Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-02-2013

Inventario

Josu Martnez
Gara

Desgraciadamente, no hemos conseguido romper el muro de la incomunicacin que, aun hoy, convierte el tema de los presos en un tab social que va camino de encallarse en el tiempo.


Creo que fue en setiembre de 2010 cuando empezamos a hablar en serio de lo que con el tiempo sera Barrura begiratzeko leihoak. Eran los das del Festival de Cine de Donostia y Txaber Larreategi y yo presentbamos dos pelculas, Sagarren Denbora y Prohibido Recordar. Recuerdo que cuando una periodista madrilea nos pregunt sobre nuestro siguiente proyecto, le contestamos que tenamos la idea de hacer una de presos. Pero no de presos de la Guerra Civil puntualiz Txaber, sino de presos de los de ahora.

Desde entonces han pasado dos aos y miles de cosas. Aquel vago proyecto se ha convertido en una pelcula colectiva de cinco directores y hemos recorrido un camino lleno de emociones y de amenazas; de esperanzas y de temores; de desengaos, de descubrimientos y, sobre todo, de aprendizajes.

Hoy es hora de hacer inventario. Casi tres meses ms tarde del estreno, Zinez da por terminado el proyecto. Llega un momento en el que las pelculas -como los hijos- ya no necesitan ms ir de la mano de sus padres. A Barrura begiratzeko leihoak le ha llegado, pues, la hora de emanciparse y a nosotros de hacer una valoracin del proceso.

Vistos los datos, lo primero que cualquiera dira es que la pelcula ha sido todo un xito. Al menos cuantitativamente. Desde que se estren a finales de octubre, ha tenido 15.000 espectadores en Euskal Herria, contando cines comerciales, casas de cultura, salas alternativas, universidades o gaztetxes. Tampoco la crtica nos ha tratado nada mal. En la mayora de los casos han sido positivas y en los casos que no, han contenido elementos constructivos.

Sin embargo, no todo se mide cuantitativamente. Lo cualitativo tambin cuenta. Y es ah donde, en mi opinin, hemos fracasado. Cuando, en setiembre de 2010 le explicamos el proyecto a aquella periodista madrilea, nos marcamos como objetivo principal que la pelcula fuera vista por gente de cualquier sensibilidad poltica; convencidos de que, hablando en trminos humanos, mucha gente descubrira historias que no suelen aparecer en los medios de comunicacin dominantes y que eso ayudara en el camino de la reconciliacin y la convivencia.

Desgraciadamente, no ha ocurrido as. No hemos conseguido romper el muro de incomunicacin que, aun hoy, convierte el tema de los presos en un tab social que va camino de encallarse en el tiempo. Sin duda, la feroz campaa de censura y hostigamiento que abanderaron contra la pelcula el Ministro del Interior, el Delegado del Gobierno y ciertos medios de comunicacin antes de que se estrenara tuvo mucho que ver en ello. Por una parte, gener un clima de miedo que trajo que diversas instituciones y agentes del pas participaran de un boicot activo y/o pasivo contra la cinta. Por otra parte, alej de la pelcula a esos espectadores potenciales de distintas sensibilidades que anhelbamos, a base de repetir que se trataba de una apologa del terrorismo.

Pero creo que no sera honesto echar a otros toda la culpa de no haber cumplido un objetivo propio. Probablemente, tambin quepa hacer autocrtica. Es muy posible que no hayamos acertado en algunas cosas y se nos haya echado en falta en otras. Acaso en la forma. Acaso, en el tiempo.

En cualquier caso, nuestra intencin era clara y sincera: Hacer una aportacin al relato comn desde el cine, desde la creatividad artstica. Y creo que, con el tiempo, eso quedar. Porque con aciertos o desaciertos, yo sigo creyendo en una cultura que, anclada en su realidad, aporte debate. En un cine que sirva para proyectar el eco de las voces que representa.

Acabo aqu este inventario: He dicho antes que las pelculas son como los nios; que a partir de un momento, vuelan solas. A m me gustara que Barrura begiratzeko leihoak fuera tambin como el buen vino. Que con el tiempo tuviera un mejor sabor. Para todos. Sin duda, sera una buena seal.


Josu Martnez es cineasta, coordinador de Barrura begiratzeko leihoak.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130209/387009/es/Inventario



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter