Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2013

Cambie el rumbo en Honduras
Mensaje al Secretario de Estado (EEUU) Kerry: Deje de financiar a los matones

Dana Frank
Rebelin


Los Estados Unidos est ampliando su presencia militar en Honduras a escala espectacular. La Associated Press inform este mes en un artculo de investigacin que en 2011 Washington autoriz $ 1.3 mil millones para electrnica militar estadounidense en Honduras. Esto est ocurriendo mientras el rgimen post-golpe de Estado de Honduras del presidente Porfirio Lobo est ms fuera de control que nunca, sobre todo porque el Congreso de Honduras organiz un "golpe de Estado tcnico" en diciembre.

Pero a medida que el gobierno de Obama profundiza su alianza con Honduras, con el pretexto de combatir la guerra contra las drogas, los demcratas en el Congreso estn cada vez ms rebeldes. Aqu hay un mensaje, entonces, para el nuevo secretario de Estado, John Kerry: Refundacin de la poltica de los EE.UU. en Honduras y la lucha contra la droga asesina que lo justifica.

En los ltimos aos, los EE.UU. ha estado aumentando sus operaciones militares en toda Amrica Latina en lo que la agencia Associated Press llam "la iniciativa ms cara de Amrica Latina desde la Guerra Fra". La acumulacin ha costado a los contribuyentes estadounidenses ms de $ 20 millones de dlares desde 2002, por las tropas, barcos, bases clandestinas, radares militares y entrenamiento de policas y otros gastos.

Los gastos militares de EE.UU. para Honduras en particular, han aumentado cada ao desde 2009, cuando un golpe militar depuso al presidente democrticamente elegido Manuel Zelaya. Costando $67,4 millones, los contratos del Departamento de Defensa de los EE.UU. para Honduras en 2012 estn a tres veces ms de lo que estaban hace diez aos. Los EE.UU. gastaron $ 25 millones el ao pasado para hacer permanente el cuartel de EE.UU. en la base area de Soto Cano, y $ 89 millones para mantener a 600 soldados estadounidenses estacionados all. La ayuda directa de EE.UU. a los militares hondureos y a la polica sigue subiendo tambin.

Pero el creciente compromiso militar del gobierno de Obama en Honduras slo profundiza su apoyo al gobierno corrupto y represivo de Lobo. Las fuerzas de seguridad del Estado siguen disfrutando de impunidad casi total en miles de presuntas violaciones de los derechos humanos e incluso asesinatos desde el golpe de 2009. El gobierno no ha pagado a muchos de sus maestros durante al menos seis meses, y el pas est cerca de la bancarrota.

El 13 de diciembre, en un enfrentamiento entre dos grupos igualmente corruptos, y en competencia entre ellos, el Congreso hondureo depuso ilegalmente a cuatro miembros de la Corte Suprema de Justicia, con la toma de juramento sucediendo slo horas despus. Desde entonces, el Congreso ha atropellado a la Constitucin, aprobando rpidamente una serie de leyes que haban sido anuladas por la corte, incluyendo una ley de minera muy criticada y una ley infame autorizando las denominadas "ciudades modelo" donde la propia Constitucin no se aplicar.

Estas acciones descaradas hace caso omiso del estado de derecho. Sin embargo, el Departamento de Estado de los EE.UU. mir para otro lado cuando ocurri este "golpe de Estado tcnico".

Al otorgar recursos militares de Estados Unidos hacia el gobierno corrupto de Honduras, Washington sostiene que est ayudando a combatir el trfico de drogas, que efectivamente, es rampante, asesino y creciente. Sin embargo, el gobierno de Honduras y las elites que lo controlan son ampliamente acusadas de estar implicados en el trfico de drogas.

La guerra contra las drogas, sin embargo, s enmascara una nueva ola de agresin de EE.UU. en Amrica Latina. Honduras, con la nica gran base de la Fuerza Area de los EE.UU. entre Norteamrica y Amrica del Sur, ha sido durante mucho tiempo un importante eje de la dominacin militar estadounidense en la regin. Entre otros, la participacin de EE.UU. en el golpe de 1954 en Guatemala y la guerra de los "Contras" en la dcada de los 80s contra el gobierno de Nicaragua. Hoy en da, el papel creciente de EE.UU. en expansin representa una enorme amenaza para toda la regin, y a la soberana de Honduras.

Adems, como los medios de comunicacin han informado, la guerra en contra de las drogas en Honduras del gobierno de Obama ha sido un desastre. En mayo de 2012, agentes de la Administracin de Drogas y Narcticos (DEA, por sus siglas en Ingls) participaron en una operacin en la que cuatro afro-indgenas murieron y varios fueron heridos en la regin de la Moskitia de Honduras. La DEA admite haber matado a dos presuntos narcotraficantes en incidentes separados en junio y julio. En julio, despus de que los militares hondureos usaran balas para derribar a dos aviones que supuestamente llevaban drogas, lo que estuvo en violacin del protocolo internacional, los EE.UU. suspendieron la cooperacin radar para vuelos con drogas. En enero, durante la primera operacin conjunta desde que se volvi a iniciar esta cooperacin, los guardacostas hondureos mataron a un presunto traficante de drogas usando inteligencia proveda por agentes de la DEA.

Para muchos demcratas en el Congreso ya es suficiente. El 30 de enero 58 miembros de la cmara baja, liderados por los representantes Hank Johnson (D- Georgia), Karen Bass (D-Los Angeles), John Conyers Jr. (D-Michigan) y Gregory W. Meeks (D-NY) le mandaron una carta a Secretario Kerry y el al fiscal general Eric H. Holder Jr. exigiendo que el incidente de Mayo 2012 que involucra a la DEA sea investigado, llamando la atencin sobre la represin por parte del gobierno de los afro-indgenas hondureos, y cuestionando la guerra contra las drogas. El Senador Patrick Leahy (D-VT) tiene en espera 30 millones de dlares en ayuda de EE.UU. a las fuerzas de seguridad de Honduras, que no se han permitido entregar, en espera de recibir respuestas a preguntas sobre los abusos de civiles y la corrupcin.

Es un comienzo, pero Kerry y el gobierno de Obama tienen que dar marcha atrs en la poltica de los EE.UU. en Honduras, del todo. Terminen con la sangrienta guerra contra las drogas y en su lugar enfquense en la creacin de empleo y la justicia social. Dejen de tratar el actual gobierno de Honduras como un compaero amistoso, y denuncien con fuerza y abiertamente sus abusos de derechos humanos y la corrupcin del estado de derecho. Y ayuden a garantizar elecciones presidenciales libres en noviembre, al condenar los asesinatos de por lo menos cinco activistas de la oposicin en el ltimo ao. Y exijan proteccin adecuada para los cientos de hondureos en la oposicin que han recibido amenazas de muerte.

En otras palabras, dejen de armar a los matones de Honduras y permitan espacio a aquellos en la oposicin que buscan definir su propio futuro, libre de interferencia de EE.UU.

Dana Frank, profesora de historia en la Universidad de California en Santa Cruz, cuyo trabajo se centra en Honduras moderna.

Fuente: http://www.latimes.com/news/opinion/commentary/la-oe-frank-honduras-drug-war-20130212,0,1104889.story

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter