Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2013

Un ao de reforma laboral

Jess Gellida
Rebelin


Frenar la destruccin de empleo ofreciendo a las empresas ms instrumentos para flexibilizar las condiciones laborales y evitar as los despidos. Este era, supuestamente, el objetivo de la ltima reforma laboral.

Un ao despus de la aprobacin de este decreto-ley por parte del gobierno de Rajoy tenemos que la tasa de paro se ha elevado hasta un 26,02 % o lo que es el mismo que casi 6 millones de personas estn paradas (1), que el 55% de los jvenes menores de 25 aos que buscan trabajo no lo encuentran y que el nmero de personas trabajadoras afectadas por expedientes de regulacin de empleo (ERE) ha aumentado un 45,8% en los once primeros meses de 2012. As mismo, otro de los hitos de esta regulacin ha sido la profundizacin en la degradacin y precarizacin del mercado laboral, creando un inmenso ejercido de reserva de mano de obra barata.

Recordemos algunas de las medidas ms significativas que ha introducido esta reforma laboral:

- La rebaja de la indemnizacin para los nuevos contratos indefinidos de 45 a 33 das por ao trabajado con un mximo de 24 mensualidades, en vez de 42, para los despidos improcedentes, y una indemnizacin de 20 das con un mximo de 12 mensualidad para los despidos procedentes. En este punto es importante destacar que la reforma laboral ha posibilitado mucho ms el despido objetivo (el procedente) puesto que las causas del mismo por razones econmicas, tcnicas, organizativas o de produccin se ampliaron (2).

- La eliminacin, en relacin con los ERE, de la autorizacin administrativa anteriormente exigida para proceder a la realizacin de despidos colectivos o de medidas de suspensin de contrato o reduccin de jornada por parte del empresario.

- La autorizacin de las ETT para que acten como agencias privadas de colocacin. Se ve claramente el impulso a la privatizacin de los servicios pblicos de intermediacin y orientacin laboral puesto que para estos se disminuyen los recursos a la vez que se facilita la consolidacin de las ETT en el sector.

- Un contrato indefinido con un periodo de prueba de un ao para emprendedores y pequeas y medianas empresas, es decir, empresas de menos de 50 trabajadores. En este aspecto sealar que denominar este contrato como indefinido es tomarnos el pelo, puesto que durante el periodo de prueba, tanto la empresa como el trabajador pueden rescindir unilateralmente y sin preaviso el contrato y sin necesidad de alegar causa alguna. Adems, durante este periodo el empleado/da no recibe ninguna indemnizacin si es despedido.

- El impulso de un contrato a tiempo parcial para, en teora, favorecer la compatibilidad del trabajo asalariado con los estudios y la vida familiar y personal. En la prctica se multiplicarn las personas que necesitarn dos o ms trabajos parciales para sobrevivir.

- La priorizacin del convenio de empresa frente al sectorial, la facilitacin a las empresas en dificultades del descuelgue del convenio y la puesta de lmite a la ultraacitivitat.

- El fomento de la flexibilidad interna mediante la movilidad funcional y la modificacin sustancial de las condiciones de trabajo.

Con estas medidas lo que se incentiva es el despido y no el empleo, a la vez que se devala la negociacin colectiva y se degradan las condiciones laborales que cada vez son ms precarias (3). En este sentido, se fomenta la adaptacin de los trabajadores y trabajadoras a cualquier necesidad de la empresa (4) y se favorece el trabajo parcial que, en la prctica, sirve para arreglar los datos del paro facilitando una contratacin laboral precaria, insuficiente para una vida digna. Pero con todo, la gran patronal estatal, la CEOE, dice que no hay bastante, que hay que profundizar todava ms en las reformas del mercado laboral y lanza propuestas como las de los minijobs o las de los trabajos con una remuneracin del salario mnimo interprofesional, sin olvidar los ataques gratuitos y constantes a los y las trabajadoras pblicas y al derecho de huelga. Est claro lo que se busca: competir con el resto del mundo devaluando las condiciones laborales internas, es decir, tener mano de obra todava ms barata, que est a completa disposicin de la empresa y a la cual se pueda despedir sin trabas ni indemnizaciones. As, se est produciendo un cambio de modelo que comportar la proliferacin de lo que en el mundo anglosajn denominan woorking poor, personas que se encuentran bajo el umbral de la pobreza a pesar de tener un trabajo asalariado y que tienen que aceptar condiciones de semi-esclavitud como consecuencia de las necesidades bsicas que tienen que cubrir.

As pues, esta reforma laboral da a elegir entre paro o precariedad, es decir, que nos lleva hacia la inseguridad, el empobrecimiento y la miseria de las clases populares y trabajadoras si no nos plantamos, nos organizamos y ponemos fin a esta barbarie a travs de un proceso sostenido de lucha social coordinada.

Notas:

(1) Ver el artculo: A las puertas de los 6 millones de parados .

(2) Es el caso, por ejemplo, de las causas econmicas, donde la reforma profundiza en la va puesta en marcha con la reforma laboral del 2010 que prevea un despido objetivo si se daban prdidas actuales o previstas en los resultados de la empresa. Ahora, con la ltima reforma se aadi "la disminucin persistente de su nivel de ingresos o ventas" que, en todo caso, se entiende como persistente si se produce esta situacin durante tres trimestres consecutivos.

(3) Ver el artculo: Consecuencias de la precarizacin laboral para las clases populares .

(4) Ver el artculo: Trabajar ms por menos. La negociacin del convenio colectivo de los grandes almacenes.

Blog del autor: http://jgellida.blogspot.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter