Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2013

El tren de Mas, Urkullu, Rajoy y los Borbones

Aitor Miguel Quintana
Rebelin


Recientemente las portadas de peridicos estatales fueron copadas por la morbosa foto que llenaban Mariano Rajoy, la ministra de Fomento, el prncipe de la corona espaola y el presidente cataln Artur Mas en la inauguracin del ltimo tramo ferroviario del corredor de Alta Velocidad Madrid - Pars.

Fotografa desbordante de tensin desde la ptica del conflicto sobre la soberana de Catalunya. Soberanistas catalanes frente a quienes imponen las decisiones del estado sobre la libertad de los y las ciudadanas y sus territorios.

La sensacin de confrontacin que suscit esta imagen no fue, probablemente, compartida en igual medida por todas y por todos. Quienes analizamos la soberana desde otra ptica veamos a cuatro personas viajando cmodamente en el mismo tren. Veamos a dirigentes a los que por encima de las guerras mediticas que supuestamente les separan parecan mucho ms unidos por todo lo que tienen en comn. De ah que salvando las diferencias identitarias se les viera plcidamente viajando juntos en Alta Velocidad.

Y es que para algunas personas la soberana nacional es un instrumento de corto alcance si no se utiliza para la consecucin de la soberana plena de los pueblos. De poco sirve la soberana nacional si tan solo sirve para reconstruir sobre ella el mismo modelo socioeconmico.

No encontramos diferencias sustanciales entre Rajoy y Mas mientras viajan a Alta Velocidad a travs de viaductos situados muy por encima de los pueblos. No vemos las diferencias si ambos ven la crisis como algo coyuntural y no como una crisis sistmica, si ambos aplican las mismas recetas basadas en recortes e inversiones en macroproyectos para su mayor gloria y para beneficio de unos pocos.

Proyectos como el Tren de Alta Velocidad que han sido promovidos sin aval alguno de estudios de movilidad e impacto econmico. Y que no han sido dirigidos bajo los principios de precaucin que deberan gobernar las actuaciones sobre el medio ambiente que comprometen los recursos econmicos de pases durante dcadas.

Son Marianos, Mases y Urkullus adalides de un mismo modelo socioeconmico. Que se erige sobre AVEs, Sper Sures, macroincineradoras o el Fracking. Se nos ha tachado de primitivos a los que hacamos oposicin a esta manera de entender el desarrollo. Todava se nos llama canbales cuando hablamos de Soberana Alimentaria. Pero lo cierto es que, a da de hoy, tras 20 aos de explotacin, AVE no le salen las cuentas en el estado espaol. Tampoco a Bizkaia con la Sper Sur. Debemos contaminar tambin los acuferos alaveses para darnos cuenta que el Fracking no es el camino?

Solo un modelo errneo y una civilizacin enferma destinan el grueso de sus recursos a proyectos sin garanta de xito mientras, con el pretexto de carcter de alternativas, mutila pilares sociales imprescindibles como la sanidad y la educacin.

Por todo ello, la soberana nacional solo nos diferencia y tiene sentido intrnseco como instrumento, internacionalista y solidario, para un cambio de modelo que nos garantice la transicin hacia la soberana plena de los pueblos.

Aitor Miguel Quintana - Alternatiba Araba

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter