Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-02-2013

Los acuerdos de San Andrs, 17 aos despus

Luis Hernndez Navarro
La Jornada


Este 16 de febrero se cumplen 17 aos de la firma de los acuerdos de San Andrs entre el gobierno federal y el EZLN. En ellos el gobierno federal dio respuesta a una parte de las demandas enarboladas por los zapatistas, las relacionadas con los derechos y la cultura indgenas. All se plasmaron los resultados de la primera mesa de trabajo de cinco programadas entre las dos partes para resolver las causas que propiciaron la insurreccin de enero de 1994. A pesar del tiempo transcurrido, el gobierno federal sigue sin cumplir los acuerdos.

El proceso de negociacion de la Mesa I dur poco ms de cuatro meses. Sigui a cinco meses de plticas entre el EZLN y el gobierno federal para definir los procedimientos y los contenidos del dilogo. San Andrs fue importante no slo por sus resultados, sino tambin por la manera sin precedente en que particip la sociedad civil en el proceso de paz. Las negociaciones lograron involucrar amplias franjas de la sociedad y poner la cuestin indgena en el centro de la agenda nacional.

En lugar de negociar su proyecto particular, los zapatistas convocaron a participar en la negociacin como asesores e invitados a una amplia gama de dirigentes indgenas, acadmicos e intelectuales, con arraigo y conocimiento en el tema. Sus puntos de vista distaban mucho de ser homogneos. La diversidad de sus planteamientos fue la tnica de los debates. Pese a ello, fue posible llegar a consensos.

Los acuerdos de San Andrs se firmaron en un momento de enorme agitacin poltica en el pas. Catalizado por el levantamiento del EZLN, emergi un beligerante movimiento indgena nacional. La devaluacin del peso en diciembre de 1994 precipit una enorme ola de inconformidad y el surgimiento de vigorosos movimientos de deudores con la banca. Los conflictos poselectorales en Tabasco y Chiapas se convirtieron en un reclamo nacional en favor de la democracia. El conflicto entre Carlos Salinas, el presidente saliente, y Ernesto Zedillo, el entrante, adquiri proporciones maysculas.

Como hizo ahora Enrique Pea Nieto con la firma del Pacto por Mxico, Ernesto Zedillo trat de paliar la crisis promoviendo la firma de un acuerdo poltico nacional con los cuatro partidos polticos con registro: PRI, PAN, PRD y PT. Sin embargo, el proyecto abort ante el incumplimiento gubernamental de limpiar los comicios de Tabasco, y como resultado del fracaso de la ofensiva militar ordenada contra el zapatismo el 9 de febrero de 1995.

La firma de los acuerdos de San Andrs por el gobierno federal no fue un hecho ajeno a esta situacin de malestar social generalizado en el pas. Con ellos, el gobierno busc desactivar el descontento y ganar tiempo para realizar una maniobra poltica de mayor aliento: la negociacin de una reforma electoral.

Efectivamente, de manera paralela al dilogo con el EZLN y sus aliados, la administracin de Zedillo impuls con los partidos un pacto que dio a luz una nueva reforma poltica definitiva. Esa negociacin fue bautizada en su momento como los acuerdos de Barcelona, porque las plticas para fraguarla se efectuaron en las oficinas del subsecretario de Gobernacin, Arturo Nez, ubicadas en la calle de Barcelona en la ciudad de Mxico.

La nueva reforma poltica consisti bsicamente en la ciudadanizacin del Instituto Federal Electoral (IFE), la creacin del Tribunal Federal Electoral, poner lmite a la sobrerrepresentacin en la Cmara de Diputados, ampliar la pluralidad en la composicin del Senado, establecer la afiliacin individual a los partidos, crear un nuevo sistema de financiamiento de los partidos, y dar el carcter de diputados a los integrantes de la Asamblea Legislativa del DF.

La nueva reforma poltica propici un reparto real del poder entre los tres principales partidos. Ellos participaron en la integracin del IFE y del Tribunal Federal Electoral.

El nombramiento de los consejeros ciudadanos se efectu fuera del Legislativo y con la condicin de que las plticas fueran secretas. El PRI propuso a Jos Woldenberg, Mauricio Merino y Jacqueline Peschard. Por el PAN fueron promovidos Alonso Lujambio, Juan Molinar y Jos Barragn. Y por el PRD fueron seleccionados Jaime Crdenas, Emilio Zebada y Jess Cant.

Como ha sealado Miguel ngel Romero, gracias a esa reforma poltica Zedillo construy una parte de sus mecanismos de poder transexenal. Y, como ha dicho Rosalbina Garavito, se adopt un rasgo de modernidad poltica sin cambiar la esencia del rgimen autoritario.

En las elecciones federales esa redistribucin del poder dio frutos para los partidos de oposicin. En 1997 ningn partido tuvo mayora absoluta en el Congreso de la Unin, y el PRD gan el gobierno de las ciudad de Mxico, electo por primera ocasin en dcadas. Y en 2000, en las elecciones presidenciales triunf Vicente Fox.

Sin embargo, esta negociacin reforz el monopolio partidario de la representacin poltica, dej fuera de la representacin institucional a muchas fuerzas polticas y sociales no identificadas con estos partidos, y conserv, prcticamente intacto, el poder de los lderes de las organizaciones corporativas de masas.

En esas circunstancias, el gobierno federal hizo abortar los acuerdos de San Andrs. Incumpli su compromiso de promover una reforma constitucional sobre derechos y cultura indgenas, y no hizo una sola oferta sustantiva en la Mesa de Democracia y Justicia. Al tiempo, sigui con su poltica de paramilitarizar el conflicto, provocando la masacre de Acteal, y atac violentamente varios municipios autnomos.

Desde entonces han proliferado los conflictos polticos y sociales al margen de la esfera de la representacin institucional en todo el pas. Sus protagonistas estn fuera o en los bordes de la poltica institucional. Los acuerdos de Barcelona los echaron de la mesa de negociacin.

A 17 aos de la firma de los acuerdos de San Andrs, mediante el Pacto por Mxico, el gobierno federal y la clase poltica buscan recetar la misma medicina que en 1996. Falta ver si el Mxico de abajo aguanta.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/02/12/index.php?section=opinion&article=023a1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter