lo que los franceses podran llamar una gageure trmino que deriva de gage, en el sentido de apuesta. Bsicamente significa emprender algo muy difcil de lograr. Pienso que la mejor forma de traducirlo es como apuesta riesgosa, y en este caso dira que se trata de una apuesta muy riesgosa.

Qu fue lo que apost Hollande y por qu lo hizo? Es fcil ver por qu razon que era buena idea. El presidente de Mal le envi una peticin formal de que enviara tropas de inmediato. La justificacin ofrecida por ambos presidentes fue que el ejrcito maliense estaba ms o menos en plena retirada y pareca posible que, en un lapso corto de tiempo, los fundamentalistas islmicos pudieran lograr el control de Bamako, la capital de Mal, y gobernar todo el pas. Pareca cuestin de ahora o nunca.

Es ms, Hollande sinti que tena un respaldo considerable en todo el mundo para emprender algo as. Naciones Unidas haba aprobado una resolucin por unanimidad, ofreciendo apoyo poltico al gobierno maliense y autorizando la entrada de tropas africanas de los pases vecinos para ayudar. Sin embargo, no se consideraba que estas tropas estuvieran listas todava y requeran de un urgente entrenamiento. Se haba anticipado que podran estar listas a mediados de 2013.

Hollande sinti que Francia no poda esperar tanto.

Adems, Francia obtuvo el virtual apoyo de Argelia, que antes ya haba opuesto accin militar, aun con tropas africanas, pero ahora autorizaba sobrevuelos. Este respaldo fue secundado por Tnez, que dijo que entenda lo que Francia estaba haciendo. Todos los aliados de Francia en la OTAN en particular Reino Unido, Alemania, Italia y Espaa, y con un poquito menos entusiasmo Estados Unidos dijeron que Francia estaba haciendo lo correcto y que respaldaran la accin sin enviar tropas, pero ofreciendo transporte areo y entrenamiento para los varios ejrcitos africanos.

Finalmente, para Hollande haba otras ventajas adicionales. La jugada fortaleca la mano del presidente civil de Mal vis--vis el lder golpista del ejrcito maliense, algo que Francia y todos sus aliados queran. Y la jugada pareca transformar la imagen de Hollande al interior de Francia: de ser visto como un presidente dbil e indeciso, de la noche a la maana se volva un resuelto dirigente en guerra.

Entonces, cul es el riesgo de la apuesta? Hollande le apost a poder enviar un nmero limitado de tropas y aviones, arreglar que el norte de Mal fuera reconquistado por el gobierno maliense, quiz con la ayuda de otras tropas africanas y, ms o menos permanentemente, desalojar a los fundamentalistas islmicos. Y esperaba lograr todo esto en un muy breve lapso un mes o algo as.

En menos de un mes qued claro que tal vez ya perdi la riesgosa apuesta y que Francia est en otro de esos empantanamientos de largo plazo en los que el mundo occidental parece especializarse en esta poca. Antes de que Francia enviara tropas, hubo mucha discusin de por qu no deberan crear otro Afganistn ni Francia ni el mundo occidental en general algo que mucha gente pens que pasara si se enviaban tropas. Y aunque cada situacin es un tanto diferente, lo que est en proceso de ocurrir parece ser otro Afganistn. Ya est ocurriendo que algunos polticos franceses opuestos a Hollande, y que al principio respaldaron su decisin sin dudarlo, buscan tomar su distancia. Y ninguno de los aliados de la OTAN parece demasiado ansioso por ofrecer una asistencia en verdad sustancial, por lo que el gobierno francs grue en privado pese a que en pblico aplauda la maravillosa asistencia que le brindan.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/02/09/index.php?section=opinion&article=024a1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter