Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2013

El futuro Papa hereda la pederastia clerical irresuelta

Emilio Godoy
IPS


La reivindicacin de las vctimas de abuso sexual a manos de sacerdotes y obispos y el extendido amparo a los responsables de estos delitos aparecen, segn analistas, como los principales componentes del pesado legado que Benedicto XVI dejar a su sucesor al frente de la Iglesia Catlica.

Mxico, con casi 117 millones de habitantes, es uno de los escenarios en los que se registran ms cantidad de casos de pederastia cometidos por prelados catlicos y donde la norma ha sido la impunidad.

El alemn Joseph Ratzinger, quien asumi el papado el 19 de abril de 2005 como Benedicto XVI y que anunci este lunes 11 su retiro del cargo a fin de mes, "deja una herencia muy compleja y que, en el momento que vive la Iglesia, la deja en medio de una severa crisis", dijo a IPS el socilogo de las religiones Bernardo Barranco.

"El tema de abusos sexuales puso en evidencia tensiones muy grandes dentro de la curia, sobre cmo resolverlos y la poltica de encubrimiento", seal.

Ratzinger, cerca de cumplir 86 aos, se puso al frente del Vaticano luego de la muerte de Juan Pablo II, el polaco Karol Wojtyla que haba sido designado en 1978, y permanecer en el cargo hasta el 28 de febrero, luego de lo cual los electores del Colegio Cardenalicio, compuesto por los 118 purpurados menores de 80 aos, elegirn a su reemplazante.

Desde su paso como prefecto de la Congregacin para la Doctrina de la Fe entre 1981 y 2005, la pederastia clerical ha acompaado a Ratzinger como mortaja lacerante, pues lidi con delitos de este tipo en La Legin de Cristo, fundada en 1941 por el sacerdote mexicano Marcial Maciel (1920-2008), sin haber tomado medidas alguna al respecto.

Maciel, quien fue superior general de esta orden desde su creacin y hasta 2005, mantuvo relaciones de pareja con dos mujeres, tuvo al menos seis hijos entre 1941 y 1970 y abus sexualmente de varios seminaristas, segn denuncias y testimonios.

Benedicto XVI dispuso en 2006 que Maciel se dedicara al retiro y la penitencia, aunque no adopt medidas ms estrictas en su contra ni de los legionarios. El Vaticano, empero, lo censur, al calificar su conducta de criminal, "grave y objetivamente inmoral" y acusarlo de haber vivido sin escrpulos, tras una exhaustiva investigacin que culmin con un comunicado en 2010.

Las denuncias de abusos sexuales cometidos por prelados explotaron en Estados Unidos en 2002 y luego se regaron por pases europeos como Alemania, Irlanda y Blgica, as como en Amrica Latina, especialmente en Mxico y Chile.

"Ratzinger no solamente no llev a cabo una accin determinante de terminar con los riesgos sino que llev a cabo mecanismos de proteccin de los casos que conoci (cuando era prefecto de la Congregacin) y despus, ya teniendo la posibilidad de actuar como Papa, no lo hizo", denunci ante IPS el exsacerdote mexicano Alberto Athi.

"O nunca le inform y por tanto le ocult informacin que era relevante, o le inform y el Papa no lo tom en cuenta", seal Athi, coautor, junto a Jos Barba y Fernando Gonzlez, del libro de 2012 "La voluntad de no saber", en el cual se exhiben documentos que enumeran los delitos de Maciel y la omisin del Vaticano para proceder en consecuencia.

Athi y otros expertos preparan la impugnacin de la canonizacin en marcha de Juan Pablo II, basada principalmente en la actitud que tuvo ante la conducta anmala de Maciel. El fundador de los legionarios goz de una relacin privilegiada con el Papa polaco, al grado de volverse virtualmente intocable dentro de la estructura jerrquica de la Iglesia Catlica.

Casi 84 millones de mexicanos se declaran seguidores de la fe catlica, mientras que 10,9 millones profesan el protestantismo, el evangelismo y otras denominaciones religiosas, segn el censo nacional de 2010.

De hecho, es una de las naciones donde el catolicismo est en crisis, junto con Brasil, el territorio con ms cantidad de fieles del continente, y los pases de Amrica Central, debido al retroceso de esa denominacin y a la decreciente formacin de sacerdotes.

El Papa renunciante visit Mxico en marzo de 2012, pero no aludi a las violaciones y se neg a entrevistarse con vctimas de esas agresiones.

El no gubernamental Departamento de Investigaciones sobre Abusos Religiosos de Mxico asegura que 30 por ciento de los 14.000 sacerdotes activos en el pas han cometido algn tipo de abuso sexual contra sus feligreses.

Por su parte, la Red de Sobrevivientes de Abusos de Sacerdotes (SNAP por sus siglas inglesas), que agrupa a vctimas en todo el mundo, pidi este lunes 11 al Papa saliente que dedique el tiempo restante en el cargo a proteger a los nios.

"Benedicto sigui el mismo guin que funcionarios eclesiales han usado por aos, hablando de abuso en trminos oblicuos y solo cuando se ven forzados a hacerlo, ignorando los encubrimientos, usando el tiempo pasado (como pretendiendo que los crmenes sexuales y los encubrimientos no estn ocurriendo ahora)", dijo esta organizacin no gubernamental en su sitio electrnicos.

SNAP enfatiz en que "es irrelevante si un lder dice ms o menos que su predecesor sobre un tema. Importan los hechos, no las palabras. Y cuando se refiere a acciones, Benedicto ha hecho, dolorosamente, muy poco para exponer a los depredadores, castigar a los facilitadores y proteger a los nios".

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) defendi este lunes la actuacin del jefe del Vaticano ante las denuncias que proliferan.

"Ha sido un hombre abierto, honesto, transparente, de decisiones fuertes. Pensemos en los casos ms graves que ha enfrentado la Iglesia, como en los abusos contra menores, no le ha temblado la mano para actuar con firmeza, con tolerancia cero", manifest en rueda de prensa monseor Eugenio Lira, secretario general de la CEM.

El Papa ya aplic una reestructuracin de los legionarios, presente en 22 pases, al remover a sus principales jerarcas, cercanos a Maciel. Sin embargo, no ha procedido a definir una poltica de indemnizacin para las vctimas. La orden enfrenta varias demandas judiciales en Estados Unidos por complicidad con los abusos cometidos por su fundador.

"Cmo se abordan los abusos sexuales va a estar presente en la sucesin. La postura depender del nuevo Papa. No se ha dado el paso a un enfoque de vctimas, darles consuelo y acompaarlos. Los ven como una amenaza", analiz Barranco.

Para Athi, el prximo Papa debe cambiar la respuesta institucional ante la pederastia y el trato a las vctimas.

"Lo debera afrontar de manera integral y colaborar con las autoridades correspondientes. Debera cambiarse la poltica empleada de encubrimiento y proteccin. Es asumir la responsabilidad de esos encubrimientos en los niveles ms altos de la Iglesia Catlica", aconsej el especialista, quien tuvo que renunciar al sacerdocio ante la indiferencia mostrada hacia sus denuncias.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/wap/news.asp?idnews=102346


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter