Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-02-2013

Portugal
PS (Poltica Surrealista)

Boaventura de Sousa Santos
Viso

Traducido por Antoni Jess Aguil y Jos Luis Exeni Rodrguez


Por qu un ciudadano de izquierda, preocupado por el rumbo que est tomando el pas [1], temeroso de que la distancia entre los ciudadanos y el sistema poltico democrtico se agrave, descontento con la falta de unidad entre las fuerzas de izquierda sociolgicamente mayoritarias, tiene difcil contener la rabia ante las insondables uniones divisionistas y divisiones unitaristas del Partido Socialista (PS)? Por tres razones. En primer lugar, el sentimiento de impotencia: sabe que si diera un golpe sobre la mesa el nico efecto posible sera magullarse, dada la incapacidad del partido para distinguir la lucha poltica de la lucha por cargos polticos. En segundo lugar, la sensacin de peligro: el pas necesita una alternativa poltica y el PS, siendo decisivo en su construccin, parece ms dispuesto a desistir antes de si quiera intentarlo. En tercer lugar, inconformismo ante el desperdicio de la oportunidad: el PS tiene algn potencial para reinventarse como partido de izquierda, un potencial muy limitado y problemtico, pero existente, a pesar de todo.

Me centro en la ltima razn porque es la nica que permite transformar la rabia en esperanza, a pesar de que esta apenas se distinga de la desesperacin. Dos hechos bloquean este potencial y otros dos pueden activarlo. El primer bloqueo deriva de la calidad de los lderes. La talla de Mrio Soares cre una sombra difcil de disipar. Los lderes posteriores se distinguieron ms por la integridad tica que por el coraje poltico (Vtor Constncio, Antnio Guterres y Jorge Sampaio). El ms lcido y valiente de todos, Ferro Rodrigues, fue asesinado polticamente de manera sumaria y vergonzosa (mediante la fabricacin de su implicacin en el proceso Casa Pa).

 

El segundo bloqueo est relacionado con la prdida de cultura socialista (y de cultura general) entre los dirigentes, que amortigua las divisiones polticas y agudiza las personales. Quien no es militante del PS (la inmensa mayora de los portugus) no entiende la hostilidad entre Jos Scrates y Antnio Jos Seguro, cuando ambos son producto de la misma tercera va (entre capitalismo y capitalismo) que dobleg a los partidos socialistas europeos a las exigencias del neoliberalismo y les hizo vender el alma del Estado de bienestar social. Seguro est condenado a seguir a Scrates en peores condiciones sin ni siquiera (querer) tener margen de maniobra para las medidas de reforma del Estado con la ciudadana que los gobiernos de Scrates llevaron a cabo con cierto xito. Produce escalofros pensar que ni tan slo podr frustrar las expectativas porque son nulas.

 

El primer hecho activador del potencial de transformacin del PS es el contexto europeo y mundial. El sur de Europa, Oriente Medio y el norte de frica son las caras ms visibles del vrtigo depredador de un capitalismo salvaje que solo se reconoce en la extraccin violenta de los recursos humanos y naturales. Ahora es ms evidente que nunca que el socialismo democrtico fue construido a contracorriente, con mucha lucha y coraje. La Guerra Fra le permiti economizar en la lucha y en el coraje, hasta el punto de no poder resistir hasta el final. Entonces qued claro que el coraje y la voluntad de lucha de los socialistas se haban transformado en un instrumento de la Guerra Fra, capaz de aplicarse contra comunistas e izquierdistas, pero nunca contra capitalistas. Es muy posible que no sean los socialistas quienes reinventen el socialismo democrtico. Pero una cosa es cierta: la idea de otro mundo posible nunca fue tan urgente y necesaria y en ella reside la ltima reserva democrtica del mundo.

El segundo hecho potenciador es que los socialistas portugueses ya mostraron ser conscientes de que cualquier victoria que su actual lder les proporcione a corto plazo ser pagada en el futuro con pesadas derrotas. Los militantes socialistas jvenes y pobres que (todava?) no se enriquecieron en el gobierno ni en las empresas leyeron con atencin el libro de Antonio Costa, Camino abierto, publicado en 2012, y ciertamente quedaron tan impresionados como nosotros con la experiencia de gobierno, la lucidez poltica, la capacidad de negociacin con los adversarios, revelada por el autor en un libro que retrata como pocos el Portugal poltico de los ltimos veinte aos y abre pistas luminosas sobre los desafos que la sociedad portuguesa enfrenta. Deben sentir, como nosotros, dificultad para contener la rabia. Podrn golpear con el puo en la mesa y provocar algn efecto adems de magullarse? La tragedia del socialismo democrtico actual es ser un fuego apagado que solo enciende las brasas cuando cambia el coraje poltico por la tica, como si el coraje poltico no fuese eminentemente tico.

Notas

[1] Se refiere a Portugal. (N. T.)

 

Artculo original del 8 de febrero de 2013.

http://visao.sapo.pt/ps-politica-surrealista=f711257

Boaventura de Sousa Santos es socilogo y profesor catedrtico de la Facultad de Economa de la Universidad de Combra (Portugal).



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter