Portada :: Espaa :: Campaas, Documentos y Comunicados
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-02-2013

Declaracin de Socialismo 21
Abajo los gobiernos de la corrupcin, la crisis y el paro interminables!

Socialismo 21


Espaa se despea en la crisis ms grave y profunda de los ltimos decenios. La crisis orgnica del capitalismo combinada con las polticas de ajuste y austeridad impuestas por la Comisin Europea y el BCE para devolver la deuda a los bancos acreedores europeos, hunde a la sociedad y a la economa espaola en un pozo sin fondo.

El paro aumenta sin freno y amenaza convertirse en tragedia, azuzado por los efectos de una contrarreforma laboral cuyo autntico objetivo fue denunciado en la Huelga General y desvelado por los hechos: una drstica reduccin de los costes laborales mediante una severa devaluacin salarial -al cambiar las reglas de juego de la negociacin colectiva a favor de la patronal- y a travs de las medidas que facilitan y abaratan los despidos. Todo vale para recuperar la competitividad en el exterior tras haber renunciado a los instrumentos de la soberana econmica!

En medio de un dolor social creciente, del hambre que azota a amplios sectores sociales y en particular la infancia, cuando el desempleo supera la cifra de seis millones y deja sin esperanza a la juventud, en una sociedad que se empobrece por momentos y afecta a sus clases medias, el estallido de la bomba Barcenas ha tenido un efecto telrico. La tolerancia social ante la corrupcin de pocas pasadas se ha transformado en irritacin, malestar y rabia ante el gran escndalo que afecta al PP, al gobierno del estado, y a su presidente Rajoy. Un gran escndalo que simboliza la gota que colma el vaso del regado de escndalos de los ltimos aos, meses, semanas y das.

Todas las instituciones son sacudidas por el huracn de la corrupcin. La Monarqua, la Banca y la patronal, los grandes partidos de gobierno en el Estado y en las comunidades autnomas, el poder judicial, etc. La colusin de intereses entre gobiernos y poder econmico ha salido a la luz pblica. La dialctica de corruptos y corruptores pone en evidencia al poder de ltima instancia

Qu hacer, cuando el gobierno del Estado y su Presidente Rajoy se enrocan, negando evidencias, haciendo odos sordos a las exigencias de dimisin en el Congreso de Diputados y al clamor social que exige responsabilidades?

Por qu la ciudadana tiene que soportar por ms tiempo un gobierno que ha fracasado en sus objetivos de reducir el paro y salir de la crisis, que ha incumplido sus promesas electorales, que ha mentido una vez tras otra, que favorece descaradamente a las lites responsable de la crisis, que perdona el fraude de los ricos y corruptos mediante una amnista fiscal, que recorta derechos sociales y laborales, que privatiza los servicios pblicos esenciales, que se arrodilla servilmente ante las exigencias de Angela Merkel y el resto de poderes oligrquicos de Europa, que roba la democracia a la ciudadana al firmar tratados y pactos internacionales infames que traicionan la soberana y el futuro de la mayora social?

El Presidente Rajoy y el gobierno del PP no tienen legitimidad para gestionar los intereses de la amplia mayora ciudadana que les acusa de corrupcin y del fracaso en la salida a la crisis. Ante un presidente autista, que lejos de reconocer sus errores y delitos persiste en la aplicacin de polticas de ajuste y austeridad fracasadas, la ciudadana, la clase trabajadora, los pueblos de Espaa tienen todo el derecho a decir basta, a asumir sus responsabilidades soberanas, a empoderarse y movilizarse hasta expulsar a Rajoy y su gobierno, as como a todos aquellos gobiernos, instituciones y poderes co-responsables de la crisis y la corrupcin.

No hay tiempo que perder en esta situacin que amenaza la convivencia civilizada de nuestra sociedad. Hemos de recuperar la conciencia del poder ciudadano, la esperanza, la democracia y liberarnos de un sistema injusto que causa dolor, miseria, y nos conduce a la barbarie.

Socialismo 21 llama a la ciudadana, a la clase trabajadora, a las personas sin empleo, a los jvenes, al movimiento sindical, a los movimientos ciudadanos, a las mareas que luchan por los derechos sociales bsicos, a unirse en el objetivo de derribar las bases de este sistema tan irracional y depravado, de echar abajo el gobierno corrupto que nos lleva al abismo.

En las prximas convocatorias del 16 de febrero contra los desahucios, del 23 de febrero con la movilizacin estatal de las mareas contra los recortes y por una verdadera democracia, del 13 y 14 de marzo en defensa de los derechos de la clase trabajadora, etc., debemos exigir a Rajoy y a su gobierno que se vayan. Hay que mantener el pulso de la movilizacin hasta echarlos!

Mientras tanto, proponemos desarrollar un amplio dilogo ciudadano, con la participacin del mayor nmero de entidades sociales, polticas y ciudadanas, con el objetivo de elaborar el programa que nos permita salir de la crisis, que ponga la economa al servicio de las personas y no de los banqueros y la patronal, que impida la privatizacin y degradacin de los servicios pblicos, que rompa con los tratados europeos que nos imponen las polticas de ajuste, austeridad y recorte de los derechos sociales y laborales, que suspenda el pago de la deuda ilegtima y odiosa, que aplique las medidas de urgencia para reducir drsticamente el desempleo y la pobreza, 30 horas semanales de trabajo sin reduccin de salario, una renta garantizada ciudadana para cubrir dignamente las necesidades mnimas de las personas, y la imposibilidad de desahuciar a los millones de ciudadanos atrapados por la crisis.

Junto al programa para la salida de la crisis en beneficio de la mayora social y ciudadana es necesario avanzar en el proceso constituyente que ponga fin a un rgimen caduco, que entierre una constitucin obsoleta y conculcada tras la reforma del art 135, que permita recuperar la soberana y conquistar la democracia econmica, que edifique una casa comn libremente compartida para superar cualquier motivo de opresin sobre las naciones del Estado espaol, etc.

El fin del gobierno de Rajoy, debe abrir paso al fin del rgimen de la monarqua borbnica, y con ello a la convocatoria de una Asamblea Constituyente que recogiendo las propuestas populares elabore una nueva constitucin.

Hay que avanzar en la conformacin de un amplio movimiento social y ciudadano que el Frente Cvico en proceso constituyente puede representar- de carcter alternativo al poder y orden existentes, capaz de abrir una va de esperanza a la ciudadana, para salir de la crisis y generar una sociedad con ms bienestar, justicia, democracia e igualdad.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter