Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-02-2013

Encuentro con el autor y activista palestino Salameh Kaileh
Leccin de democracia

Al-ahram

Traducido para Rebelin por Carmen Garca Flores.


Intelectual marxista nacido en Palestina, arrestado varias veces en Siria, deportado a Jordania despus de haber vivido en Damasco durante 30 aos, Salameh Kaileh se considera como un ciudadano rabe simplemente. Un autor y activista que cree en cualquier forma de revolucin contra el capitalismo.

En un rincn del famoso Caf Riche, en el centro de la ciudad del Cairo, se instala Salameh Kaileh, de cabellos blancos y lisos, con un aire calmoso y serio. Despus de haber degustado su caf, se presta a enzarzarse en una conversacin apasionada sobre su historia y su pensamiento. Este intelectual palestino se identific con el marxismo en el momento en el que estaban en auge las corrientes del resurgir rabe. Explica que tras la derrota de 1967 se desarroll tanto entre los pueblos rabes como en la resistencia palestina una conciencia poltica frente al imperialismo. Y en ese ambiente, Salameh comenz a leer sobre los diferentes modos de pensamiento. Describe el marxismo como la teora que ofrece una racionalizacin diferente capaz de conducir hacia un desarrollo. A Kaileh le interesan las intenciones que hay tras estos modos de pensar. Por ello, aprecia el hecho de que los marxistas ofrezcan un nuevo modo de pensamiento sin eslganes. Pero las circunstancias han guiado a varias personas hacia una izquierda que intenta producir el marxismo de una manera superficial.

En cuanto a l, sus lecturas han hecho que sus creencias sean el fruto de una conviccin profunda. Kaileh estaba satisfecho con el pensamiento marxista, pero piensa que lo que falta es el trabajo organizado en cuanto a partido. En otras palabras: la aplicacin de la teora. La democracia debe ser aplicada en el seno de los regmenes socialistas, afirma Kaileh, siempre con un aire apasionado, cargado de esperanza. Se explica enseguida diciendo que la realidad de los sistemas socialistas busca ante todo el desarrollo de la sociedad, haciendo que el inters del pueblo sea una prioridad. Kaileh rechaza lo que algunos piensan de antemano, que la democracia no es posible en los pases en los que el pueblo no est suficientemente educado. Por el contrario, piensa que poco a poco el pueblo aprender lo que significa la democracia; comprender que el pas no puede convertirse en democracias ms que con el desarrollo general del pas, especialmente en lo que concierne al aspecto industrial. Europa no fue una democracia hasta pasados dos siglos de revoluciones, dice tranquilamente. Salameh Kaileh habla con determinacin. Es verdaderamente el militante y el revolucionario de izquierdas; aprecia profundamente el papel de los intelectuales, pero solamente los que estn en contacto con la gente. Y lo explica: El intelectual que se encuentra prximo a la gente debe desarrollar su conciencia. Este es el papel de los pensadores. Despus, contina espontneamente su discurso sobre la importancia de este papel, insistiendo sobre el contacto con las personas presentes y movilizadas sobre el terreno y no con la lite o la izquierda aislada. De hecho, para l, el trabajo directo sobre el terreno aporta resultados ms rpidos, yendo a la par con el tiempo y las reivindicaciones revolucionarias. Los escritores deben contribuir a la concienciacin poltica, dice.

Kaileh ha escrito en rabe numerosas obras referentes al marxismo, al nacionalismo rabe y a la cuestin palestina, entre otras. Entre sus libros figuran en cabeza de lista Los rabes y la cuestin nacional, de 1989; Una critica del marxismo tradicional, publicado en 1990; El imperialismo y el saqueo del mundo, publicado en 1992; Socialismo o barbarie, de 2001; Los problemas del marxismo en el mundo rabe, de 2003; y Los problemas del movimiento nacionalista rabe, de 2005. El nacionalismo y la resistencia rabes han sufrido siempre un cierto nmero de crticas, pero las de Kaileh han sido siempre desde la izquierda, aspirando a la construccin de un nuevo movimiento de liberacin de la izquierda que emane de la herencia del marxismo y del comunismo. Lo que agudiza a veces la vigilancia de sus aliados.

La resistencia de la que habla el autor no concierne solo a Palestina, Siria o Iraq, porque Kaileh est en conflicto con el imperialismo y el capitalismo all donde se encuentren. Su identidad no se debe a uno solo de estos tres pases, sino a todos. Porque el intelectual de izquierdas confirma dignamente: Yo me considero ante todo como un ciudadano rabe. Por otra parte, relaciona la causa palestina con todas las revoluciones rabes, explicando que los ciudadanos de esta parte del mundo son ahora conscientes del impacto que la opresin sionista y americana ejerce sobre ellos. La opresin que ellos viven en su propio pas forma parte integrante de una opresin ms amplia que les ha impuesto el To Sam. Es por lo que, por ejemplo, los revolucionarios egipcios, analiza l, llaman a Moubarak el agente de los americanos.

Para l, la urgencia de la resistencia naci con la derrota de 1967, en la poca en la que realizaba sus estudios en Bagdad y en la poca tambin en la que se uni (1973) al movimiento palestino Fatah (movimiento de liberacin nacional de Palestina). Este, por su parte, conoci su verdadera expansin tras la derrota de 1967; su lucha armada devolvi a millones de personas en el mundo rabe la esperanza en la posibilidad de la resistencia. Progresivamente, las lites tradicionales han visto erosionar su hegemona en el campo poltico, en ese contexto de los aos setenta. Tres aos ms tarde, Kaileh era perseguido por las autoridades israeles, con lo cual el joven no pudo volver a Palestina. Pienso que el nacionalismo rabe volver ahora de manera fuerte dice l con nostalgia pero con una mirada insistente. Kaileh no es el nico que se considera ciudadano del mundo rabe, dice haber encontrado muchos jvenes que tenan la misma conviccin, poniendo en relacin todas las revoluciones rabes actuales. Porque la suerte de estos pases y su futuro poltico est estrechamente unida. Los pases occidentales tratan a los pases rabes como una nica regin, como un todo al que intenta desmantelar, afirma l. Pero el hecho de ser ciudadano rabe implica tambin otras realidades: te puedes ver en prisin en no importa qu momento. Kaileh hace alusin a su experiencia en las prisiones sirias, sonre y evoca con un humor sutil lo que pas y cmo ocupaba su tiempo leyendo y escribiendo en lugar de exponer las condiciones espantosas de su encarcelacin.

Con un tono a la vez serio y afectuoso contina: Lo que verdaderamente me apen fue mi expulsin de Siria despus de mi encarcelacin () Yo era de los que siempre decan que habra una revolucin en Siria.

Kalieh fue arrestado en su casa de Damasco, sin explicacin, el 24 de abril de 2012, a las dos de la maana. Se le confisc su ordenador, y despus fue gravemente torturado en la celda, insultado y burlado a causa de sus orgenes palestinos. Recibi los peores golpes en represalia a un eslogan que haba en un folleto encontrado en su casa: Para liberar a Palestina, el rgimen sirio debe caer. En el hospital militar, fue encadenado de manos y pies a una cama y privado de cuidados mdicos a pesar de su enfermedad. Sin embargo, descubre que este tipo de sufrimientos consigue reforzar a los revolucionarios, acentuando su perseverancia en liberarse de sus verdugos. El problema reside, segn l, en la oposicin, que critica por diferentes razones: el Consejo Nacional Sirio (oposicin sobre todo exterior) y el Consejo de Coordinacin Nacional (oposicin sobre todo interior) no representan a las masas revolucionarias. En resumen, como bien dice en uno de sus artculos: Damasco est prisionera entre el frente interior y el frente exterior.

Despus el optimismo vuelve a salir a la superficie. El pueblo se ha movilizado, y entonces el Estado se ha vuelto dbil; Kalieh esto lo cree fuerte como el hierro. Piensa que el capitalismo est muriendo y que es tiempo de que caigan las personas que no se interesan ms que en sus propios intereses y dominan regmenes establecidos desde hace una eternidad. Kaileh no se refiere a los rabes solamente. Tiene una fuerte conviccin de que todo pas sin revolucin, en cualquier parte del mundo, vivir una. Estoy totalmente en contra de la teora de la conspiracin. La revolucin siria no es el fruto de un complot, esto es un anlisis superficial de la situacin. El pueblo est verdaderamente en conflicto con Assad para cambiar el rgimen. Otros pases seguirn, es el efecto bola de nieve. Este es el aspecto universal del pensamiento de Kaileh. Porque, segn l, el capitalismo est en crisis desde 2008, llega a su fin. Los Estados Unidos estn retrocediendo y Europa se hunde. Kaileh repite sin cesar que debe de haber un cambio completo en el orden econmico, con el fin de edificar un pas democrtico. Se muestra muy optimista en cuanto a la revolucin siria, a pesar de todo. El pueblo no volver al redil; no volver a entrar ms en casa sin realizar sus principales reivindicaciones, dice. Ya no se puede dar marcha atrs. Salameh Kaileh habla de la revolucin en trminos de una victoria retardada. Cree fundamentalmente en el pensamiento marxista y en la determinacin de los pueblos a hacerse cargo del futuro de sus pases. Y si se muestra muy crtico con la izquierda rabe, es porque a menudo adopta una postura seguidista, aproximndose a fuerzas sociales ms importantes como los movimientos nacionalistas rabes y el Baas. Lo que ha terminado por desacreditar a la izquierda marxista cuando sus fuerzas polticas han llegado al poder. Su determinacin, sus palabras apasionadas y precisas son el producto de un inmenso activismo.

Fechas clave:

1955: Nace en Birzeit (Cisjordania).

1967: Estudios universitarios en Bagdad.

1976: Buscado por la polica en Israel.

1979: Titulado en Ciencias Polticas en la Universidad de Bagdad.

1992: Arresto en Siria

2000: Sale de la prisin.

24 de abril de 2012: Arresto en Siria.

17 de mayo de 2012: Deportado a Jordania despus de su liberacin.

Fuente: http://hebdo.ahram.org.eg/NewsContent/0/9/44/1498/Lauteur-et-activiste-palestinien-Salameh-Kaileh-Le.aspx


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter