Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-02-2013

Entrevista para "Insight"
La austeridad como un castigo moral

Alberto Montero Soler
Insight


1.- Es aceptable el diagnstico de The Economist, que viene a resumir lo que el propio Gobierno viene diciendo de su actuacin, es decir que aunque nada funcione en el terreno de las indicaciones centrales econmicas, no hay otra poltica posible para salir de la crisis que la realizada por el gobierno de Espaa?

Mi opinin es que, evidentemente, hay otras polticas posibles si bien ninguna de ellas, y menos sta, nos saca de la crisis en las mismas condiciones de bienestar, empleo y derechos sociales y econmicos en la que nos encontrbamos cuando comenz.

As, creo que hay otras polticas posibles que permitiran paliar el impacto que la crisis est teniendo sobre la mayor parte de la poblacin y sobre la clase trabajadora, pero las mismas seran meramente paliativas y no solucionaran los problemas de fondo de la economa espaola sino sus expresiones sociales y econmicas ms dolorosas (lo cual no es poco y es absolutamente reprochable al gobierno que ni siquiera est pensando en las mismas).

El problema es que las polticas que permitiran revertir la situacin y garantizar la sostenibilidad de la economa espaola en la Eurozona superando su dependencia del endeudamiento deben apostar por un cambio radical en el sistema productivo. Es decir, son polticas de largo plazo y que no pueden realizarse en un marco de competencia abierta con socios que nos llevan dcadas de ventaja, sin capacidad de proteger los emprendimientos productivos incipientes de la competencia externa y con limitaciones sobre los mrgenes de maniobra poltica y financiera del Estado para promoverlos. Por lo tanto, en el marco institucional y de poltica econmica que impone el euro, la economa espaola est condenada a ser de periferia, con todas las caractersticas propias de esa condicin.

2.- Si, como se dice y alega continuamente, la poltica de austeridad se impone en Espaa porque es la que impone el eje Berln Bruselas Frankfurt, por qu no se pone en discusin la poltica europea? Es que quiz no hay alternativa a la poltica de austeridad?

Yo creo que la discusin sobre la poltica europea replica la divisin de la Eurozona entre centro y periferia. Creo que en estos momentos nadie, salvo Alemania (y los ltimos datos muestran que la crisis tambin comienza a afectarle), se encuentra cmodo en este experimento que es la Eurozona. Estamos en lo que podramos denominar un juego de suma negativa, esto es, un juego en el que todos los participantes creen que se encontraran mejor si no estuvieran jugando al mismo.

As, los pases del centro tienen esa percepcin porque reniegan de su contribucin al rescate de las economas perifricas, olvidando los beneficios recibidos al financiar los crecimientos descompensados de stas. Y las economa perifricas sienten que se les est haciendo pagar un precio abrumador por lo que era, en parte, un deseo legtimo de equiparar aceleradamente condiciones de vida y bienestar con el centro.

El caso de Alemania es el ms complejo porque vive en la esquizofrenia de ser centro y, por lo tanto, renegar de la ayuda a la periferia pero, al mismo tiempo, es el Estado que ha puesto a su servicio todo el proyecto europeo convirtindolo en el principal mercado para sus exportaciones y solventando con ello el problema de la debilidad de su demanda interna. Desde esa posicin de superioridad fctica Alemania dicta, ya sin el contrapeso de Francia, la poltica europea y, ms concretamente, impone casi como una condicin moral la austeridad a la periferia. Y cuando la austeridad se impone como un castigo moral por parte de quien controla los resortes del poder a nivel europeo no creo que quepan muchas opciones alternativas entre otras cosas porque stas exigiran sacrificios precisamente a quienes consideran que han obrado virtuosamente.

Por lo tanto, no creo que esa opcin pueda ser contemplada realistamente como posible en el medio plazo. Es ms, creo que si la crisis avanza y afecta a Alemania su apuesta ser aplicarse una nueva ronda de austeridad en carne propia, dando una vuelta de tuerca ms sobre las condiciones laborales y salariales de los trabajadores alemanes.


3. Muchos reconocen que la austeridad no basta, pero el crecimiento y el empleo empezarn a responder cuando las reformas estructurales en especial facilidades y abaratamiento del despido, reducciones salariales, privatizacin servicios pblicos y reforma de las pensiones comiencen a dar resultado, impulsando la productividad. Es un punto de vista correcto o, como temen muchos, las llamadas reformas estructurales se ponen en marcha ante todo como instrumento de destruccin de las garantas legales y colectivas del trabajo y para la disgregacin del Estado social?

Mi punto de vista al respecto es que las reformas estructurales constituyen el ncleo de la ofensiva contra los trabajadores y contra el propio Estado social. En un contexto de crisis generalizada del capitalismo, en el que no termina de recuperarse la tasa de ganancia y en el que determinados servicios se encuentran desmercantilizados porque son prestados por el Estado, la ofensiva contra el Estado de Bienestar busca la privatizacin de los mismos y su rentabilizacin por parte del capital.

Adems, la emergencia de nuevas potencias econmicas en la esfera internacional, con unas condiciones laborales y sociales no equiparables a las de las economas capitalistas ms desarrolladas, est induciendo a una carrera competitiva a stas ltimas tratando de ocupar mercados externos por la va de la equiparacin a la baja de esas condiciones y despreciando los efectos que esto tiene sobre la demanda interna.

Las polticas de reforma estructural son, por lo tanto y a mi modo de ver, parte de la estrategia de refuerzo de la competitividad por la va de abaratar costes laborales, al tiempo que permiten recuperar espacios de rentabilizacin del capital mediante la privatizacin de lo pblico. O, por decirlo ms contundentemente, la conquista de cuotas de mercado externo se consigue a costa del empobrecimiento de los trabajadores y del desmantelamiento de los derechos laborales y sociales de todos los ciudadanos, es decir, extendiendo la barbarie.

http://www.insightweb.it/web/content/la-austeridad-como-un-castigo-moral

Alberto Montero Soler (@amonterosoler) es profesor de Economa Aplicada de la Universidad de Mlaga y presidente de la Fundacin CEPS. Puedes leer otros textos suyos en su blog La Otra Economa.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter