Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2013

De Manchester a Bangladesh
Los trapos sucios de la moda global

Albert Sales i Campos
Pueblos


El 8 de marzo de 1857 un grupo de obreras textiles recorra los barrios ms ricos de Nueva York. Protestaban por sus condiciones laborales. El 8 de marzo de 1908, 146 obreras moran en un incendio provocado en la fbrica Cotton de Nueva York. Desde entonces, el 8 de marzo se conmemora el Da Internacional de la Mujer Trabajadora. A mediados del siglo XIX y durante las primeras dcadas del XX, las trabajadoras de EE UU y Europa reclamaban una jornada laboral de 10 horas, permisos de maternidad y lactancia, la prohibicin del trabajo infantil, el derecho a una formacin profesional y a formar parte de un sindicato. El siglo XIX dejaba acuado el trmino capitalismo manchesteriano. El prototipo de un capitalismo en estado puro, de explotacin salvaje, que haba caracterizado la actividad fabril de la ciudad inglesa. En 2013 Manchester est en Bangladesh.

Mientras las firmas internacionales de moda y las grandes cadenas de distribucin seducen a su clientela con la actualizacin constante de sus diseos y los bajos precios de sus productos, obreras de China, Marruecos, Bangladesh, Honduras o Rumana viven rodeadas de prendas de ropa que confeccionan durante ms de 12 horas diarias, a cambio de salarios que apenas cubren sus necesidades ms bsicas.

La deslocalizacin de la produccin de ropa a pases econmicamente empobrecidos se aceler en los aos 90, momento en el que se consolid un modelo de negocio caracterizado por la subcontratacin de proveedores. Las grandes marcas, que en el pasado producan su propia ropa, pasan a ser empresas que disean, distribuyen y comercializan prendas fabricadas en todo el mundo, en talleres y fbricas que son propiedad de terceros. Para competir en este sistema, que externaliza los costes laborales en pases con mano de obra barata, las pequeas firmas de moda tambin se asocian y adoptan el mismo modelo de negocio. El gran xito de firmas internacionales como H&M o Zara (del grupo Inditex) no se entendera sin el abaratamiento del coste de sus productos a partir de la deslocalizacin de buena parte del proceso de manufactura.

Dcadas Deslocalizado

La primera gran oleada de deslocalizaciones del sector de la confeccin se produjo en los 70 y tuvo como pases receptores Corea del Sur, Taiwn, Singapur, Hong Kong y Tnez. La entrada de ropa barata en los mercados occidentales motiv que en 1974 se firmara el Acuerdo Multifibras (AMF), que estableca un sistema de cuotas y lmites. Lejos de suponer una limitacin a la globalizacin de la moda, la AMF provoc que las firmas internacionales buscaran proveedores en otros pases que no estuvieran incluidos en el sistema de cuotas.

En los aos 80, una segunda oleada deslocalizadora abandona los tigres asiticos y se desplaza a pases como Sri Lanka, Filipinas, Bangladesh, Tailandia e Indonesia. Mientras Amrica Central y Mxico pasan a ser reas clave para proveer de ropa las tiendas estadounidenses, Turqua, Tnez y Marruecos se convierten en los talleres de costura del mercado europeo. A finales de los 90 entran en escena otros pases productores, como Botswana, Kenia, Tanzania, Uganda, Camboya, Laos o Birmania.

Los ltimos pases elegidos en la periferia los ltimos aos se caracterizan adems por un patrn comn: estn fuertemente endeudados con la banca privada y con el Fondo Monetario Internacioanl (FMI) y el Banco Mundial (BM), que les han impuesto planes de ajuste orientados a la exportacin y la mejora de la competitividad. Es decir, de una mayor explotacin. La industria de la moda, adems, impide el desarrollo: se les encarga a estos pases la parte con menor valor aadido del mercado legal, se les impone un sistema de acuerdos internacionales donde siempre son los dbiles y el movimiento obrero debe enfrentarse constantemente a la amenaza de la deslocalizacin[1].

Esclavitud en la industria textil

Desde mediados de los 90 numerosas plataformas y organizaciones sociales vienen denunciando la explotacin laboral y haciendo frente al silencio meditico que rodea el negocio de la confeccin textil bajo la globalizacin. A pesar de ms de 25 aos de trabajo de redes consolidadas como la Campaa Ropa Limpia internacional y de compromisos pblicos de las grandes firmas internacionales (en reaccin a las denuncias realizadas), hoy nos seguimos encontrando las mismas situaciones que en los 90.

La amenaza constante de cierre y de deslocalizaciones y la debilidad de los movimientos obreros en los pases productores sigue contribuyendo a que la realidad escondida tras el glamour que nos venden deportistas de lite, modelos y diseadores se quede en Marruecos, en China o Bangladesh. El sector global de la confeccin contina nutrindose del trabajo de millones de personas que viven en la pobreza a pesar de hacer largas jornadas laborales. Las prcticas de compra de las marcas, derivadas del modelo de produccin, consumo y comercio internacional, se encuentran en la raz de las condiciones de trabajo y de vida de las trabajadoras.

Para las personas que trabajan en la industria de la confeccin global, cobrar un salario que permita cubrir sus necesidades con un mnimo de dignidad se ha convertido en su mayor preocupacin. Es un sector que tradicionalmente se caracteriza por condiciones psimas y una de las retribuciones salariales ms bajas del mundo, con consecuencias directas que se derivan de ello: largas jornadas de trabajo, desestructuracin familiar, asuncin de deudas impagables, malnutricin de nios y adultos y, en definitiva, unos costos incuantificables en forma de sufrimiento humano. Todo ello, vulnerando derechos fundamentales, como el artculo 23 de la Declaracin Universal de Derechos Humanos relativo a una remuneracin equitativa y satisfactoria, o las disposiciones de la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT), que afirma que el salario mnimo legal debera constituir un elemento clave en las polticas para eliminar la pobreza y asegurar las necesidades de las personas trabajadoras y de sus familias.

Casi todos los pases tienen establecidos salarios mnimos legales pero, con el fin de atraer la inversin extranjera, los gobiernos fijan los mnimos muy por debajo de los niveles de subsistencia. En consecuencia, en algunos pases, los salarios mnimos no alcanzan los umbrales de pobreza absoluta internacionalmente aceptados. En Bangladesh no llega a un dlar diario, y en la India, Sri Lanka, Vietnam, Pakistn y Camboya, se sita entre los dos y los cuatro dlares diarios. Salarios imposibles para garantizar necesidades bsicas como son la alimentacin, la vivienda, la ropa y servicios imprescindibles como la educacin, la salud o el transporte.

La caresta de la vida de ha agravado, adems, bajo un contexto de subida de precios de los productos bsicos que ha mermado el poder adquisitivo, ms an cuando buena parte de los salarios est destinada a la alimentacin. Una mujer de Indonesia que trabajaba para un proveedor de Nike, Reebok y Walmart comentaba en una entrevista realizada en 2009: Hay aumentos del salario mnimo, pero el coste de la vida aumenta ms rpido. Para empeorar la situacin, desde hace poco, la empresa ya no nos subvenciona el transporte ni la comida. En Bangalore, India, hay un sistema trianual de revisin salarial, pero el salario real ha disminuido un diez por ciento en los ltimos 15 aos. En Tailandia, los salarios aumentaron nicamente 18 bath (38 cntimos de euro) entre 1997 y 2005. En Vietnam y China los sueldos estuvieron congelados durante ms de una dcada[2].

La peor situacin, en este sentido, es la de Bangladesh. El Producto Interior Bruto (PIB) de Bangladesh crece a un ritmo del cinco por ciento desde 1990, segn el Banco Mundial, y se ha convertido en el tercer exportador internacional de ropa. En el pas hay ms de 4.000 fbricas de ropa y confeccin donde trabajan ms de tres millones de personas, la gran mayora mujeres. El elemento clave de este crecimiento ha sido la gran disponibilidad de mano de obra extremadamente barata debido a la pobreza y la escasa regulacin de los derechos laborales.

Los salarios ms bajos del mundo conviven con una alta inflacin que genera un rpido empobrecimiento de los obreros y las obreras. El salario mnimo legal estuvo congelado desde 1994 hasta 2006 mientras la inflacin registr tasas del cuatro y el cinco por ciento anuales. El incremento del salario mnimo de 930 taka a 1.662,5 taka mensuales (unos 18 euros), en 2006, fue el resultado de manifestaciones multitudinarias y de una ola de revueltas urbanas que recibieron una fuerte represin policial. La triplicacin del precio del arroz registrada en 2008 inutiliz, sin embargo, el incremento de 2006 y gener una nueva ola de movilizaciones fuertemente represaliada. En 2010 el gobierno fij un salario mnimo de 3.000 taka (unos 32 euros) mensuales[3]. Las movivilizaciones de obreros y obreras no han parado, pero la represin tampoco. Doble impacto tiene sta sobre las mujeres trabajadoras, que son las que sufren las peores consecuencias segn la OIT: salarios bajos, ms horas de trabajo, frecuentemente temporal y en negro, prolongando an ms sus largas jornadas laborales.

Agotamiento interminable

Las jornadas de la industria de la confeccin se alargan hasta las 12 o 14 horas diarias. Algunos fabricantes incluso encadenan varios turnos en momentos de mucho trabajo o para hacer frente a plazos de entrega muy cortos. Las trabajadoras no pueden negarse porque su salario base no es suficiente para cubrir las necesidades ms bsicas y para mantener una familia. Extorsionando la pobreza, las trabajadoras aceptan la sobreexplotacin, ven daada su salud y pierden la posibilidad de formarse, de educar a los hijos, de alcanzar una vida digna.

Tras aos trabajando en habitaciones pequeas, mal iluminadas, sin ventilacin, respirando polvo y partculas en suspensin y en posiciones corporales inadecuadas mantenidas durante muchas horas, sufren fatiga visual y lesiones y desarrollan numerosas enfermedades. Sin seguro mdico ni cobertura o subsidio por baja.

La investigacin realizada por la Campaa Ropa Limpia en Tnger en 2011 mostraba cmo en Marruecos, dnde la mayor parte de las firmas espaolas tienen fbricas proveedoras, lo comn es que las obreras realicen jornadas de ms de 55 horas semanales, excediendo de forma sistemtica el lmite legal del pas[4]. Otra investigacin realizada en Bangladesh, India, Tailandia y Camboya en 2008[5], centrada en fbricas proveedoras de grandes cadenas de distribucin como Lidl, Aldi, Tesco, Walmart y Carrefour, apuntaba que las jornadas laborales raramente eran inferiores a las 10 horas diarias en semanas de trabajo de seis das.

Represin sindical y dificultades para la negociacin colectiva

A pesar de la libertad de asociacin y de negociacin colectiva son dos derechos fundamentales, establecidos por la OIT y definidos como derechos habilitantes (es decir, que su ejercicio es necesario para que otros derechos sean respetados), su defensa y proteccin es una tarea imposible. A los y las trabajadoras se les niega abiertamente la posibilidad de sindicarse.

En muchos de los pases productores de ropa, los gobiernos restringen, dificultan e, incluso, prohiben los sindicatos independientes y la negociacin colectiva, todo ello en un contexto de sobreexplotacin laboral. Las y los empresarios, a su vez, recurren si es necesario a la intimidacin, los despidos, las listas negras y, a menudo, a la violencia fsica. Es prctica extendida la creacin de listas compartidas sobre sindicalistas.

Nuevas formas de lucha

Pero las trabajadoras buscan maneras de organizarse y luchar para mejorar sus condiciones. La Federacin Sindical Internacional de Trabajadores/as del Textil, la Confeccin y el Cuero (ITGLWF, por sus siglas en ingls) cuenta con 217 organizaciones afiliadas de 110 pases[6]. El contexto internacional de ofensiva neoliberal ha limitado mucho el poder de negociacin de los sindicatos. El empresariado local dispone de mrgenes impuestos muy cortos para aceptar salarios ms altos y est sometido a fuertes presiones de las firmas internacionales. Ante la posibilidad de perder sus beneficios, traslada la presin a las personas trabajadoras. Y la amenaza de la deslocalizacin y del cierre de los centros de trabajo opera como el argumento ms utilizado para fomentar la desmovilizacin.

En Bangladesh, por seguir con el ejemplo que nos ocupaba en prrafos anteriores, los pequeos avances logrados en la remuneracin de las personas trabajadoras se han conseguido en un contexto de brutal represin gubernamental y empresarial. En enero de 2007, se decret el estado de excepcin, que ha intensificado las limitaciones a las libertades de reunin y de expresin y ha dado cobertura a la persecucin, detencin y tortura de cientos de activistas y lderes sindicales. La Campaa Ropa Limpia ha impulsado diversas acciones de solidaridad internacional con las personas detenidas y, en especial, con los miembros del BCWS (siglas inglesas del Centro de Solidaridad con los Trabajadores y trabajadoras de Bangladesh) Aminul Islam y Kalpona Arkter, que en agosto de 2010 fueron encarcelados y torturados durante 30 das debido a las denuncias de varios empresarios propietarios de fbricas proveedoras de empresas como WalMart, Carrefour o H&M. Aunque los dos fueron liberados, el 10 de abril de 2012 Aminul Islam apareci muerto con signos de tortura.

Frente a unos mercados laborales salvajes que esclavizan a las legiones de obreras procedentes de zonas rurales en profunda crisis, aumentan los movimientos de obreras que exploran nuevas formas organizativas y que se apoyan en la solidaridad internacional para abrir brechas de resistencia. Al mismo tiempo, y quizs en parte porque los sindicatos marginan sistemticamente a las mujeres y no logran tener una presencia relevante en un sector tan feminizado como el de la confeccin, crecen las organizaciones localizadas en los barrios que agrupan a trabajadoras que no comparten necesariamente centro de empleo pero s tienen situaciones laborales y personales similares.

La colaboracin entre este tipo de movimientos y las campaas internacionales que trasladan a las consumidoras y a los consumidores la realidad de los centros de produccin es la va de presin a las marcas internacionales que ha permitido conseguir numerosas victorias en casos puntuales de represin sindical en muchos pases productores de ropa. Victorias que, lejos de reconocer un compromiso real de las empresas transnacionales por impulsar cambios estructurales en el sector, se convierten en imprescindibles para mantener y reproducir los ncleos de lucha presentes en todos y cada uno de los lugares donde las obreras sufren explotacin.

NOTAS:
  1. Sales, Albert (2011): Moda: industria y derechos laborales, SETEM, Campaa Ropa Limpia, Barcelona.
  2. Merk, Jeroen (2010): Tejiendo salarios dignos en el mundo, SETEM, Campaa Ropa Limpia, Madrid.
  3. Alam, Khorshed (2012): Stitched Up. Women workers in the Bangladeshi garment sector, War on Want, London.
  4. Sales, Albert; Pieiro, Elosa (2011): La moda espaola en Tnger: trabajo y supervivencia de las obreras de la confeccin, SETEM, Campaa Ropa Limpia, Barcelona.
  5. Campaa Ropa Limpia (2009): Pasen por caja, SETEM, Barcelona.
  6. Ver la web de la federacin ITGLWF (International Textile, Garment and Leather Workers Federation): www.itglwf.org.

Albert Sales i Campos, socilogo y poltologo, es activista de la Campaa Ropa Limpia y miembro del Colectivo RETS.

Este artculo ha sido publicado en el n 55 de Pueblos Revista de Informacin y Debate Primer trimestre de 2013.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter