Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2013

En Oaxaca se juega sucio para imponer la energa limpia

Adazahira Chvez
desInformmonos


Los intereses polticos y econmicos detrs de la construccin de generadores elicos de energa son grandes, y sus acciones, ilegales, pero los pueblos se hacen fuertes para defender a sus territorios ancestrales del despojo.

Entre los comuneros que se oponen a la construccin del parque elico en San Dionisio del Mar, hay voluntad de luchar, pese a que los enfrentamientos por el operativo policiaco estatal lanzado para romper su bloqueo los tiene con nerviosismo y sentimientos encontrados, relata Carlos Beas, de la Unin de Comunidades Indgenas de la Zona Norte del Istmo (Ucizoni).

La primera semana de febrero, la solidaridad entre pescadores, campesinos y pobladores binniz, ikoot y mestizos logr impedir el paso de ms de 400 elementos de la polica estatal, que pretendan ensangrentar al pueblo indgena de lvaro Obregn, apoderarse de su campamento y custodiar a la empresa espaola Marea Renovables que con golpes, sangre, violencia y amenazas pretenden despojar a los indgenas de sus territorios y lagunas de donde obtienen sus alimentos, seala en un comunicado la Asamblea de Pueblos Indgenas del Istmo en Defensa del Territorio.

En estos momentos hay un amparo vigente que impide la construccin de la obra, adems de que los pobladores tienen instalado un plantn para impedir el acceso de la empresa a sus tierras. El 31 de enero, Marea Renovables amenaz pblicamente con llevarse la inversin si no se le otorgaban garantas jurdicas para establecerse en San Dionisio del Mar, y dijo que se quedara si se aplicaba la ley. Esa misma noche, el operativo policiaco sin orden judicial pretendi romper la resistencia de los pobladores, a quienes la empresa y el gobierno insisten en tachar de grupo minoritario.

Los enfrentamientos se sucedieron hasta el 2 de febrero. Los ikoot y binniz denunciaron golpes, detenciones, maltratos e insultos por parte de la Polica Estatal, que arremeti lo mismo contra hombres que contra mujeres y nios. Los elementos policiacos se retiraron de lvaro Obregn el 3 de febrero, y si intentan regresar ellos o los empleados de la empresa, no se les permitir el paso de ninguna manera, puntualiza Beas, que informa que el plantn sigue en pie.

Marea Renovables contra los pueblos

En diez aos de operaciones, las empresas elicas construyeron en el Istmo, zona de fuertes vientos, 11 centrales generadoras de energa. Los pobladores de las tierras en las que se asentaron las siete empresas que gestionan los parques elicos resienten el ruido y las afectaciones ambientales que ha trado esta industria.

Los comuneros ikoots y binniz se oponen a que Marea Renovables construya un parque elico en sus territorios, que consideran sagrados y de donde obtienen sustento.

El proyecto de parque elico de San Dionisio del Mar, sin haber pasado por el proceso de consulta previa libre e informada, pretende basarse en un contrato firmado en el 2004, con menos del 20 por ciento de asistentes a la asamblea de comuneros. Los dos estudios de impacto ambiental aprobados por la Secretara de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), denuncian los opositores, falsean informacin sobre los impactos en el frgil ecosistema.

Los pobladores cuentan con un amparo vigente que ordena la suspensin de la construccin del parque por las violaciones al derecho de consulta a los pueblos afectados por parte de instancias como la Secretara de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat, acusada de la misma omisin en la concesin de impacto ambiental para la construccin del Acueducto Independencia en territorio yaqui, en el norte del pas), la Secretara de Energa y el Consejo Regulador de Energa. Cualquier entrada de la empresa y cualquier custodia que le haga el gobierno es una violacin a esta disposicin, seala Beas.

El gobierno estatal y la empresa se han valido tambin del presidente municipal prista, Miguel Lpez Castellanos, desconocido por la poblacin, y de golpeadores y sicarios para amedrentar a los pobladores. Varios activistas tuvimos que salir de la regin, y tenemos preocupacin porque son sicarios conocidos los que estn tras las amenazas, apunta Carlos Beas.

Detrs de la represin y el hostigamiento contra los pobladores hay un agrupamiento entre Francisco Lpez Garca y Elas Corts, diputados pristas, caciques del mismo partido, la empresa y funcionarios del estado de Oaxaca, acusa Carlos Beas, aunque el principal instigador es Jonathan Davies, presidente del consejo de Marea Renovables, precisa.

El gobierno es parte del problema, ya perdi su papel de mediador, seala Beas, y agrega que parte de los grupos de choque que se crearon con personas ligadas a la Confederacin de Trabajadores de Mxico (CTM) y al Partido de los Trabajadores. Adems, el gobierno ha utilizado a la polica como grupo de choque, como guardias blancas, para reprimir a la gente que est inconforme, acusa el opositor.

Por las amenazas anteriores y los sucesos del 31 de enero, 1 y 2 de febrero, los activistas solicitaron medidas cautelares para algunos de los amenazados, y Amnista Internacional emiti una accin urgente llamando a resguardar la integridad fsica de los pobladores y activistas, a investigar las amenazas y a garantizar el proceso de consentimiento libre e informado de los pueblos.

La solidaridad

Despus del violento operativo policiaco, Marea Renovables dijo que estaba dispuesta a negociar con los pobladores si stos deponan su actitud violenta. Beas precisa que la violencia ha partido siempre de ellos, pero con estas declaraciones quieren rectificar el impacto que hubo en la opinin pblica por los ataques tan violentos contra la poblacin de lvaro Obregn. El integrante de la Ucizoni seala que no se ve una voluntad del gobierno o de la empresa para crear condiciones de distensin.

Sin embargo, los pueblos siguen adelante con su proceso de organizacin, indica Beas. Aunque hay nerviosismo por las agresiones, hay un ambiente tambin de fiesta porque lograron expulsar a la polica y un gran espritu de solidaridad entre las poblaciones afectadas por este proyecto, agrega.

Las organizaciones locales llamaron a la realizacin de una caravana de solidaridad el 17 de febrero, cuya intencin es mantener el nimo de las comunidades y llevar alimentos, porque las guardias que se hacen son prolongadas, seala el luchador social.

La movilizacin sigue, siguen reuniones, acciones legales y haremos denuncias dentro y fuera del pas, indica Carlos. Aunque estn conscientes de que hay poderosos intereses detrs del proyecto y que no ser fcil, sigue el proceso de defensa. En los pueblos, finaliza Beas, hay voluntad de seguir la lucha.

Comunicado de la Asamblea de Pueblos del Istmo ante la represin: No nos robarn la rabia ni el viento

Fuente: http://desinformemonos.org/2013/02/marena-renovables-juego-sucio/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter