Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-02-2013

Plan criminal contra el movimiento estudiantil del Valle del Cauca

Alexander Escobar
Rebelin


Educacin pblica, gratuita y de calidad, es consigna del movimiento estudiantil colombiano. No es la nica, pero es suficiente para entender su lucha por alcanzar la paz con justicia social, la misma que incomoda a quienes desean continuar oprimiendo al pueblo con la ignorancia, la injusticia y el terrorismo de Estado.

Con amenazas, hostigamientos y muerte despliegan operativos en toda Colombia para acallar las voces de quienes trabajan por un mejor maana. Las vctimas, pertenecientes a movimientos polticos y sociales como la Marcha Patritica, la Minga Social y Comunitaria, el Congreso de los Pueblos, y lderes cvicos, comunitarios, y defensores de Derechos Humanos, evidencian la dinmica permanente de asesinar y desaparecer a la oposicin poltica para sostener la injusticia en el pas.

Cifras oficiales de 61.604 personas desaparecidas en Colombia entre los aos de 1947 y 2011, son solo una muestra del carcter sistemtico de esta poltica del terrorismo de Estado en Colombia. En su columna Desapariciones y desapariciones, publicada el 2 de febrero de 2013 por el diario El Espectador, Alfredo Molano anota:

De esa cifra, certificada, han sido vctimas de desaparicin forzada 16.665 personas; solo 249 se han encontrado vivas y 557 muertas. Sin duda, el captulo ms brutal de nuestra miseria humana. La desaparicin forzada es un delito cometido por agentes del Estado o por personas actuando con su autorizacin, apoyo o consentimiento, que conlleva a numerosas violaciones a los derechos humanos. De las 8.295 investigaciones que se llevaban a cabo cuando la Fiscala era dirigida por Viviane Morales, 1.598 eran homicidios cometidos presumiblemente por agentes del Estado. Segn la Oficina Internacional de los Derechos Humanos Accin Colombia (Oidhaco), la fuerza pblica es responsable de 3.000 ejecuciones extrajudiciales.

En el Valle del Cauca, hoy el objetivo inmediato son los estudiantes. Las amenazas y hostigamientos denunciados por la Red de Derechos Humanos del Suroccidente Colombiano Francisco Isaas Cifuentes contra Luisa Mara Zorrilla de la Universidad del Valle en la ciudad de Cali, y contra William Ospina de la Universidad Nacional en Palmira, son el reflejo de la poltica actual del Gobierno que en la forma aparenta buscar la paz, pero que en fondo trata de perpetuar la injusticia por medio de la guerra sucia contra la poblacin civil.

Y no es algo improvisado. Atacar a quienes acompaan las luchas de todos los sectores sociales en Colombia, y defienden la educacin pblica como conciencia crtica de la sociedad, es un plan estratgico integral contra esa juventud rebelde del Proceso de Unidad Popular del Suroccidente Colombiano que lucha por la salida poltica al conflicto colombiano y la consecucin de la paz con justicia social.

Por eso los hechos no son aislados. Y la responsabilidad de las amenazas, realizadas contra los movimientos estudiantiles de las dos universidades pblicas del departamento, recae directamente en el Gobierno colombiano que dcada tras dcada implementa el terrorismo de Estado.

El llamado, entonces, es a la solidaridad de todas las organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos para visibilizar y detener este plan criminal adelantado contra el movimiento estudiantil del departamento del Valle del Cauca que participa del Proceso de Unidad Popular del Suroccidente Colombiano y la Marcha patritica.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter