Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-02-2013

La transicin poltica en Mxico, a costa de los acuerdos de San Andrs

Rafael de la Garza Talavera
Rebelin


A pocos das de que se cumplan 17 aos de la firma de los Acuerdos de San Andrs convendra recordar el significado de esa coyuntura y cules fueron las consecuencias de su incumplimiento gracias a la calculada traicin de Zedillo y toda la runfla de polticos que, independientemente de su color, formaron parte de ella.

Para empezar, las reformas electorales de 1996 fueron ofrecidas a los partidos y sus dirigentes a cambio de apoyar la poltica paramilitar de Zedillo en Chiapas para cerrarle el paso al movimiento zapatista y su visin poltica. Gracias a la partidizacin -que no ciudadanizacin como algunos ilusos insisten en distinguir a la reforma electoral- el sistema poltico logr cambiar para mantener el autoritarismo, slo que ahora compartido entre las fuerzas polticas institucionales. Y si cree que exagero le voy a recordar que aos despus, dicho pacto poltico se materializ cuando en el Senado la traicin se consum con el voto de todos los partidos para sacar adelante el proyecto de ley indgena de Diego Fernndez y Manuel Bartlett.

Asimismo, ese ao de 1996 dio paso a la etapa de militarizacin que hoy vivimos, dndole a las fuerzas armadas un papel central en la contencin del descontento social, a falta de acuerdos polticos que no slo beneficiaran a los cacicazgos polticos. La matanza de Acteal fue el ensayo general de una estrategia sostenida en la creacin de fuerzas paramilitares, asesoradas y mantenidas por las fuerzas armadas, para hacerle el trabajo sucio al sistema poltico.

Y otro detalle que nos recuerda aquella coyuntura que tanto prometa para la sustitucin del viejo sistema poltico posrevolucionario fue que gracias a la traicin de Zedillo y los dirigentes de las fuerzas polticas institucionales se cancel la oportunidad de enterrar de una vez y para siempre el viejo rgimen que, a cambio de migajas materiales ha cancelado cualquier oportunidad de hacer de este pas un lugar ms justo y digno para sus habitantes. Esto permiti el falso regreso del PRI a Los Pinos y fortaleci la tendencia a que el sistema poltico se siga cerrando sobre s mismo. Como se ve el costo que estamos pagando por aquella traicin nos sigue pasando la factura.

De acuerdo al texto de "Los acuerdos de San Andrs, 17 aos despus" de Luis Hernndez Navarro, y para abundar en lo dicho arriba, la transicin poltica mexicana fue el resultado de una alianza entre Zedillo y los partidos polticos, que margin del proceso al EZLN y a todas las fuerzas polticas que los apoyaban. Dio as inicio la etapa (terminal) del sistema poltico posrevolucionario -tambin llamada por muchos 'transicin poltica' y que hoy pretende reeditarse. Por eso la llamo terminal: en lugar de abrirse a la sociedad se cierra cada vez ms sobre s misma (reeleccin, bipartidismo regional, partidos verticales, burocracias eternas), sntoma evidente de su decrepitud, su disfuncionalidad. La ciudadanizacin del subsistema electoral fue en realidad su partidizacin, lo que hoy nadie pondra en tela de juicio, ni los propios transitlogos.

Escribe Hernndez Navarro al respecto:

"... esta negociacin reforz el monopolio partidario de la representacin poltica, dej fuera de la representacin institucional a muchas fuerzas polticas y sociales no identificadas con estos partidos, y conserv, prcticamente intacto, el poder de los lderes de las organizaciones corporativas de masas...

En esas circunstancias, el gobierno federal hizo abortar los acuerdos de San Andrs. Incumpli su compromiso de promover una reforma constitucional sobre derechos y cultura indgenas de manera paralela al dilogo con el EZLN y sus aliados, la administracin de Zedillo impuls con los partidos un pacto que dio a luz una nueva reforma poltica definitiva. (El subrayado es mio)

La piedra en el zapato del sistema -hoy ms que nunca con el PRI en la presidencia- fue y es el EZLN, que forma parte destacadsima de las acciones que han tomado pueblos y comunidades para enfrentar el franco deterioro de sus condiciones de vida como consecuencia del nuevo 'modelo de desarrollo' . Lo que se pretendi resolver con una traicin, beneficiando a los dirigentes partidistas y sus anhelos 'democrticos', acab simplemente dejando el conflicto 'latente', alimentando la ilusin de que los zapatistas desistiran o simplemente, y para confirmar su racismo, no estaran a la altura de las circunstancias. Hoy, frente a la fuerza de sus acciones y el fortalecimiento de sus sistemas normativos, Pea pretende reeditar la poltica de 'ni te veo ni te oigo' cerrando ms el sistema para mantener un remedo de 'control poltico'... hasta donde el cuerpo aguante. El Pacto por Mxico, ms all de su esencia propagandstica, se explica por la necesidad de que los cacicazgos partidistas y las dirigencias sindicales que los apoyan cierren filas frente al deterioro del estado de derecho y el fortalecimiento de opciones polticas que lo desafan.

No sera demasiada arriesgado suponer que, al igual que en 1996 la sociedad se mantenga al margen, pero un sector significativo de ella puede hacer la diferencia y poner en el mapa la reedicin de los acuerdos de San Andrs, agotando todos los espacios que se haban abierto 17 aos atrs para reconfigurar el sistema poltico. El acierto del texto de Hernndez Navarro radica en colocar al movimiento zapatista en el centro de la tan trada y llevada 'transicin democrtica' que hoy, de cara a su fracaso, parece querer ser manipulada para que todo siga igual. La opcin autoritaria parece ser la ms fuerte. Hoy estamos viviendo en un pas que poco imaginaron en aquellos aos en que Mxico arrib a la 'democracia'. La pobreza y la militarizacin parecen las dos caras de una misma moneda; el desprestigio de todo el estado de derecho y sus instituciones se mantiene y crece, particularmente los partidos polticos y todo el sistema de representacin poltica.

La otra opcin no puede ser otra que impulsar la lucha zapatista para crear un mundo donde quepan muchos mundos. Un mundo ajeno al control de los pocos sobre los muchos, caracterizado por sus enormes desigualdades. El nico polo poltico que tiene una propuesta con un alto sentido tico y que est convencido del agotamiento del rgimen, es la del EZLN. Los partidos polticos y el estado de derecho se encuentran muy debilitados pero mantienen los hilos del poder institucional y la capacidad para reprimir. Los hechos no estn consumados y las opciones estn claras. Habr que elegir sobre la marcha, caminando con otros para definir el destino caminando.

Blog del autor: http://lavoznet.blogspot.mx/2013/02/la-trnasicion-politica-en-mexico-costa.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter